Tuvieron una vida breve, dejaron un legado escaso: diecinueve canciones repartidas entre un elepé y dos Eps. Aun así, o tal vez por ello, Golpes Bajos fueron una de las experiencias más fascinantes del pop en nuestro país en los años ochenta. Tres décadas más tarde, Iván Ferreiro rinde tributo a la banda con “Cena recalentada” (Warner, 18).

Tuvieron una vida breve, escasamente cuatro años de trayectoria, y dejaron un legado escaso: diecinueve canciones repartidas entre un elepé y dos EPs, y aun así, o tal vez por ello, Golpes Bajos fueron una de las experiencias más fascinantes del pop en nuestro país durante la década de los años ochenta.

Tres décadas más tarde, Iván Ferreiro rinde tributo a la banda que le cambió la vida con “Cena recalentada”, disco en el que este antiguo pirata versiona todo el repertorio del icónico grupo de Germán Coppini.

¿Cómo nació la idea de hacer un disco de versiones de todos los temas de Golpes Bajos?
Yo siempre he sido muy fan de Golpes Bajos. No sólo eso sino que Pablo Novoa, que fue su guitarrista, toca conmigo desde hace años. Pablo y yo hemos mantenido largas conversaciones sobre Golpes y siempre salía la idea de hacer alguna versión algún día.

“Cuando hago una versión me gusta interpretar esa canción desde mi punto de vista. Pero lo que a mí me fascinaba de Golpes Bajos era cómo tocaban y cómo sonaban”.

Pero nunca pasaba.
Sucedió cuando murió Germán Coppini [cantante de Golpes Bajos fallecido en 2013]. Lo hablamos con Pablo: si lo teníamos que hacer, no había mejor momento que ese para un homenaje. Para Portamérica, un festival muy importante en Galicia, con mi banda, Pablo incluido, preparamos un concierto en el que tocamos todo el repertorio de Golpes Bajos. Trabajamos mogollón. Fueron casi seis meses de ensayos y programación.

Para hacer un único concierto.
Pablo tenía cosas que hacer, yo también… Se nos fue.

Pero de ahí salió el disco.
Sólo hicimos ese único concierto en el Portamérica tocando el repertorio de Golpes Bajos. Pero hace cosa de un año, trasteando por casa, encontré todas las programaciones que habíamos preparado. Y sí, ahora sí, de ahí surgió la idea de “Cena recalentada”.

Además con Pablo de productor.
El hecho es que Pablo no quería que fuera una réplica exacta de lo que habían hecho con Golpes Bajos. Me explicó que le iba a resultar rarísimo volver a grabar todo aquel material de una forma idéntica a las versiones originales. Le apetecía modernizar el sonido, actualizar algunas guitarras y algunos teclados.

Luis García, el bajista de Golpes Bajos, también se implicó en el disco.
Cuando Golpes Bajos se separaron, Luis dejó la música y desde entonces se dedica a otras cosas. Decía que hacía 15 años que no se colgaba el bajo pero… ¡Alucinas cómo toca! Cuando se lo propusimos se apuntó de inmediato, pero solo como músico. Toda la parte de arreglos y producción se la dejamos a Pablo, que junto a mi hermano Amaro también se encargaron de las guitarras. Por último, llamamos a Martí Perarnau.

¿Martí Perarnau de Mucho?
Exacto. Pablo quería a alguien que dominara de sintes y electrónica desde la perspectiva actual. Alguien que estuviera metido en este mundo. Y pesamos que él era la persona ideal. La verdad es que Martí hizo un trabajo precioso.

Con Piratas o en solitario, has hecho bastantes versiones a lo largo de tu trayectoria. Adaptaciones que, además, se caracterizan por distanciarse de las originales. En “Cena recalentada”, aunque el sonido es actual, has sido muy fiel al legado de Golpes Bajos.
Cuando hago una versión me gusta interpretar esa canción desde mi punto de vista. Pero lo que a mí me fascinaba de Golpes Bajos era cómo tocaban y cómo sonaban. Un sonido que en su momento era muy moderno. Aún ahora suenan tremendamente actuales. Lo que he intentado es homenajear a su estilo. Por eso he sido muy fiel a las formas.

“En realidad yo trabajo todo el rato. Soy un privilegiado porque soy un tipo al que le pagan por su hobby. Vivo en vacaciones pagadas”.

Golpes Bajos fue un grupo con una vida muy breve y un legado escaso. Sólo estuvieron en activo cuatro años y grabaron un LP y dos EPs, o lo que es lo mismo, un total de 19 canciones. En “Cena recalentada” las has grabado todas.
Es que… ¡Cómo hacer la selección! Eran 19 canciones y me gustaban todas. No son tantas como para dejar fuera alguna. Quizás podríamos haber hecho diez y hacer un disco más amable para el público que no conozca a Golpes Bajos. Pero es que, de alguna manera, este disco es un capricho mío. Aunque he descubierto que hay mucha gente joven que no los conoce y que “Cena recalentada” les puede ayudar a descubrir Golpes Bajos. No soy un divulgador, pero es un pena que el legado de Golpes Bajos no esté más vivo. No es un grupo que, más allá de ciertos círculos, se le recuerde mucho. Para mí, que los considero de lo mejor que hubo en su época, no se les ha dado la relevancia que merecen.

Suena a tópico, pero en muchos sentidos se avanzaron a su época. Eran súper originales, entremezclando el jazz con el punk con pop sintetizado…
Sí, eran todo eso y más. Y no debemos olvidarnos de sus letras, que tienen ese costumbrismo tan español. Eran como viejos pero a la vez muy modernos. Creo que fueron tan brillantes porque tuvieron una vida muy corta: tres años y ya. Volcaron toda su genialidad y esa energía tan propia de la juventud en las 19 canciones que escribieron.

¿Temías no estar a la altura del legado de Golpes Bajos?
Sí. Tenía muy claro que la principal premisa era el respeto hacia lo que habían hecho. Hubo un momento en el que me recordé a mi mismo que este disco era mi capricho y que tenía que disfrutarlo más que comerme el tarro. No me gusta trabajar con presión. Y cuando empecé a sentirla tuve que recordarme que desde el máximo respeto, esto es, básicamente, un ejercicio de nostalgia y de amor a unas canciones. Si no me lo hubiera tomado así me habría comido totalmente la cabeza.

Golpes Bajos fueron una de las bandas de referencia de la efervescente escena musical de Vigo de la década de los años ochenta. ¿Aunque eras un crío recuerdas algo de todo aquello?
¡Vigo era el Manchester gallego! Fue una escena que, desafortunadamente, por edad no viví en primera persona. Recuerdo que cuando Golpes Bajos sacaron “A Santa Compaña” (Nuevos Medios, 84), tocaron en uno de los locales míticos de Vigo de aquella época, El Manco. El día después del concierto, mi primo mayor y sus colegas, que habían ido, estaban totalmente flipados. Ese día me enganché a Golpes Bajos. Ese mismo año tocaron en Castrelos, para las fiestas de Vigo, y fui a verlos con mi vecina Sonia. Era la vecina de la puerta de al lado, que era mayor, y me llevó con ella. El cartel era Golpes Bajos y Siniestro Total. Esa noche me cambió la vida. En una época en la que no había ni internet ni nada, cada día pasaba por la tienda de electrodomésticos en la que me compraba los discos y preguntaba si Golpes Bajos habían sacado algo nuevo. Así hasta que publicaron el single “La Virgen Loca” (85).

¿Hay alguna otra banda de la que te gustaría hacer algo parecido a lo que has hecho en “Cena recalentada” con Golpes Bajos?
Mi otro grupo favorito de esa época, muy probablemete el que más he escuchado y más veces he visto en directo, seguramente quince o dieciocho veces, es El Último de la Fila. Pero con ellos no me atrevo.

¿Por qué?
Hay algo en El Último de la Fila: cómo componían, cómo tocaban… que es único. No había nadie como ellos. Y sus directos eran espectaculares. No he visto otra banda en concierto como ellos.

¿Sigues sus trayectorias en solitario?
La de Quimi Portet me cuesta más porque a veces no me entero cuando saca disco nuevo. A Manolo García es más fácil seguirle la pista. Me gusta pero hay algo, no sé el qué, que no me resulta como antes.

¿Estás trabajando en material nuevo?
Estoy con la gira de “Cena recalentada” mientras sigo paralelamente con la gira de mi disco “Casa” (Warner, 16). Sí que he escrito algunas cosas, pero igual las dejo para un proyecto que tengo del que ya contaré algo más adelante. En realidad yo trabajo todo el rato. Soy un privilegiado porque soy un tipo al que le pagan por su hobby. Vivo en vacaciones pagadas.

AGENDA
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
viernes 03/05/19Baeza (Jaen)22:0020 €
jueves 27/06/19MadridJardín Botánico Universidad Complutense / Madrid22:0030€
jueves 22/08/19Chiclana de la Frontera (Cadiz)Poblado de Sancti Petri22:3034 €
De 26/04 hasta 27/04/19Vilalba (lugo)Festival: FIV
De 24/05 hasta 25/05/19SevillaFestival: FESTIVAL INTERESTELAR
De 07/06 hasta 08/06/19ValenciaFestival: FESTIVAL DE LES ARTS
De 07/06 hasta 09/06/19PalenciaFestival: PALENCIA SONORA
De 13/06 hasta 15/06/19Santiago de CompostelaFestival: O SON DO CAMIÑO
De 30/07 hasta 04/08/19Burriana (Valencia)Festival: ARENAL SOUND
De 29/08 hasta 01/09/19LogroñoFestival: MUWI LA RIOJA MUSIC FEST