“Madrid nos trata bien dentro de su caos”
Entrevistas / Delaossa

“Madrid nos trata bien dentro de su caos”

Alfonso Gil Royo — 09-09-2020
Fotógrafo — Archivo

“Un perro andaluz” fue, sin duda, una de las grandes sorpresas del rap nacional el año pasado. Pero Delaossa, lejos de querer vivir de las rentas, continúa su evolución publicando una nueva mixtape, “La Tour Liffee” (Autoeditado, 20), donde confirma que su éxito no es fruto de la casualidad.

El año pasado te marchaste de gira a Latinoamérica justo cuando íbamos a hacer una entrevista por “Un perro andaluz”, así que quitémonos aquella espinita. Después de estos meses, ¿qué balance haces de este álbum?
“Un perro andaluz” nos cambió la vida a todo el equipo. Fue el álbum propulsor de todo lo que veníamos trabajando ya bastantes años atrás y supuso una declaración de intenciones respecto a lo que posteriormente vendría. Le tengo mucho cariño a ese proyecto.

Y es que sin duda “Un perro andaluz” fue uno de los discos del año en 2019. Desde tu punto de vista, ¿qué tiene este disco que no encontremos en otros discos de rap español?
No sé si es tan diferente a otros discos del género. Nosotros tratamos de hacerlo con nuestra esencia e intentando plasmar nuestro sonido y nuestras experiencias diarias y la forma de vivir que aquí se tiene. Tratamos de hacerlo sincero y sonando a lo que nos gusta y, bueno, la reacción fue inmejorable por parte del público.

“Llevo por bandera fusionar el mensaje callejero con algo de la cultura que nos ha hecho aprender”

En el disco encontramos referencias a Kurosawa, Gabriel García Márquez o Héctor Lavoe. ¿Qué otras fuentes artísticas, fuera de lo musical, inspiraron tu disco y tu rap?
Indirectamente tengo mil influencias que quizá luego no se ven tan claramente plasmadas en las letras, pero llevo por bandera eso de fusionar el mensaje callejero con algo de la cultura que nos ha hecho aprender.

En lo musical, en el disco encontramos ritmos neoyorquinos de los noventa y una clara influencia del hip hop de la vieja escuela. Y otra clara influencia en tu rap es la de MuchoMu, a quién dedicas unos versos en la canción “Dicen de mí”. ¿Fue 7 Notas 7 Colores tu gran inspiración? ¿Qué otros discos de rap quedarán para siempre en tu memoria?
Obviamente nosotros hacemos rap porque nos hemos empapado del género desde enanos. Son muchos los grupos que nos han hecho estar aquí y sonar así. Muchas tardes entre coches oyendo discos, bebiendo cerveza y rapeando con mis hermanos de Space Hammu. Grupos nacionales como 7N7C, Hablando en Plata, Toteking o Sólo Los Solo (entre muchos otros) han sido como profesores para nuestra música.

Tras el disco realizaste una intensa gira por Latinoamérica. Cuéntanos cómo fue, qué sensaciones se te han quedado. Siempre surgen anécdotas en estos viajes. ¿Alguna que reseñar?
Está claro que nunca olvidaremos aquella primera vez que pisamos Sudamérica. Quedan muchas anécdotas y mucha gente buena con la que seguimos manteniendo relación. No sé si podría resaltar una en concreto, pero me gustaría hacer hincapié en que cuando conoces cómo viven allí y la filosofía de vida que tienen, uno aprende, aprende a ser tolerante y a tener respeto.

Ahora publicas esta mixtape, inspirada en esa gira y esos viajes por España y Latinoamérica. ¿Cómo y porqué surgió la idea?
Es curioso, porque en mi bloc de notas, a partir de un cuadro que vi en mi cuarto de Málaga que ponía “La tour Eiffel”, apunté, cambiando de orden las letras “La Tour Liffee”, de ahí las dobles “efe” y “ele”, me pareció algo que estéticamente era curioso. Creo que mi cabeza en esa etapa solo estaba pensando en las sensaciones que da viajar tan lejos gracias a la música, y de ahí que orgánicamente los temas que hice en esa etapa hablaran de algo parecido. Una mañana en “el fin del mundo” (Ushuaia), estuve oyendo los tracks que teníamos y, mirando al horizonte, se me ocurrió la idea de convertirlos en “La tour Liffee”.

Para quien aún no haya escuchado la mixtape, ¿a qué suena “La Tour Liffee”?
Yo lo catalogo como algo que lleva nuestra esencia de siempre, pero que supone un salto musical increíble para mí. Cuando volví de la segunda gira por América contacté con Kiddo y le dije: “tío, necesito que me ayudes para convertir el proyecto que tengo en mente en algo tangible. Con tu conocimiento de música y mi intuición lo vamos a hacer”. Y así fue. Creo que es el rap de siempre nuestro, pero apostando una estética más colorida, con arreglos de guitarra, piano, violín, etcétera.

Una de las canciones del disco es “Me mudé a Madrid”. ¿Resultó difícil para un chaval del barrio de toda la vida el cambio a la gran ciudad donde todo el mundo va con prisa? ¿Ahora ya te sientes adaptado?
Yo soy muy de mi zona, todo hay que decirlo, pero bueno Madrid nos trata bien dentro de su caos. No sé si estoy adaptado, pero desde luego en la capital tenemos más constancia de trabajo y estamos más enfocados en producir material nuevo.

En “Aleluya” haces una reflexión sobre la música, hablando entre otras cosas de cómo muchos se dejan influenciar por el mainstream y el éxito rápido. ¿Resulta difícil mantenerse al margen? ¿Te pone más trabas eso?
Tampoco creas que critico como tal la ambición de sonar mainstream, respeto al máximo a quién quiera hacer música y ganar el máximo de dinero posible con ella. El problema para mí llega cuando el hecho de sonar más y ganar más hace que esa música y sus estándares te dominen como artista. Más que una crítica es una especie de aliento a que los chavales busquen una esencia suya propia, que aunque esté influenciada, porque todo lo está, suene a lo que ellos quieren y no a lo que el mercado demanda. Las redes sociales, los números o las tendencias no lo son todo, la música que llega de verdad y que está hecha con garra es la que perdura.

A lo largo de la maqueta encontramos varias críticas a la ostentación y el dinero ¿Crees que el rap ha perdido parte de su conciencia de clase a favor de un abuso de esta ostentación? ¿O lo ves como una evolución natural?
Ya lo dijo Arcángel en una entrevista: “si el dinero no te ha cambiado, es que no has ganado dinero suficiente.” Cada etapa de la vida y de la carrera de uno es un mundo y yo, para mí, quiero creer que aunque en el futuro el dinero llueva, que no estaría mal, voy a seguir siendo el que siempre he sido. Pero dejemos que el tiempo hable.

Antes de estos trabajos muchos te conocían como parte del colectivo Space Hammurabi. ¿En qué momento se encuentra la formación? ¿Alguna novedad a la vista?
Siempre estamos trabajando cosas nuevas por parte del colectivo, los niños están haciendo música sin parar igual que yo y ya irán saliendo a la luz todos los trabajos nuevos. Space Hammu somos los mismos chavales que nos juntábamos con catorce años para rapear todas las tardes.

Esta mixtape aparece en plena crisis de la industria musical. Tanto a nivel personal cómo general, ¿qué futuro le ves tú? ¿Qué planes tienes a corto plazo?
Creo que no nos queda otra que adaptarnos al devenir de las cosas, por mi parte aunque los conciertos sigan sin poder hacerse, voy a seguir componiendo cosas nuevas y trabajando. Creo que en un momento así es cuando más hay que arremeter.

 

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.