"A nuestros seguidores les hemos dado cosas muy diferentes"
Entrevistas / La Maravillosa Orquesta Del Alcohol

"A nuestros seguidores les hemos dado cosas muy diferentes"

Don Disturbios — 07-12-2020
Fotógrafo — Archivo

“Ninguna ola” (PRMVR, 20) es mucho más que el cuarto largo de estudio de los burgaleses La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol). Es todo un intento por darle a su propuesta un giro dotado de personalidad, fuerza y poso, mucho poso. Para ello han contado con la producción de un Raül Refree con el que emprendieron un constante tira y afloja. Del choque de personalidades se ha forjado un disco que aúna lo peculiar con lo magistral. Su mejor álbum si lo entendemos como un todo. Pero dejemos que sea el propio David Ruiz quien alumbre nuestras dudas.

Lo primero que me gustaría decirte es que me ha sorprendido mucho el giro que dais en este disco, porque hay un cambio enorme en el tono de vuestra música. Digamos que el tono de “Ninguna ola” es mucho más reflexivo, nostálgico, incluso apesadumbrado. Un tono muy acorde con los tiempos que estamos viviendo y no me refiero solo al COVID, sino más bien a todo lo que está sucediendo con los evidentes problemas sociales que afrontamos. Bueno, me gustaría saber si estás de acuerdo con esta impresión que tengo. Si este cambio es algo que ya estaba pensado desde el principio o, por el contrario, se ha ido instalando a medida que se iban forjando las diferentes canciones que componen el disco.
Estoy de acuerdo con tu visión y creo que el tono de las canciones tiene que ver con el mundo en el que hemos estado viviendo desde 2017, que es cuando se empezaron a escribir los temas en un proceso que ha durado todo 2018 y 2019. Son unos años que han coincidido con una serie de cosas a nivel de política internacional, y también aquí en España, que han influido mucho, aunque creo que no hubo nada predeterminado. De hecho, si hubiera habido algo predeterminado, hubiera sido el hacer algo mucho menos denso que el disco anterior. Un poco menos dramático. Si hubiera habido una intención hubiéramos tirado por ahí. Pero sí que es verdad que han sido canciones que se han hecho sin prisa porque no se han hecho en un mes, sino que ha sido un proceso de años. Casi tres años, y por eso creo que se han empapado. Es como cuando haces un ahumado, se han empapado durante tres años de ese humo de lo que tú describías.

"Eso es justo lo que hemos intentado hacer con Raül. Un disco que refleje lo que somos, que no pierda nuestra identidad, pero que nos quite miedos".

Es evidente que en este disco ha sido importante la labor de Raül Refree a la producción, con el que por cierto también has trabajado en tu proyecto en solitario nostalgia.en.los.autobuses. Recuerdo que cuando charlamos hace unos meses, con motivo de la salida de ese Ep de nostalgia, me comentaste que habíais tenido como referente el trabajo de Oneohtrix Point Never. ¿De qué artistas se ha empapado este nuevo trabajo? Porque yo veo influencias de gente como Tom Waits, Einstürzende Neubauten o incluso Swans. Sobre todo por el uso que se hace de la percusión y por haber colocado la voz tan al frente. ¿Con qué referentes habéis trabajado?
Esos tres referentes que has citado, bueno, pues me parece increíble que llegues a ellos tan solo escuchando la música y sin haber hablado antes con nosotros porque me encantan. Con Raül al principio no teníamos referentes. Nos conocimos en el viaje a Colombia para tocar en el festival Rock al Parque, porque él tocaba como guitarra de Lee Ranaldo, y ya en el viaje de avión nos tocó ir juntos y estuvimos hablando. Luego también nos encontramos en el bar después de la actuación, y él ya por entonces nos comentó que no curraba con bandas, y nosotros que nos gustaba mucho lo que había hecho y la trayectoria que tenía. Además coincidió con un momento en el que veíamos que era importante afrontar un cuarto disco con un cambio, pero con Raül no ha sido un cambio radical e inmediato. Hemos tenido que conocernos mucho. Él conocernos a nosotros y nosotros a él para llegar al punto justo. Porque creo que Raül está más acostumbrado, también por el talento y las ideas que tiene, a que entra en un sitio y pone el punto del filete como él quiere y echa la sal cuando él quiere. Y nosotros también estamos acostumbrados a hacer eso. No estábamos acostumbrados a que alguien nos diga si el filete está al punto o muy hecho. Entonces con Raül ha sido todo un proceso de roce-abrazo, abrazo-roce... que ha sido muy productivo porque hemos llegado a un punto en el que estamos muy satisfechos con él. Nos ha hecho sacar cosas, ideas y formas de entender las canciones que no creo que hubiéramos llegado solos o por lo menos no ahora. Igual no hubiéramos llegado hasta dentro de unos años. Ha sido un todo muy intenso con diversas quedadas en un proceso que ha sido muy lento. En cuanto al un grupo que creo que ha marcado mucho el proceso ha sido The Low Anthem. Ha sido la referencia de la que hemos hablado y, además, es muy interesante porque es un grupo que en su momento tuvo un éxito bastante comercial en 2009 y luego los discos que han hecho han sido más bien 'rarunos' o 'retorcidillos'. Es un grupo que no han querido seguir por el camino fácil, pero es música que la escuchas y diez años después te llena mucho más. Eso es justo lo que hemos intentado hacer con Raül. Un disco que refleje lo que somos, que no pierda nuestra identidad, pero que nos quite miedos y que podamos escuchar y digamos ¡joder macho! esto tiene mérito que lo hayamos hecho nosotros.

¿Cómo crees que lo van a acoger los seguidores de La M.O.D.A? Porque están acostumbrados a canciones con esa épica y vocación de himno, y el público en vuestro conciertos participa mucho coreando las canciones y bailando ese ritmo más trotón de vuestra propuesta. ¿Cómo te gustaría que acogieran estas nuevas canciones?
A ver, yo creo que es un disco para escuchar tú solo. Para escuchar en tu habitación. Y luego ¡ojalá se haga un hueco en la gente! Pero también creo que es un disco que se puede cantar voz en grito y que puede ser liberador, pese a esa primera capa más intimista o más dura. Es más, pienso que es un disco que te obliga a escarbar un poco dentro, pero que luego puede ser catártico en directo al compartirlo aunque sea un poco más lento. La verdad es que a nuestros seguidores les hemos dado cosas muy diferentes porque el primer disco era más ligero y directo; el segundo tenía temas que creo que no iban por el lado que la gente esperaba como por ejemplo “Nómadas”; y el tercer disco tiene partes recitadas o muy densas. Así que creo que a nuestros seguidores ya les venimos dando caña. A veces parece que seamos un poco masocas. Parece que queramos jodernos a nosotros mismos. Auto boicotearnos (risas). Pero no. Es nuestra naturaleza y son las canciones que han salido de verdad.

"Nunca habíamos vivido un proceso así. Nunca habíamos vivido algo tan al límite y tan visceral y ha estado muy guapo".

Escuchando el disco hay partes que veo más propias de un disco de autor que de banda. ¿Hasta qué punto habéis participado como siempre en la formación de las canciones?
Pues mira, fíjate que es el disco en el que hemos participado todos más con diferencia. Es nuestro disco más colectivo y eso que Raül propuso una idea para el disco, con la que congeniamos muy bien, que era: ¡Chicos! Somos siete y es muy fácil caer en la trampa de querer llenarlo todo. Así que vamos a intentar llegar a la emoción con los elementos justos. Vamos a intentar entrar en la emoción por otro camino que no sea el de sumar decibelios, fuerza y el subidón progresivo de todos. Vamos a intentar llegar a la emoción por un sitio igual más complicado y que igual hay gente que no le convence o no le emociona. Pero hay más maneras de emocionar y hemos intentado otras vías para hacerlo y expresarnos. Eso ha hecho que sea el trabajo más colectivo, porque ha sido el disco en el que hemos pensado todos menos en nuestro instrumento. Yo por ejemplo es el álbum en el que menos he tocado la guitarra y el batería es el disco en el que menos golpes da. Pero creo que está tocado todo más pensado, trabajado y en el fondo más cuidado. Aunque no, eso no quiero decirlo porque los otros discos también estaban muy cuidados y no sería justo. Simplemente hemos aprendido nuevas maneras de expresarnos.

¿Te extrañaría si el público asociara algunas canciones de este disco con lo que has hecho con nostalgia.en.los.autobuses? Porque, por ejemplo, una canción como “Banderas sin color” podría estar perfectamente en el Ep, ¿no?
Algunos lo van a asociar pero es que si hubiera hecho un Ep de rumba, de alguna manera también lo asociarían. Porque creo que tendemos todos a utilizar las pistas que nos dan para unir cosas. Pero el disco está escrito y grabado antes del primer confinamiento y, por tanto, antes del Ep de nostalgia.en.los.autobuses. El confinamiento nos pilló el 14 de marzo en Portugal acabando el disco. Así que en el fondo es al revés. Si acaso 'nostalgia' es el proyecto que puede estar influenciado por este disco. Pero yo de verdad que no noto tanto esa influencia. Y más si tenemos en cuenta que en 'nostalgia' no hay acordeón, no hay clarinete, banjo... Sí que es verdad que en este disco de La M.O.D.A. hay dos cajas de ritmos, pero creo que si fuera por Raül habría metido muchas más o muchos más sintetizadores. Así que creo que en realidad 'nostalgia' es donde yo jugué con Raúl y ahí él sí fue Refree de verdad. En cambio con La M.O.D.A. ha sido un tira y afloja que, desde el punto de vista creativo, ha sido muy bueno pero también agotador. Una lucha entre su mundo y el nuestro. Y lo cierto es que nunca habíamos vivido un proceso así. Nunca habíamos vivido algo tan al límite y tan visceral y ha estado muy guapo. Creo que si fuera por Raül hubiera hecho un disco todavía mucho más revolucionario y radical, pero entonces no sería La M.O.D.A. Sería un disco de Raül con La M.O.D.A como músicos. Y nosotros teníamos claro que tenía que ser un disco de La M.O.D.A. con el aporte de Raül Refree. Sin embargo, en 'nostalgia' sí que ha sido Refree a full conmigo.

Lo que pasa es que como a nivel cronológico ha sido al revés, y primero ha salido el Ep de nostalgia y luego vuestro disco como La M.O.D.A, eso puede llevar a confusión.
Pero a mí no me importa y ha salido así. Este disco está grabado desde marzo en Portugal y si la gente quiere pensar que lo ha influenciado 'nostalgia' está guay. Lo verdaderamente importante es que lo escuchen y que piensen.

¿De qué temas estás más orgulloso? A mí por ejemplo “Barcos hundiéndose” me parece de lo mejor que habéis hecho. Me encanta ese ritmo que logra envolverte. Un recurso que, por cierto, habéis utilizado bastante en el álbum: que es empezar con un ritmo que va marcando la pauta al repetirse y sobre el que se van incorporando el resto de la instrumentación.
Totalmente de acuerdo en eso. Hemos trabajado más como lo hacen los productores de rap o de música urbana, basándonos en un loop, un sampler o a veces incluso utilizando la batería como si se tratara de una caja de ritmos. Y en cuanto a temas... La verdad es que estoy muy orgulloso de todo el disco porque es el trabajo en el que hemos estado los siete juntos a una, pese a haber sido un trabajo complicado. Quizás “Conduciendo y llorando” pero tampoco, porque de verdad que me gustan todas. Me cuesta mucho elegir pero “Condicendo y llorando” es un tema en el que me he quedado a gusto. He sentido que ahí hemos dado todo lo que teníamos en todos los sentidos: artístico, de estructura, de letra, de sonido.. Ahí está todo.

Y a la hora de llevar al directo un álbum así ¿cabe la tentación de tocarlo seguido de cabo a rabo? Porque es un álbum que tiene una unidad y estoy de acuerdo en lo que decías de que es un disco para escucharlo en soledad y empaparte de él.
Pues mira, sería interesante, aunque es algo que no nos hemos planteado todavía porque por desgracia ahora queda un poco lejano el tema de los directos. Pero vaya, que me parece muy interesante tu idea y creo que tendría sentido y también sería una declaración de intenciones. Aunque también creo que son unas canciones que pueden combinar bien con otros temas.

"El disco refleja cómo nos hemos sentido y cómo nos hacen sentir las cosas que suceden en nuestra vida y en nuestra imaginación".

Intercalado con otros temas le dará a vuestros conciertos diferentes dinámicas, porque por lo general vuestros directos suelen tener una dinámica muy alta y estar siempre muy arriba.
Bueno, este también es intenso, ¡eh! Y también denso, que a veces nos pasamos (risas).

Sí, como te decía al principio le veo un punto apesadumbrado, triste, incluso lúgubre.
Sí, un poco sí. Es un disco que al final te doblega un poco la espalda como la vida misma. Pero a la vez, para mí es el disco en el que más ha hecho las paces el narrador consigo mismo. Para mí es un viaje, y la persona de la que hablan las letras, la veo que empieza el disco como drogado, enamorado pero que no es amor, es una cosa del momento. Luego las canciones dos y tres serían el bajón, la resaca, y luego en la cuatro describe toda la mierda, pero también se da cuenta de que está el amor, ya sea por tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos, vecinos o por la gente que no conoces, pero con la que también hay una conexión. Aunque también hay momentos chungos en el disco, creo que en las canciones finales el narrador hace las paces consigo mismo y con sus recuerdos. Tengo esa sensación o quiero tenerla.

Sin embargo acabas con un tema como “Colectivo nostalgia” que...
¡Ese es el resumen! ¡Es el resumen del disco! Empieza diciendo: “creo que lo he perdido todo”, pero también dice “no me voy a rendir nunca” y acaba celebrándolo con el coro, con el banjo, como diciendo: “estamos en la mierda, sí, pero esto son tres días”. No sé cómo decirlo ¿no? Porque explicarlo con palabras siento que no está a la altura de una cosa que has tardado tres años en escribir, o al menos yo no tengo esa capacidad para podértelo explicar con tres frases perfectas, y siento que lo mejor es que las letras se expliquen por sí mismas.

Pero ¿hasta qué punto es autobiográfico?
A mi me encanta escribir de cosas que me han pasado, pero también me encanta, incluso más, escribir de cosas que ni siquiera son historias que me han contado, sino cosas que yo me imagino... Me gusta imaginarme eso, cómo se sentirá alguien experimentando cosas que yo no voy a vivir nunca. Igual que en “Hay un fuego” decía aquello de “como me sentiré yo cuando me llamen viejo”, me gusta imaginar cómo se sentirá una madre al parir, es decir, al alumbrar el mayor amor del mundo pero a la vez el mayor miedo por lo que le pueda pasar. No sé. Me gusta ponerme en esas cosas. Pero a la vez hay muchas cosas autobiográficas, más de las que le voy a contar nunca a nadie. Y otras cosas no tienen nada que ver conmigo y puede que nunca las viva. Aunque sí me gusta ponerme en el papel de ser una especie de narrador humano, no sé cómo decirlo, para hablar de la realidad social de personas que lo están pasando mal. Y lo puedo hacer con esa consciencia colectiva de la sociedad que lo compartimos todo.

Y sin caer tampoco en un discurso demasiado obvio, ¿no?
Intentar evitar lo obvio e intentar evitar la moralina y darle la chapa a la gente intentándole decir lo que está bien y lo que está mal. Eso sí es verdad. El disco es puro honesto ¡como todos! El disco refleja cómo nos hemos sentido y cómo nos hacen sentir las cosas que suceden en nuestra vida y en nuestra imaginación.

Para acabar, es inevitable preguntarte también por cómo os está afectando a vosotros la pandemia.
Pues mira, hemos tenido la suerte de que llevamos prácticamente desde 2015 tocando sin parar, y hemos tenido los pies en el suelo, porque tampoco se nos ha ido la pinza y nos hemos metido en cosas raras. Pero sí es verdad que es una situación muy jodida, sobre todo para nuestros técnicos y nuestro equipo. Es una situación que creo que la gente no es consciente de ella porque se piensan que los músicos somos millonarios y hay incluso un poco de estupidez capitalista ahí de pensar que cuanta más pasta tienes, mejor grupo eres o mejor medio eres, ¿no? Eso lo tenemos ahí todos un poco metido. Pero ahora mismo tenemos claro que hay que aguantar y que si el día de mañana no se puede tocar y nos tenemos que poner a hacer pizzas, nos pondremos a hacer pizzas. Porque el objetivo que hemos de tener es que, lo que hagamos, siempre tiene que ser honesto. Y sí que nos está afectando mucho a nivel anímico porque teníamos pensada toda una gira guapísima. Íbamos a hacer ocho o nueve Rivieras en Madrid; el disco iba a salir en noviembre y todo se ha ido a la mierda. Como todo se ha ido a la mierda pues, por una cuestión de solidaridad, sientes que eres uno más y que estamos todos jodidos y todos tocados. Pero bueno, por eso hemos decidido también sacar el disco, como una declaración de intenciones de que hay que seguir y hay que tirar para adelante y porque lo necesitábamos. Después de tres años sin publicar un disco y una año y pico sin tocar, sientes que tu oficio ya no existe.... También estamos preparando un mini-documental para acompañar la salida del disco que va a centrarse en el proceso de grabación, y también en todo lo que ha significado tener desde marzo el disco prácticamente acabado y sacarlo ahora. Todo el proceso con las miles de reuniones que hemos tenido por zoom por culpa del corona... Si ya era difícil hacer antes un disco autogestionado, ahora ha sido como una prueba. Pero es que lo más gordo es que, en febrero y antes de irnos a grabar a Portugal, tuvimos una reunión con una multinacional de las más importantes de España que vino a Burgos porque estaban muy interesados en que firmáramos con ellos, y tenían un contrato y unos números que bueno, flipamos. Pero al final no surgió. Hubiera sido el camino más fácil y más viniendo después el corona, pero como le conté a un colega le he dicho a mi padre lo que nos han ofrecido y me ha contestado que si llego a firmar no me vuelve a hablar en la vida (risas). Y es que de lo que más orgullosos estamos es precisamente de eso: que diez años después, ahí aguantamos a nuestra puta bola. Cada día con más discusiones entre nosotros porque es una locura la cantidad de curro que se genera, pero muy orgullosos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.