EXPLORANDO EL ESPACIO
Entrevistas / Lagartija Nick

EXPLORANDO EL ESPACIO

Redacción — hace 20 años
Fotógrafo — Archivo

Tras la recomposición del proyecto y con un reluciente nuevo disco bajo el brazo los reformados Lagartija Nick, emprenden una nueva y arriesgada (¿cuándo no?) aventura. Tras los dos geniales discos anteriores «Omega» –que les pertenece en buena parte- y «Val Del Omar», viajan ahora hacia el cosmos, guiados por los más variados patrones. Antonio Arias nos habla de su inminente «lagartija nick».

Lo que no ha muerto no resucita. No pienso utilizar, para hablar de Lagartija Nick, la manida metáfora del Ave Fénix, que emerge de sus cenizas, aunque a priori se crea que es la indicada. Diré sin embargo que el caso de esta banda granadina se asemeja más a aquella oscura historia de Poe llamada «La Obsesión», la historia del hombre enterrado en vida. Pues había vida en Lagartija Nick antes de aquel prematuro réquiem que se le cantó a la banda. Y la hay aún hoy. Tras los radicales «Omega» y «Val Del Omar», discos quizá no del todo entendidos, el entorno de la banda se vio algo enturbiado. Ahora se unen a Antonio Arias, génesis del grupo, y el batería David Fernández, que ya estaba en la banda, el guitarrista Paco Luque, salido de su aventura americana con los King Changó y Ángel Arias, hermano de Antonio a los teclados y el Mac. La nueva excusa de este camaleónico grupo iba a llamarse en un principio «Espacio 1999» ya que basa parte de su concepto en el clásico catódico del genial Gerry Anderson, creador de los «Thunderbirds» y profeta televisivo de la ciencia ficción de los setenta, pero al final el título elegido será «Lagartija Nick». «En realidad es un disco muy misceláneo. Desarrollamos ideas que bien podrían valer para un disco único, pero al final ha salido de lo más variado Desarrolla mucho lo que yo llamo el cruce (entre Oriente y Occidente) pero no es un disco conceptual. Llegué a creer que sólo nos salían discos conceptuales de manera natural. Afortunadamente somos personas normales. El disco se ha hecho con una visión muy descarada, con mucho desparpajo, sin ningún complejo. Hay prácticamente de todo. Es la primera vez que conseguiremos despistar. Hay canciones descartadas de «Val Del Omar» («Ondas de Fluencia»), canciones que hablan de la serie «Space 1999», en «Azora» aplicamos trozos del Corán, en «Solaz» introducimos ritmos egipcios, algunas místicas, otras con temas lunares, e incluso «Trans» donde se abordan cuestiones personales, con el yo como punto de partida. Los discos tienen vida, te dicen lo que necesitan y lo que no». Grabado en Vigo bajo la atenta mirada de Pablo Iglesias (reputado productor y miembro de Kabuto Jr.), de «Lagartija Nick» cabe ante todo decir, valga la redundancia, que es un disco de Lagartija Nick y creo que ése es aval suficiente para justificar su calidad. Se trata de una obra sorprendente tanto en texturas rítmicas (estupendo, sobresaliente David) como por los maravillosos (fríos y matemáticos) textos escritos por Antonio, dejando claro que es uno de los más arriesgados y brillantes letristas del rock español. La nueva cola de la lagartja. Y en toda esta frenética espiral de reconstrucción, un nuevo cambio. De la enorme y arrogante Sony a la modesta, pero infalible, Zero Records. Un giro motivado por la libertad creativa y la necesidad de independencia de unos de los primeros independientes de nuestro país. «Necesitábamos volver a crear un disco con un trato muy personal por parte de la compañía. Estuvimos funcionando un tiempo con ese trato frío y distante, pero ahora pedimos que la compañía se involucre en el proyecto. Nosotros trabajamos con Juan Hermida (capo de Zero Records) hacía tiempo y habíamos mitificado ese trato. Este hombre conoce el grupo. Y creo que era lo más indicado para la nueva cola de Lagartija Nick». En esta reconstrucción, el grupo ha asimilado la informática que ya se entreveía en «Val Del Omar», si bien se ha pasado del lamento mecánico de aquel al curioso discurso de un Macintosh en estado de gracia. «Se habla mucho de la reconstrucción del grupo o del cambio del sonido, pero creo que no ha variado tanto. Sí, por supuesto que se nota, ahora trabajamos más con las afinaciones de los instrumentos, por ejemplo, pero yo no trabajo pensando ¡ahora voy a cambiar! Me gusta que ocurra, pero la reinvención constante del grupo no sigue ningún patrón. Es inconsciente. El que está en un huracán no ve el caos, desde fuera se ve mejor la espiral. Y con el público tenemos una responsabilidad muy grande. La más grande. Para eso trabajamos». Estoy con ellos. Banda no apta para todos los paladares, Lagartija Nick continúa su camino (aislado de modas y tendencias). Nacen nuevas colas y nuevas odiseas. La última, la espacial, ya está germinando. «Lagartija Nick» será publicado por Zero Records a mediados de octubre.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.