Tras tres álbumes facturados a su nombre, Amparo Sánchez ha decidido retomar la marca Amparanoia para celebrar no solo los veinte años transcurridos desde el álbum que la consagró como referencia ineludible de la fusión y el mestizaje sonoro a finales de los noventa (el exitoso “El poder de Machín”, editado en 1997), sino también para revindicar la penetración popular de un discurso que caló también entre sucesivas oleadas de músicos posteriores.

“El coro de mi gente” (La Marmita/Calaverita Records, 17), que así se llama su nuevo artefacto sonoro, es un álbum de duetos en el que un puñado de músicos afines acercan a su terreno particular trece canciones del repertorio de Amparanoia, extraídas prácticamente de todas sus fases creativas. Manu Chao lindando con el reggae y la rumba en “En la noche”; Depedro acercándose a ese rock fronterizo que tanto recuerda a veces a Ry Cooder en “Somos viento”; Andrea Echeverri propinando el particular toque Aterciopelados a “Dolor, dolor”; La Pegatina imprimiendo su marchamo festivo a “¡Que te den!”; Chambao acercando “Mar estrecho al sur”; Sargento García salpimentando “El destino” con esencias de su salsamuffin; Fito Cabrales aproximando “La fiesta” a territorio folk o country… y así hasta redondear un lustroso capítulo de colaboradores, casi todos amigos, que se completa con Calexico (en “Iluminando”), Fermín Muguruza y la Broken Brothers Brass Band (en “La semana”), Marina de Ojos de Brujo (en “Ella baila bembe”), Joan Garriga de Dusminguet (en “Hacer dinero”), Zebda (en “Caravane”), Los Aggrotones (en “You Know What I Mean”), Esne Beltza (en “Buen rollito”) y Dani Macaco, con quien comparte ese single de adelanto, tema titular, que es precisamente el único inédito del álbum.

El 22 de abril arranca una gira que empieza en Festival Sueños de Libertad de Ibiza y sigue el 30 de abril en Viñarock (Villarrobledo), el 30 de junio en el Granirock Revolution Fest (Quintana de la Serena, Badajoz), el 7 de julio en el Weekend Beach Festival (Málaga) y el 13 de julio en Alrumbo Festival (Chiclana, Cádiz). El 1 de diciembre estarán también en Madrid (La Riviera) y el 15 del mismo mes en Barcelona (Apolo). Este es el resultado de nuestra charla con ella.

¿Por qué Amparanoia de nuevo, tras tantos años de funcionar simplemente como Amparo Sánchez? ¿Ha pesado más la insistencia de tu entorno o las ganas propias de recuperar esa historia ?
La idea nace de nuestra agencia de contratación, a quienes los promotores llevaban tiempo consultando cuándo podrían volver a ver a Amparanoia dando conciertos. Son ellos también quienes caen en la cuenta de que en 2017 se cumplen los veinte años de “El poder de Machín”. Así que lo que surgió como una propuesta, comencé a consultarlo con mi entorno más cercano, con mi gente, empecé a pensar y de pronto me vi envuelta en la preparación de un álbum y de una gira, que empezamos ya en solo un mes. Y a llenarme de ilusión y de emoción. Sinceramente, no era algo que yo me hubiera planteado hacer algún día. Pero lo estoy disfrutando mucho.

Es cierto que se cumplen veinte años de “El poder de Machín”. Pero si echamos un vistazo al repertorio del disco, no se trata de una reinterpretación de aquel trabajo, sino de un temario bastante equilibrado entre las diferentes fases de Amparanoia: hay cuatro temas de “El poder de Machín” (1997), otros cuatro de “Somos viento” (2002), dos de “Enchilao” (2003), uno de “Feria Furiosa” (1999)… parece que no buscábais quedaros en un aniversario al uso, ¿no?
Sí, es que todo fue desarrollándose. Cuando nace una idea, se va ramificando. Y lo que en un principio era remasterizar “El poder de Machín”, o grabar algunas versiones actuales de su contenido, pues al final se convirtió en que todos mis compañeros de camino versionearan a Amparanoia. ¿Cómo llegamos hasta ahí? Bueno, es la evolución natural de hablar, de comentar el proyecto con los artistas y de tener una respuesta muy positiva. De hecho, cada canción del álbum es una colaboración diferente. El caso de Calexico, por ejemplo, donde Gaby Moreno canta increíblemente, surgió porque “Iluminando” es la canción favorita de Joey (Burns). O el tema con Dani Macaco (“El coro de mi gente”), que lo hemos trabajado codo a codo: letra, producción, arreglos… ha sido una colaboración muy diferente a las demás. Y esa es la gracia también del álbum y su encanto, y la prueba de amor, de compañerismo y de reconocimiento por parte de mis compañeros. Todo ha ido evolucionando con las propuestas y el propio proyecto en sí. No nos hemos marcado límites, todo lo contrario. No sé cuándo volveré a hacer otro álbum de Amparanoia, así que hacer un trabajo en el que esté el propio recorrido de mi carrera a petición de los artistas que participan, pues me parece maravilloso, y es un regalo para el público.

¿Tuviste claro desde un principio quiénes iban a ser los músicos invitados en cada tema?
No. Bueno, tenía claro quién quería que estuviera. Eso sí. Tenía una lista larguísima, y podría haber sido un disco doble o triple. Interminable, porque en mi carrera he ido colaborando con muy diferentes artistas, y me hubiera encantado que hubieran estado todos. Pero no era posible. Por tiempo, por presupuesto también, y al final la lista se quedó en quince. Yo creo que no falta nadie, aunque podrían estar muchos otros. Pero la gente más importante de mi carrera está en este álbum.

Habías trabajado ya con Manu Chao, con Fermín Muguruza, con Dani Macaco, con Marina de Ojos de Brujo… pero no sé si con gente más joven, como La Pegatina o Esne Beltza, habías tenido ocasión de colaborar…
Son grupos que se han fijado mucho en Amparanoia, y con los que he tenido la ocasión de coincidir en la carretera. La primera gira de La Pegatina, por ejemplo, cuando eran muy jóvenes, coincidió con la primera de Amparanoia. Esne Beltza también han crecido oyendo mi música en fiestas populares, y habíamos coincidido, y hay una gran admiración. Se puede decir que los más jóvenes están ahí en representación de todo lo que aprendieron o tomaron de Amparanoia.

Entiendo que asumes que la música de Amparanoia ha sido influyente sobre otras generaciones de músicos que han venido después…
Yo creo que se aprecia bastante. Muchos de los grupos, muchas cantantes femeninas me lo han confesado personalmente, y luego hay muchas cosas que oigo que claro que me recuerdan a muchas cosas que hacía yo. Y que hay una huella ahí. Pero sobre todo, porque me lo han reconocido gente más joven, que te dicen que eres un referente para ellos, o que les encantan tus discos por haber puesto banda sonora a su vida en una época. Esa es la gasolina que me llega de nuevos artistas. Y es el reconocimiento, a fin de cuentas, de una carrera de veinte años, en el caso de Amparanoia, y de treinta míos como cantante.

En general, auque hay el disco hay de todo, si algo abunda es la reinterpretación de algunos temas en una clave más reflexiva y menos festiva, ralentizando el tempo de los mismos.¿Tiene algo que ver con la perspectiva que da el tiempo? ¿Se ven así esas canciones, cuando ya han pasado cerca de veinte años de algunas de ellas?
Bueno, han sido los artistas quienes han hecho las versiones, entonces puede que el reflejo que tienen de mí sea de alguien más maduro o sereno. He estado todos estos años como Amparo Sánchez, con un repertorio diferente, y yo creo que ese contacto con artistas como, por ejemplo, Depedro, que hemos grabado juntos, o con los propios Calexico, pues tienen un estilo que lleva a eso. Mimi Maura, por ejemplo, que es una artista de mi edad también, propone una versión dub y canta el tema (“You Kow What I Mean”) increíblemente bien. Hay una madurez porque los participantes del álbum tenemos una madurez y una evolución. Pero luego también hay el contrapunto y la energía de la nueva mirada de Joan Garriga (Dusminguet) con “Hacer dinero” o de Aterciopelados con “Dolor, dolor” o los mismos Ene Beltza o La Pegatina… yo creo que el álbum es muy ecléctico, como siempre lo fue Amparanoia. Y por eso es un álbum de Amparanoia, porque en ellos estaban los boleros mezclados con el ska, el reggae, la salsa… eso ha sido Amparanoia. Y ahora, además, siento en este álbum ese componente tecnológico y de sonido más electrónico. Creo que es un álbum muy completo y representativo del proyecto Amparanoia, y está hecho con mucho amor. Y creo que eso se percibe de principio a fin.

De hecho, ya que comentas eso del contrapunto más enérgico que tienen otros temas, me ha llamado mucho la atención “Buen rollito”, que Esne Beltza revolucionan por completo y la llevan al otro extremo, acelerándola. ¿Es por eso por lo que va al final del álbum, por aquello de no romper con la cadencia general del disco?
La verdad es que decidir el orden de las canciones fue dificilísimo. Es uno de los discos en los que más vueltas le he dado a eso. Porque cada tema tiene su rollo. Así que me agarré a que “El poder de Machín” empezaba con “Hacer dinero”, y decidí ponerla la primera. La segunda, “El coro de mi gente”, porque es la única canción inédita. La tercera, “En la noche”, porque es cuando empezó todo, mi conexión con Manu Chao… y ahí fui como dándome razones. Y “Welcome To Tijuana” (Buen rollito)”, aparte de lo que significa esa canción, por ser súperconocida, ya no solo por mi versión, sino por la de Manu Chao, pues creo que el disco tenía que acabar así, con esa euforia y ese espíritu punk que también tuvo Amparanoia, sobre todo al principio de su carrera. Entonces para mi, la primera y la última canción, son como el principio y el continuará. Y me encanta que acabe así, y como ha quedado el orden, aunque te puedo decir que no ha sido fácil.

“El coro de mi gente”, con Dani Macaco, es el único tema inédito en todo el álbum. ¿Cómo surgió?
Empezamos con todo este proyecto a principios de 2016, y en ese momento, cuando estábamos dando forma a todo, “El coro de mi gente” era una de las opciones que había de incorporar material nuevo. Se lo enseñé a Dani, y a él le gustó. Me propuso hacer una versión y nos pusimos a jugar sobre él, con Willy Fuego, con quien yo ya había empezado a trabajar en el tema mucho antes. Tanto por el título del disco como por el hecho de que Dani iba a estar invitado, vimos claro que esta era su aportación al álbum. El tema de salida, el inédito y el tema del álbum, todo se redondeó y vimos que las piezas encajaban. Y se han ido tomando así las decisiones.

El elenco de colaboradores también es amplísimo: de Muguruza a Aterciopelados, pasando por Macaco, Chambao, La Pegatina, Fito, Depedro… ¿Muestra de la ambivalencia de Amparanoia y esa suerte de sonido global que preconizaste en su momento?
Cada uno ha hecho su propia versión y les di esa libertad plena de darle una nueva vida a una canción del repertorio de Amparanoia. El disco es una viaje total. Pero te vuelvo a repetir: ya los álbumes de Amparanoia eran así. Es un álbum de Amparanoia. Con gente, pero un álbum de Amparanoia. Tampoco debo olvidarme de mencionar a alguien muy importante a la hora de darle forma al disco: todo este trabajo lo he terminado con Kaki Arkarazo en sus estudios de Gárate (Bizkaia), y él ha sido el encargado de darle toda la uniformidad al disco.

¿Crees que los discos de Amparanoia han envejecido bien?
Pues creo que sí. Actualmente estamos ya preparando los directos con la banda, y para mí el mensaje sigue vigente y actual. De hecho, no es que lo diga yo, es que me lo dice mucha gente, que “El poder de Machín” podría haber salido hace una semana. Es actual, es vigente y no ha perdido la frescura. Yo, en concreto con ese álbum, estoy de acuerdo en que tiene algo de eterno, de popular. Y lo va a seguir teniendo. Gracias también a este nuevo álbum y a estas nuevas versiones. Mira, el otro día una periodista me contaba una anécdota: me decía que su padre tiene setenta años, cincuenta cuando salió “El poder de Machín”. Ese álbum se oía todo el día en su casa, su padre estaba enamorado de ese álbum. Y cuando le dijo que Amparanoia volvían a los escenarios con motivo del veinte aniversario, su padre lloró. Y esto es así. Han pasado veinte años, cada uno tenía la edad que tenía, hay niños que iban a los conciertos con sus padres, me resultará muy curioso ver esa variedad generacional cuando hagamos el primer concierto. Y creo que este año me va a dar muchas respuestas de lo que significó Amparanoia realmente.