“La calle debe ser un espacio de convivencia, formación y aprendizaje”
Entrevistas / Ebri Knight

“La calle debe ser un espacio de convivencia, formación y aprendizaje”

Gemma Puig Bru — 04-06-2021
Fotógrafo — Archivo

Ebri Knight es un grupo de folk rock formado por Alba Atcher, Toni Corrales, Toti Julià, Laia Anglada, Albert Avilés y Arnau Aymerich en Argentona en 2005. Y es con este último, Arnau, con quien hemos hablado sobre “Carrer” (Maldito Records, 21), su último disco, pero también sobre los conciertos que han hecho y sea puestos obre la gestión gubernamental de la pandemia.

¿Cuándo y de dónde nace “Carrer”?¿Qué significa?
A ver, podríamos decir que la pandemia lo que ha hecho es reforzar un concepto que ya teníamos claro desde el principio que es que íbamos a hablar de la calle. Nosotros antes de empezar a componer, desde ya hace dos o tres discos, intentamos tener un debato sobre las temáticas que queremos abordar y la temática principal que creemos que tiene que ser la que vertebre el disco. En este, que es el quinto álbum de estudio, teníamos un poco la necesidad de hacer un disco mucho más arraigado al presente y al futuro. Nosotros siempre hemos sido bastante nostálgicos a la hora de hablar de luchas pasadas y referencias y creemos que el disco tenía que hablar de cosas que estaban pasando o que queríamos que pasaran en un futuro cercano. Entonces vimos que la calle, como espacio muy cercano y contemporáneo, decía muchas cosas, tenía muchos sentidos alrededor de los cuales nosotros creíamos que las letras podían dar vueltas. Después de todo esto, empezamos a escribir y la calle se convirtió en un espacio prohibido, hostil, de desconfianza, de lejanía, de distancia, la calle nos alejaba. Y a medida que avanzaban los meses de pandemia este clamor y reivindicación de la calle como espacio, ha ido cogiendo más sentido porque es que cada vez es mas urgente recuperar la calle en todos los sentidos.

Claro, y la cuarentena os vino super bien, ¿no?
[Risas] Desde un punto conceptual sí.

Así pues, ¿hay algún concepto general que englobe todo el disco? ¿Tal vez qué la lucha está en la calle ahora?
Sí, básicamente. Nosotros creemos que la calle debe ser un espacio vivo y de intercambio, de convivencia, de formación, de aprendizaje… Y nunca debe ser un espacio frío o de lejanía, que es lo que significa ahora mismo la calle para muchas personas. Además, la calle es allí donde se consiguen los derechos, los relatos, e incluso, a veces, las mayorías que mueven la historia hacia un lado o hacia otro. Además, para nosotros, todo esto también ha sido un ejercicio de tocar de pies en el suelo, de ver la realidad, que también era una de nuestras intenciones: mirar hacia la calle para ver qué es lo que está pasado a nuestro alrededor y descubrir los verdaderos dilemas, retos y problemas de hoy en día.

“Nosotros somos un proyecto relativamente pequeño, aunque si es verdad que podemos presumir de llevar muchos años intentando organizarnos de una manera horizontal y democrática”.

“Carrer” tal vez es el disco con más variación de sonido, dos ejemplos son “Tot el que ens queda” y “Al vostre costat”, que son mucho más acústicas que las otras. ¿Cómo nacen estas dos canciones concretamente?
A nosotros, aunque nos gusta, nos cuesta mucho hacer baladas. Siempre acabamos priorizando otras sonoridades, por ejemplo, este es el primer disco donde no hay una canción a capela, una cosa que hasta ahora habíamos priorizado mucho, incluso tuvimos la idea de hacerlo pero no surgió ninguna idea concreta que nos llevará a materializar una canción a capela. Pero bueno, lo que nos pasó fue que en este disco creímos que era el momento de hacer una balada que hablara de nuestro presente y nuestro pasado inmediato, del de los últimos años, y pues bueno, de allí salió “Tot el que ens queda”, que es una canción que es claramente una balada, con una sonoridad de pop-rock que creemos que ha encajado con las otras sonoridades. Es una canción que interpela a la amistad y a las luchas y experiencias compartidas. También es verdad que con la incorporación de Alba como corista hemos abierto un abanico de sonoridades diferentes del estilo más estándar que hemos estado consolidando disco a disco. Y bueno, con Alba nos ha pasado una cosa super bonita, y es que su voz endulza las canciones pero también las endurece, les da fuerza. “Al vostre costat” es una canción que tiene una sonoridad de los años setenta y que, la verdad, no teníamos ninguna intención comercial con esta canción, la hicimos porque teníamos ganas de cantar una canción para nuestra familia.

Entonces, ¿“Al vostre costat” es una canción para vuestra familia o para vuestros fans? Porque también son una especie de familia…
Bueno es un poco un concepto abierto, nosotros hablamos de la familia. Incluso cuando empezamos a escribirla y a grabar las primeras maquetas no tenía título y la llamábamos “familia”, porque habla de eso [risas]. Pero bueno, habla de la gente que ha trabajado con nosotros, de la gente que nos ha seguido, de la gente que ha estado un tiempo con nosotros y luego se ha ido y ha vuelto, y bueno, todo esa gente que ha hecho que el proyecto sea una comunidad.

Entonces familia en muchas aspectos…
Exacto.

En el disco también hay una colaboración, que además es la única del disco, que es la canción de “Supervivència” con las chicas de KeTeKalles. ¿Cómo surge esta colaboración? ¿Cómo fue la experiencia?
Nosotros cuando hicimos esta canción vimos que era marcadamente muy diferente del folk-rock o punk-rock que nosotros tenemos como referencia estilística, pero nos gustó mucho, e incluso creemos que es de las mejores del disco y que tiene un componente que se tenía que cuidar. Así que pensamos que la canción debía crecer y lo debía hacer con una colaboración, y como la canción es bastante urbana, pensamos en un grupo que de manera poco intuitiva se pudiera relacionar con Ebri Knight, y ahí entró en juego KeTeKalles. Además, nos pasó una cosa super bonita, cuando les mandamos la canción, ellas quisieron implicar a toda la banda, así que interpretaron toda una estrofa las cuatro músicas y la hicieron muy suya. Además, quisieron cantar en catalán, aunque ellas son una banda castellanoparlante, lo que hizo que quedara una canción muy diversa y muy dispersa estilísticamente pero muy redonda. Y bueno, esta es, estrictamente, la única colaboración que hay en el disco, pero hay otras colaboraciones más pequeñas como la de Guillem de El Pony Pisador en “Tornar”, que son un tipo de colaboraciones que siempre hacemos, que consiste en buscar un tipo de sonoridad muy concreta y buscar después a músicos de bandas conocidas que quieran colaborar con nosotros. Sin embargo, con KeTeKalles fue muy diferente, porque era una canción que queríamos tratar con mucho cariño y que, al final, ellas hicieron crecer.

Así pues, la colaboración con KeTeKalles es un plus a “Supervivència”, la hace mejor…
Sí, totalmente. Además, cuando vimos que se implicaban tanto les propusimos de participar en el videoclip.

Háblame del videoclip, ¿cómo surgió la idea? Antes de la colaboración con KeTeKalles, ¿teníais pensado ya hacer el videoclip?
No, no, todo surgió cuando vimos que la canción iba creciendo. Hubo un momento en que la canción estaba en un punto muerto, porque teníamos la canción grabada pero nos faltaba la colaboración, y claro, tampoco sabíamos hacia donde iría la canción y había un riesgo de que no quedara bien o como a nosotros nos hubiera gustado. Pero cuando grabaron su estrofa, vimos que en realidad era una de las mejores canciones del disco y a partir de aquí fue todo muy natural. Y fue el mismo día que la grabamos que pensamos, de esto tenemos que hacer un videoclip… También pensamos “esto lo tenemos que hacer en directo algún día” [risas]. Pero bueno, sobre el videoclip, ellas enseguida estuvieron super dispuestas a todo y la verdad es que nos lo han puesto todo super fácil. Y esto es super bonito, porque creo que somos dos bandas con personalidades y maneras de entender la música, los directos y la creación super diferentes, pero, no sé cómo, en “Supervivència” hemos creado una conexión super potente y estamos super contentos [risas].

“Lo que leemos por las redes son críticas muy buenas, y nosotros creemos que es el mejor disco que hemos hecho”.

Volviendo un poco a las canciones, “La Pacha” es la única canción en castellano de vuestro disco y de las pocas de vuestra discografía. ¿Por qué algunas canciones en catalán y otras en castellano? ¿Es una manera de conectar con el público castellanoparlante?
A ver, nosotros cuando empezamos a tocar, allá por 2005, lo hicimos en catalán de manera natural y no fue ninguna decisión política. Estuvimos muchos años componiendo exclusivamente en catalán, pero, como nosotros hacemos música popular, siempre exploramos universos literarios y de cultura popular de diferentes lugares del mundo. En “Foc!”, en la canción “Campesino”, incorporamos unos versos en castellano, populares de los guerrilleros de Tolima, en Colombia, y eso nos hizo conectar mucho con el público de allí. A partir de aquí, vimos que estas conexiones nos funcionaban, así que en “Guerrilla”, hicimos una canción (“Vientos del pueblo”) con algunos versos de Miguel Hernández y empezamos a adentrarnos en un mundo literario, que después consolidamos con una creación propia (“La Voz Dormida”), pero bueno, empezamos a adentrarnos en un universo lingüístico muy concreto, como lo es la generación de poetas de la Guerra Civil, Miguel Hernández, Octavio Paz, García Lorca… Y a partir de aquí pues hemos hecho lo mismo en el siguiente disco, que ya es “Carrer”. Así pues, en “La Pacha” no hacemos otra cosa que adentrarnos en el mundo de las luchas actuales latinoamericanas, que tienen una conexión muy fuerte con los siglos de resistencia aborigen de todos los pueblos latinoamericanos. Bueno, yo creo que es de las mejores canciones que hemos hecho nunca a todos los niveles.

El disco conseguisteis producirlo gracias a una campaña de mecenazgo que anunciasteis en redes, ¿no?
Sí, así es.

¿Cómo surgió esta idea?
Nosotros somos un proyecto relativamente pequeño, aunque si es verdad que podemos presumir de llevar muchos años intentando organizarnos de una manera horizontal y democrática, y bueno, creo que lo hemos conseguido, más o menos, porque somos una cooperativa y hemos conseguido hitos de organización interna de los cuales estamos muy orgullosos y orgullosas. Pero, somos una banda pequeña y nuestro equilibrio económico es complicado y, por lo tanto, nuestros discos se pagan, básicamente, haciendo conciertos. Cuando teníamos ya bastante avanzada la creación de este disco, llegó este personaje inesperado que fue la pandemia (risas) y nuestro horizonte se desdibujo un poco, en el sentido en que veíamos que iba desapareciendo nuestra principal fuente de ingresos, que era el verano de 2020. Así que tuvimos que inventarnos algún recurso que nos facilitara la vida un poco, más allá de esta supervivencia al margen de la música durante esos meses. Y pues super rápido vimos que nuestra red más grande es la de personas que nos siguen y bueno, un poco esa familia de la que antes hablábamos, una red de gente que nos sigue y cree en nuestro proyecto y, pues tuvimos claro que teníamos que pedir ayuda y interpelar a toda esta gente para poder continuar con el disco. Y la verdad es que la respuesta superó de lejos todas nuestras expectativas y gracias a eso hemos podido financiar el disco sin tener que preocuparnos por nada más. Nuestro quinto disco se lo tenemos que agradecer infinitamente a toda esa gente que ha colaborado.

¿Y qué os está pareciendo la acogida del disco?
A ver, es todo un poco extraño, porque nuestra música cuando explota es en los directos. El hábitat natural de nuestros discos no son las redes, YouTube o Spotify, son los conciertos. Por lo tanto, lo que nosotros hacemos normalmente es esperarnos hasta mediados de verano para ver como responden los discos, pero este año no sabemos si será posible o no esto. Porque seguramente haremos menos concierto que un verano normal y en condiciones que, a nuestro entender, no acompañan demasiado a nuestra música, pues nosotros hacemos una música y directos explosivos, y creemos que esta energía es un ingrediente muy importante de nuestra música. Así pues, de primeras, lo que leemos por las redes son críticas muy buenas, y nosotros creemos que es el mejor disco que hemos hecho. También es verdad que hemos tenido muchos más meses para trabajar en él [risas]. Seguro que no es el disco que más gusta a todo el mundo, pero a nivel personal, creo que es el mejor disco que hemos hecho. Y bueno, como dijeron Manel en su último disco, “hemos conseguido hacer un disco que gusta y que nos gusta a nosotros” y creo que eso es muy importante después de cinco discos. Pero bueno, que las críticas están siendo muy buenas, y eso nos gusta, porque hemos hecho apuestas un poco arriesgadas y están gustando mucho, y eso es lo que yo creo que esperas cuando haces una apuesta que te separa un poco de lo que la gente está acostumbrada a escuchar.

Hemos hablado del videoclip de “Supervivència”, pero había otro videoclip, el de “Carrer” que eliminasteis el día después de su estreno. ¿Qué pasó?
Lo que pasó es que una vez publicamos el videoclip, diversas personas nos hicieron llegar una realidad que nosotros desconocíamos, y es que una de las personas que aparecían en el videoclip tenía diversas acusaciones de acoso. A partir de ese momento, estuvimos unas horas intentando recoger el máximo de información posible sobre esta situación y nos dimos cuenta que no estábamos cómodos con el hecho de que el videoclip estuviera público. Así que, después de un debate muy intenso, lo borramos por respeto a las personas que habían sufrido esas situaciones. Y mira que en la situación en la que estamos sabe mal borrar un videoclip después de la inversión de recursos económicos y humanos que supuso. Pero, al final, pusimos por delante el malestar o incomodidad que teníamos si lo dejábamos publicado. Y ya está, esto es lo que pasó. Y a partir de aquí pues recibimos comentarios de gente que le pareció mejor o peor, pero al final es nuestra música y es nuestro proyecto y nosotros estamos muy tranquilos y tranquilas con esta decisión. Y nos sabe mal, porque, obviamente, a nosotros nos hubiera gustado volver a grabar el videoclip de cero, e igual en condiciones normales lo habríamos podido hacer e incluso lo planteamos, pero nos vimos muy incapaces de asumirlo, entre otras cosas porque en este disco hicimos un planteamiento muy ambicioso en temas de videoclips, pues grabamos tres videoclips y hemos publicado cuatro y no nos la podíamos jugar, porque en tema rodajes acabamos muy desgastados físicamente y supusieron mucho trabajo y dolores de cabeza y el resultado ha sido muy bueno, pero todo tiene un limite [risas].

Sobre la gira, he visto que habéis anunciado una ya, ¿cómo estáis preparando estos conciertos? Porqué es lo que decías tu antes, vuestros conciertos son muy explosivos, no son para estar sentados…
Nosotros el año pasado preparamos los dos formatos: el eléctrico, que es el que nosotros creemos que explica y acompaña mejor nuestra música, y el formato acústico, porque entendíamos que la realidad nos obligaba un poco a ofrecer ese formato. Habiendo pasado los meses, nosotros nos hemos dado cuenta que donde nos sentimos cómodos y nuestra música brilla más es en el formato eléctrico. Así pues, nosotros planteamos un formato muy poco comprensivo con el público, que es el de seguir haciendo un directo explosivo [risas]. Y bueno, cuando el público se pueda levantar de la silla pues ya hará todo lo que no haya podido hacer durante estos meses. Pero es lo que estamos preparando, un formato eléctrico como si no hubiera pasado nada [risas].

Así pues no os planteáis hacer un concierto en formato acústico…
A ver, si que nos lo planteamos, porque tampoco sabemos cómo irá todo. Y bueno, de hecho hemos hecho algunos y hemos podido profundizar con este formato, con el que siempre tenemos la sensación de nunca haber profundizado suficiente, porque el tiempo se nos come y no tenemos tiempo de hacerlo todo. Pero bueno, hemos hecho conciertos muy bonitos con este formato y estamos contentos de haberlo hecho, pero para nosotros no tiene sentido presentar un disco que agudiza este carácter eléctrico, explosivo y combativo en formato acústico.

Me dices que habéis hecho algunos conciertos en nuevo normalidad, ¿cómo los vivisteis?
Si, hemos hecho tres me parece, y fue extraño. El primero que hicimos fue en el Cruïlla XXS y fue extraño porque fue el primero después de muchos meses sin tocar encima de un escenario, pero para nosotros hacer conciertos siempre es sanador y positivo, y siempre nos carga las pilas y nos conecta con el público. Los otros dos conciertos si que fueron un oasis y, a mi personalmente, me inyectaron todas las cosas buenas. Fueron justo el fin de semana antes de Navidad, cuando se habían anunciado las nuevas restricciones pero aún no estaban vigentes, y bueno, se alinearon los astros y fueron una despedida de la pequeña normalidad que estábamos viviendo, ese diez por ciento de normalidad que quedaba [risas]. Pero bueno, fue increíble, porque encima pudimos coger la furgoneta y bajar al País Valencià, y conectar con nuestra realidad normal, que es estar de aquí para allá haciendo kilómetros y conectado con el público y, de verdad, que fue una inyección de adrenalina, confianza… De todo lo bueno. Incluso una inyección de esperanza en nuestro trabajo, que parece que el trabajo de músico ahora ya no sea viable [risas], pero bueno nos dio esperanzas de que más pronto o más tarde podremos recuperar la antigua normalidad. Porque la nuevo no la podemos normalizar [risas].

Así pues, Laia y Alba ya han tocado en directo. ¿Crees que se están adaptando bien al grupo? Porqué es difícil adaptarse a un grupo qua lleva tantos años creado y tocando…
Bueno, eso se lo tendrías que preguntar a ellas creo [risas]. Pero, desde mi punto de vista, creo que han sido dos fichajes espectaculares. Son dos personas increíbles, con una capacidad de análisis, adaptación y trabajo brutal y nosotros estamos super contentos de haberlas incorporado al equipo. Nos han aportado unas perspectivas y energías nuevas. Pero sobretodo, nos han dado una lección muy grande al incorporarse a una banda justo en el inicio de una situación tan extraña y delicada como esta. Ellas desde el principio entendieron que un proyecto como el nuestro solo se entiende desde el compromiso y han superado las expectativas de muy largo. Laia sobre todo, porque no pudo hacer ningún concierto antes de la pandemia y seguramente es a quien se le está haciendo más larga la espera de poder empezar una gira en condiciones normales. Pero bueno, sin haber vivido una gira entera con ellas, yo creo que su inclusión ha sido un acierto.

Ahora que hablas de la pandemia, durante el confinamiento publicasteis “La cura”, que es una canción dedicada a los sanitarios. Hay un momento de la canción que decís “Potser qui sembra la por i el terror, després et vendrà la cura”, ¿qué significa esto?
“La Cura” es una canción que nosotros creemos que no debíamos incluir en el disco porque está muy contextualizada en el confinamiento, pero es una canción de esperanza. Aunque, evidentemente, el ADN del proyecto nos impedía hacer una canción que no fuese un poco crítica, y esto, básicamente, era una critica a la histeria colectiva que se instaló en todos los sitios. Primero la histeria que se instaló dentro de las casas, la que nos convirtió a algunos en policías de balcones, a otros en negacionistas, a otros en radicales y a otros en seguidores acríticos que llevaban al límite todas las medidas preventivas. Y bueno, critica, sobretodo, que estamos viviendo en una sociedad capitalista que está viviendo una pandemia que está sacando a la luz las miserias de este sistema. Así pues, ¿que pasa si externalizamos toda la investigación y el sistema farmacéutico? Pues que todo se regirá por las leyes y prioridades y el capital y no por el sentido común o las prioridades de salud pública. Y esto es lo que veníamos a decir, ‘cuidado, porque detrás de todo esto habrá muchas corporaciones e instituciones intentando aprovecharse, en beneficio suyo y en detrimento de la inmensa mayoría, de todo lo que está pasando y del miedo y terror que se ha sembrado’. En el fondo, la doctrina del choque es esto, en momentos de miedo y terror aprovecharse de que todos y todas somos mucho más vulnerables. Y bueno, yo no soy epidemiólogo, pero es evidente que los gobiernos han actuado intentando buscar un equilibrio que muchas veces estaba inclinado hacia las grandes corporaciones económicas. Y no creo que sea imprudente decir que se han cometido muchos errores, los cuales nunca sabremos que se han cometido seguramente, porque los gobiernos no siempre priman la salud pública y la salud mental y de aprendizaje de nuestros pequeños y adolescentes por delante de los intereses económicos.

Y la última pregunta. ¿Cómo describirías el disco en tres palabras a alguien que no os ha escuchado nunca?
Explosión, compromiso y raíz.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.