“Mis canciones son todo historias de verdad y de personas de mi alrededor”
Entrevistas / Casero

“Mis canciones son todo historias de verdad y de personas de mi alrededor”

Luis M. Maínez — 16-09-2020
Fotógrafo — Archivo

La madrileña Gabriela Casero, a pesar de empezar a firmar canciones en español y con su apellido en los últimos meses, lleva años intentando salir adelante en la complicada -por exigente- escena independiente española. Tras formar parte de una banda como Solo Astra y de firmar varios sencillos y un álbum como Mow, Casero es su proyecto más exitoso.

Apenas en media docena de canciones más cercanas al -tan efervescente a día de hoy- bedroom pop, Casero nos ha dejado con varias ideas originales y frases tan humanas como dolorosas. En pleno verano presenta canción con título estival, ‘Yo Soy El Verano’, y anuncia su primer trabajo bajo el sello Primavera Labels.

¿Por qué surge Casero? ¿Por qué dejar tus proyectos anteriores?
El anterior proyecto no lo he dejado, sigue existiendo y sigo haciendo cosas, lo que pasa es que como es más raro es verdad que la gente le presta un poco menos de atención y también porque hubo ese cambio: yo tocaba con ese grupo de chicos que era Solo Astra que son lo que formaron Cupido con Pimp Flaco y me quedé yo sola y era bastante trabajo y hacer las dos cosas a la vez era complicado. Yo sigo sacando canciones con Mow pero es verdad que llama menos la atención porque está menos de moda. Es menos acorde a lo que está de moda.

Menos trendy
Y este empieza porque yo desde antes, desde que tenía el proyecto de Mow, tenía ganas de hacer algo en solitario, y yo tenía ese proyecto de siempre y pensaba hacer algo mas acústico, menos electrónico… y al final me puse a hacer canciones. Salieron así en español no se por qué y para cuando lo saqué resulta que ya tenía el otro proyecto en solitario con Mow, entonces fue una cosa que iba a ser una especie de hobby secundario y por las cosas de la vida pasó así. Pero vamos, no era más que una manera de sacar un montón de canciones que yo tenía hechas y que no las veía como para meterlas en el otro proyecto.

¿Entonces estas canciones tienen ya un tiempo?
Alguna de ellas sí, pero la mayoría no, la mayoría son recientes, lo que pasa que cuando empecé a enseñarle a la gente estas canciones en Español estaban tan emocionados que me dieron muchas ganas de hacer más e hice un montón de canción nuevas, pero hay algunas que son de hace algún tiempo. De hecho son canciones que no han salido aún, las que sí han salido son mas nuevas. Y fue porque se lo enseñe a Maria y Alicia de Cariño y a Marcos de El Buen Hijo y me dieron muchos ánimos para sacarlas y les hice caso.

Tiene que ser curioso pensarte a ti como artista dentro de un banda y querer experimentar en solitario. ¿Cómo fue el pasar de trabajar en equipo a la individualidad y encima con dos proyectos diferentes?
Como los dos proyectos son bastante distintos es como si fueran partes distintas de mi personalidad y las exagerase un poco hasta que se convierten dos cosas diferentes. En el momento yo estaba con banda y me llamaba la atención en solitario y a la gente que está sin banda le pasará al revés, pero la verdad es que yo no debo de ser muy buena trabajando en equipo porque sí que me cuesta. Cuando tengo una idea en la cabeza me cuesta mucho dejar a nadie entrar. Yo escucho las sugerencias pero para mí, mis ideas son tan fuertes que siento que yo ya sé a lo que voy y creo que por mi forma de ser tiendo más de manera natural a ponerme yo solita, pero la verdad es que tenía cosas muy guays estar con la banda quizá algún día vuelva.

Las letras que has presentado hasta ahora me parece que son muy buenas, que hablan de cosas muy íntimas e interesantes, ¿has tenido problemas en el mundo real por algo que hayas escrito en las canciones?
Sí, la verdad es que es todo tal cual en las canciones, no es ningún teatro para sacar una canción es mas al revés. No es que yo diga “voy a hacer una canción, entonces voy a hablar de no se qué cosa” sino que tengo muchas ganas de hablar de algo en concreto y hago una canción. Entonces no sé, mis canciones son todo historias de verdad y personas de mi alrededor, incluso cuando digo cosas malas de gente, las personas muchas veces ni siquiera saben que la canción va de ellos. Y digo a veces “Dios mío, como se den cuenta me tiran una piedra” (ríe).

Me parece un rasgo distintivo de Casero que cuentas cosas que no podría contar otro artista, hay un componente de historias propias. ¿Qué crees que tiene el proyecto para triunfar -con apenas media docena de canciones- desde la primera canción?
Me parece que se me da bastante bien sacar sensaciones que todo el mundo podría tener, de experiencias concretas que no todo el mundo tiene por qué haber tenido, pero que podría haberlas tenido. Yo hablo de sensaciones a través de situaciones concretas, pero al final son cosas muy normales, entonces es fácil ponerse en mi lugar pero a la vez tiene el atractivo de lo nuevo. Son sencillas.

Y narrativas en vez de líricas. Pienso que es interesante que puedes situarte en los dos lados de la historia, tanto en el tuyo como protagonista, como en la persona de la que hablas. Yo me he sentido identificado con las dos.
Sí, eso es verdad también.

En tu canción ‘Haití’ hablas de Madrid. ¿Qué tiene Madrid de bueno y de malo?
Soy de Madrid y mucha gente me dice “¿cómo puedes odiar Madrid?”

Es imposible odiarla sin quererla un poco si eres de Madrid.
Claro. Lo que tiene Madrid, que a veces me pone triste, es que los sitios me recuerdan a otras personas, y es un poco feo acordarse de eso. Pero vamos, a mí Madrid me encanta y soy de aquí de nacimiento, mi familia es de Madrid y me gusta mucho.

Claro, porque si no no le haces una canción.
Típico que dices “joder, paso por aquí, que es un sitio en el que he estado mil veces con mis amigos y una sola vez con tal persona y en vez de acordarme de mis amigos me acuerdo de tal persona”.

Siguiendo con Madrid, antes de la paranoia del coronavirus, estaba asentándose una escena nueva del nuevo indie y el bedroom pop. ¿Cómo la ves tú?
La verdad es que me parece bastante guay, se ha vuelto una cosa bastante accesible. La gente se conoce entre ella, queda para hacer cosas pero por otro lado tiene un punto de rareza. Se hacen unos grupos superconcretos de gente que hace música que son guays y eso, y yo que soy la persona más marginada porque me lo busco yo sola, me veo ahí un poco super tímida. Todos se conocen todos salen juntos y dices “las chicas de este grupo salen con las chicas de este grupo y con estos de este otro” y piensas “¿por qué yo no estoy?” A veces me da vergüenza.

Para el espectador mola.
Sí da un aire como de rock & roll, me parece super guay, a veces te dicen ·te vienes a casa de nosequién que están haciendo música·, y son las cuatro de la mañana, y a veces no estaban haciendo música, estaban con otras cosas (rie) pero…

Me resulta curioso porque es verdad que ha sido un poco de repente todo esto y ha sido más sencillo este ultimo intento de hacer música con guitarras indie underground en Madrid no dio una escena tan rica con tanta gente. Es interesante que ahora sí haya salido.
Totalmente. Son muy de recomendarte a otra gente, de decírtelo por redes o en persona. “Escucha tal cosa que es super guay” y cuando lo escuchas ves que tiene 500 visitas o algo así, están super atentos con lo que trabajan los demás, super abiertos a escuchar otras cosas, no juzgan porque algo sea muy simple.

¿Crees que hay hueco para hablar de estas cosas más pequeñas e íntimas como las que tú cantas sin ser naif o hedonista en un público más amplio?
Pues se me hace difícil de imaginar no te voy a mentir. Pero nunca se sabe, pueden pasar cosas muy inesperadas. Mira Rosalía, me pregunto por lo que le está pasando a ella hace 6 años y hubiera dicho “pues olvídate”. Me resulta difícil de imaginar pero porque hay que ser un poco reflexivo para que te gusten esas cosas, y hay veces que a la gente no le gusta pensar sino lo fácil, lo más tonto… No porque sean tontos sino porque hay días que te apetece no pensar. Sería raro pero sería guay.

“Los dos proyectos son bastante distintos es como si fueran partes distintas de mi personalidad y las exagerase un poco hasta que se convierten dos cosas diferentes”

Hay un equilibrio extraño porque tu sonido es muy atractivo pero no estás hablando de cosas alegres. El contraste entre que lo agradable y eso que tú llamas reflexivo. Cuando dices “Últimamente he pensado bastante que hagas lo que hagas me parece tarde” con una música medio alegre.
Eso es una cosa muy mía. A mí siempre me han dicho que no me corto lo suficiente al decir las cosas, que soy demasiado sincera o que digo las cosas de una manera muy fuerte. Pero no es un contraste que yo este buscando crear es que realmente yo soy así. Sé que suena a lo típico pero es real. A mí la música me sale porque me gusta hacerla.

Teniendo unas letras y unas canciones que van en este sentido, qué supone para ti abrirte al público
No me cuesta mucho porque creo que a todo el mundo le pasan estas cosas porque ¿a quién no le pasan cosas así? Tendrías que vivir en un convento e incluso dentro te podrían pasar, pero no me cuesta tanto, me costaría si vinieran mis padres a verlo, pero con mis amigos con los desconocidos me parece sencillo y no me da miedo.

¿Y qué pasa con el disco?
Pues estaba ya casi y se ha retrasado un poquito, pero creo que el mes que viene estará.

Para septiembre.
Sí, yo creo que sí.

¿Y qué podemos esperar? ¿Aparecerán canciones nuevas?
No creo que las meta todas porque igual es demasiado, quizá sean once o diez. Todavía queda alguna, habrá una recopilación de todas las que hay y añadir algunas mas y sacarlo como disco. y será en septiembre o como muy tarde en octubre.

¿Puedes contar algo más del trabajo? Tanto de tu desarrollo personal como del disco en sí.
Como todavía no tengo claro todo no sé que puedo decir que vaya a ser seguro así. Lo que sí puedo decir es que las portadas y todo esto las estoy haciendo yo y tengo que pensar que portada voy a hacer para el disco. También que hay una colaboración que no sé si voy a meter o no voy a meter en el disco, que es una colaboración de lo más extraña. Alguna sorpresa intentaré meter por ahí.

El tema de las portadas como algo personal es algo que has publicitado en tus redes. ¿Llevas tiempo explorando esa faceta también?
Yo he estudiado diseño gráfico y con Mow, también me encargaba de las portadas y siempre intento dirigir, salvo que me fíe mucho de la otra persona. Pero yo, como soy desconfiada por naturaleza, sí intento controlar bastante todo lo que es diseño y tal. Lo raro es que luego con el Instagram me da pereza y no hago nada, me dan rachas de diseñadora (ríe).

¿Lo sientes como algo complementario que te ayuda a transmitir tus ideas?
Sí, claro. Pero a la vez, veo que a hay mucha gente para quienes la imagen es muy importante para ellos, y para mí, aunque nunca pondría nada con lo que no me sintiese identificada, me da como rabia que la imagen forme una parte tan importante en las cosas de la música e intento mantenerlo al mínimo que pueda.

Es complicado, y no sé si funcionaría con un proyecto de este tipo, que la cantante se exhibiera de una forma un poco evidente.
Claro. Sí, a mí no me pega nada la verdad.

¿Tienes algo preparado en cuanto a directos? Antes de esto habías hecho Ídolo, Café La Palma,…
Pues tenía algo por ahí pero todavía no está muy claro y no quiero decir nada, pero estoy deseándolo la verdad.

Hemos hablado que detrás de tus canciones hay historias personales, ¿qué hay detrás del lanzamiento de ‘Soy el Verano’?
Lo que se me viene a la cabeza es mi ex, porque esta canción… La creación fue una cosa un poco extraña, te puedo contar la historia…

Sí, claro.
Yo estaba saliendo con este chico y un día le estaba oyendo cantar una canción de ska raro, una cosa que yo la estaba oyendo y me estaba pareciendo horrorosa, pero la letra me parecía muy guay. Y le pregunté “¿y qué cantas?” Y me dijo “pues esta canción que se la hice a mi ex novia” Era parte de esto, de “Yo soy el verano”. La letra era guay pero la música era tal horror,… que le dije, “¿me dejas usar este trozo de la letra y la canto yo?” Y me puse ahí y añadí algún trocito de letra y la melodía. Me recuerda la canción a lo absurdo que fue salir con esta persona. Él estaba claramente pensando en su ex y cantándole canciones y yo estaba igual, y estábamos el uno con el otro por hacer algo, y al final nos acabamos llevando medio mal y es como si le estoy cantando una canción a la ex de mi ex y es rarísimo.

Otra vez, una historia interesante e íntima, que encaja con el personaje del que hemos hablado. Parece una historia que da para una canción. Tú cantando sobre la ex de tu ex.
Pues sí, la verdad. Es eso lo que pienso con esa canción.

¿Crees que hay un hilo que engarce las canciones de cara al disco?
Son momentos de un año que han ido pasando y que algunas canciones tienen relación con otras, y otras están sueltas. Hay una que habla de una mañana que estoy en mi casa sin hacer nada y, claro, esa canción no tiene relación con nada de nada, fue un día que no hice nada en absoluto. Es como la vida, sin más.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.