MondoSonoro Discos

La presión puede ser jodida, y “Time & Space” es prueba de ello. Turnstile llevan años siendo uno de los grandes hypes del hardcore estadounidense, y se les tildó de renovadores y salvadores de un género cuando, realmente, lo que mejor hacían era unir diferentes estilos dentro del mismo sin sonar a pastiche, que ya es bastante. Este segundo disco se anunció prácticamente como el trabajo en el que alumbrarían el futuro del hardcore, y… nope. Turnstile siguen mirando hacia atrás. Y por suerte: es precisamente en los momentos en que intentan hacer su “The Shape of Punk to Come” particular cuando descarrilan. Aportaciones como la de Diplo e interludios como “Disco” son pura anécdota, con más valor en los créditos que en lo que suena, y las influencias que más asoman en el disco son las que miran hacia el rock noventero, el grunge o incluso Queens Of The Stone Age. Un lado alt-rock que ya había asomado antes y termina de explotar en “Time & Space”.

Pero eso sí, siguen siendo Turnstile, y eso significa que siguen teniendo groove. Mucho groove. El balance de agresividad y melodía está en su punto justo y cada vez que se meten al NYHC es gloria. Eso y que Brendan Yates está mejor que nunca como cantante, dinámico y personal, ayudado también por una producción muy pulida y con cierto punto añejo a cargo de Will Yip. El tratamiento de las segundas voces probablemente sea el factor determinante que aleje a los que buscan el sello “100% HxC” en este disco, y lo cierto es que funcionan a ratos: realzan temas como “Generator” pero también rompen la atmósfera en otros como “Big Smile” -que si no sería un trallazo absoluto- o “(Lost Another) Piece Of My World”. Ese es el principal problema de “Time & Space”: deja la sensación de que podrían haber desarrollado este mismo material en una dirección diferente y podrían haber parido El Disco de Turnstile.

Aún con todo no es un mal disco, para nada, y contiene temas como “Real Thing”, “Can’t Get Away”, “I Don’t Wanna Be Blind” (puro Bad Brains) o “High Pressure” que van directos a lo mejor de su discografía. Todos y cada uno de ellos, incluso los fallidos en su acabado final, están por encima de la media y tienen ideas interesantes. Pero no es un disco redondo ni el disco definitivo de Turnstile. Puede que, cuando el foco mediático encuentre la siguiente next big thing a la que prestar atención, encuentren el equilibrio que necesitan dentro del universo musical que son capaces de manejar.

MÁS SOBRE TURNSTILE

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies