Mourn irrumpieron en escena a finales de 2014 con un muy notable trabajo homónimo de debut que revivía las mejores secuencias del indie rock noventero. Deglutida su apabullante eclosión; Jazz Rodríguez (voz y guitarra), Carla Pérez (voz y guitarra), Leia Rodríguez (bajo) y Antonio Postius (batería) se reivindican con su segundo largo, “Ha, Ha, He!” (Captured Tracks, 16). Mourn siguen transitando por las márgenes sonoras que exploraban en su antecesor, pero esta vez con un sentido más maduro y elaborado. Eso sí, no lo busquéis en las tiendas, por la embrollada situación que mantienen con su discográfica española, se puede comprar en cualquier rincón del mundo excepto en nuestro país.

El título del disco, Ha, Ha, He!, lo habéis tomado prestado del poema de William Blake “The Laughing Song”. ¿Usar un poema sobre la alegría ha sido vuestra manera de compensar los momentos agrios por los que habéis pasado últimamente?
Jazz Rodriguez: Sí, es justamente eso. Queríamos reír y pasar de todo un poco. Necesitábamos alegría y creo que el título es idílico.

También hay un poco de ironía…
La verdad es que sí, tiene dos caras. Por un lado nos transmite alegría. Por el otro, nos reímos de las situaciones en las que nos hemos encontrado últimamente.

Musicalmente, Ha, Ha, He! es un paso adelante. Más maduro y elaborado, las influencias siguen allí pero sonáis, aunque parezca una obviedad, más Mourn.
Sí, ahora estamos mucho más seguras de nosotras mismas. Hemos adquirido cierta experiencia y eso nos hace sentir mucho más cómodas a la hora de componer.

Las letras de Ha, Ha, He! desprenden algo de diario personal.
Sí. Escribimos sobre vivencias del día a día y lo que nos pasaba por la cabeza entonces. No nos dimos cuenta de que podría ser un diario personal hasta que no tuvimos todas las canciones escritas juntas en una libreta. Aun así, creo que todos los discos se pueden considerar diarios. Aunque no relaten directamente las vivencias, plasman y transmiten las emociones que sienten sus autores.

Unas vivencias, sin embargo, que van desde los temas más personales hasta la crítica política, como en “President Bullshit”? Esto también forma parte de esta evolución?
No lo sé. En realidad nosotras escribimos lo que nos pasa por la cabeza. Nunca nos hemos propuesto escribir expresamente una canción política ni nada parecido. Simplemente hablamos de las cosas que nos pasan o nos preocupan.

En esta evolución, explicáis que ha tenido mucha importancia el haber girado mucho durante el último año y medio, destacando el concierto que disteis en el Primavera Sound 2015 como un punto de inflexión en la trayectoria del grupo.
Sí, el hecho de tocar mucho y girar nos ha hecho mejorar como instrumentistas. También nos ha unido mucho y nos ha hecho madurar, en cierto modo, como músicos pero también como personas. Aquel concierto, el del Primavera Sound, podría ser un punto de inflexión, pero, en realidad, cada concierto que hemos dado nos ha llevado hasta donde estamos ahora.

Como las dos giras que habéis protagonizado por Estados Unidos. Especialmente cuando recalasteis en Cleveland. Ha sido increíble girar por allí. Flipamos cuando vimos que venía gente a los conciertos. Costaba creer que allí, tan lejos, alguien nos conociera. Y sí, Cleveland fue muy freak, pero muy guay. Tocamos para cinco personas, dos chicas muy fans y el resto, adictos al crack. En la puerta del local había un cartel donde ponía “Do not feed the crackheads”, y las mesas de fuera estaban atadas con cadenas para que nadie se las llevara. Fue un bolo flipante y me gustó muchísimo, pero difícilmente volveremos por allí (ríe).

Es curioso, e interesante, pero quizás por eso de trabajar con un sello americano, en las reseñas que se hacen de vuestros discos y conciertos en la prensa extranjera, vuestra procedencia, a diferencia de muchas otras bandas de aquí, no se cita como un exotismo.
Sí, no me había fijado hasta ahora, pero más de una persona me ha dicho lo mismo. Me parece muy bonito. Nuestro sello en teoría es uno de aquí, aunque no sabemos nada.

Pero a nivel internacional, el disco os lo ha publicado Captured Tracks! ¿Cómo está funcionando?
Creo que bien. Un amigo que ha pasado parte del verano me ha dicho que sus amigos de allí nos conocían sin que él les enseñara el grupo. Me quedé a cuadros cuando me lo dijo. También recibimos mensajes de peña americana que nos animan a seguir tocando y girar por allí. La verdad es que tenemos muchas ganas de volver.

Por la embrollada relación con Sones, vuestro sello aquí, el disco no se ha publicado todavía en nuestro en país. Una situación que ha de ser extremadamente frustrante. ¿Sabéis cuándo saldrá?
Pues ni idea. En realidad no sabemos ni si nuestro sello español lo editará, ni en físico, ni en digital. Ya te digo, ni idea. Es frustrante porque mucha gente nos pregunta dónde lo pueden escuchar porque no está en Spotify ni en Soundcloud. Se puede encontrar en el perfil de Bandcamp de Captured Tracks! Y sí, no saber si podremos sacar el disco en nuestro país es ridículo. El disco está en todas partes, Europa, Estados Unidos, Japón, Australia… Familiares que viajan, nos envían fotos del disco en las tiendas, pero aquí no está ni en digital. ¡Hay qué joderse!

Aunque se ha publicado recientemente, el disco lo grabasteis en 2015. Vaya, que casi ya debéis estar trabajando en el tercero.
Sí! Estamos haciendo canciones nuevas. Tenemos unas cuantas. Nos vemos cada domingo en el local y, últimamente, cada semana sale algo. Creo que siguen la línea del segundo, pero algo más cabreadas, así que suenan un poco diferente. Esperamos poder grabar tan pronto tengamos suficientes canciones para otro disco.