Baricentro
Libros / Hernán Migoya

Baricentro

8 / 10
Joan S. Luna — 17-03-2020
Empresa — Reservoir Books

“Baricentro” es la nueva novela del escritor y guionista Hernán Migoya, autor de una larga lista de títulos.

A Migoya se le puede conocer por distintos motivos. Los lectores más holgazanes apenas sabrán de él por el sarao que se montó años atrás alrededor de uno de sus libros –algo que, prácticamente, provocó que el autor acabase estableciendo su cuartel general en otro país–; algunos conocerán su nombre por su amplia actividad del mundo del cómic, y quienes más cerca hayan estado de su carrera podrán referenciar infinidad de logros que le han convertido en uno de esos escritores y guionistas que, desde las barricadas de lo alternativo, se ha abierto camino paso a paso en el submundo cultural de nuestro país. Ahora bien, que utilice términos como “alternativo” o “submundo” no guarda absolutamente ninguna relación con que la obra de Migoya se mueva en el ámbito de lo underground o lo marginal. Quizás fuera así en sus inicios y quizás él se sintiera mejor en ese ambiente, pero no, ya no hay vuelta atrás.

Tras guionizar varios cómics de todo tipo (junto a dibujantes como Man, Rayco Pulido o Sergio Córdoba), Migoya tomó la sartén por el mango para ir dando saltos de calidad en cada uno de sus textos. Y así llegamos a su momento actual, un momento en el que conviven en las librerías el segundo de sus guiones para las adaptaciones de las historias de Carvalho junto a Bartolomé Seguí y la mejor de sus obras que he tenido la posibilidad de leer –que han sido varias–. Porque podríamos resumir todo lo que estoy escribiendo en estas líneas en una simple frase sin andarnos por las ramas: Hernán Migoya firma con “Baricentro” su mejor trabajo literario hasta la fecha. Y para conseguirlo le ha bastado –como si eso fuese tan sencillo– con sumergirse en las luces y las sombras de su propia vida, sin tenerle miedo a mostrar sus bajezas o sus defectos, sin esconder bajo la alfombra las miserias de sus años de infancia, pubertad y adolescencia. Haciéndolo, nos ayuda a entender un poco más el mundo en el que vivimos durante aquellos días quienes ahora tenemos una edad similar a la suya. Porque esas “derrotas de la juventud” que Migoya nos cuenta son la base de futuras victorias. Cada una de estas páginas nos ayuda a valorar lo que hemos vivido de chiquillos y como nuestras madres y padres nos ayudaron a su manera –con sus errores y sus aciertos, sus virtudes y sus defectos– a ser quienes hemos llegado a ser con el paso de los años. Y son más de doscientas cincuenta que se leen del tirón y un epílogo ante el que resulta imposible no emocionarse hasta la lágrima.

Aunque no sea con estas palabras, cuenta Migoya que “Baricentro” es un homenaje a su madre, a su padre, a su hermano, a sus raíces o a esa Barberà del Vallès que le vio crecer, y lo es, qué duda cabe, pero sobre todo es una mirada honesta –algunas veces hiriente, otras desternillante y algunas más tremendamente emotiva– a sus propios recuerdos. Migoya más que desnudarse ante nuestros ojos, lista una a una las claves a partir de las que descubriremos la materia de la que estamos hechos los seres humanos. Y encima consigue que riamos, nos indignemos y lloremos con él. Que no es poco.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.