The Hungry Saw
Discos / Tindersticks

The Hungry Saw

8 / 10
Redacción — 11-04-2008
Empresa — Beggars Banquet
Género — Pop
Fotógrafo — Archivo

Conviene decirlo desde el principio: “The Hungry Saw” es un disco a la altura de lo mejor de Tindersticks; es decir, de sus dos primeros discos. Han pasado quince años desde su debut y cinco tras el decepcionante “Waiting For The Moon”, que pareció situarles en un callejón sin salida, arrastrados por sus propios tópicos y víctimas de un cliché que seguía funcionando puntualmente, correcto en la forma pero previsible y sin emoción.

Dickon Hinchliffe, Al Macaulay y Mark Colwill dejaron la banda, que parecía abocada a la derrota. Todo lo contrario: Stuart A. Staples (voz), Neil Fraser (guitarra) y David Boulter (teclados y percusión) han dado con un trabajo que hace un tiempo resultaba inimaginable. No se guardan nada: aquí hay doce temas pletóricos, cada uno a su manera y todos haciendo lo suyo para redondear un conjunto sobresaliente. “Yesterday Tomorrows” y “All The Love” remiten al sonido más clásico del grupo, aquél que les hizo inconfundibles a mediados de los noventa para crear escuela, con la voz de Staples liderando su apuesta por dotar al rock de un alma que no se agota; los arreglos (precisas las cuerdas, en diálogo con el piano en “Come Feel The Sun”) aparecen en su sitio (con un suave toque pop muy setentero en “The Flicker Of A Little Girl”); y brillan los coros (en esta misma canción y sobre todo en “The Hungry Saw”). La introducción ya advertía de que estábamos ante algo grande, y los otros dos instrumentales enseñan también sus mejores cartas: “E-Type” es exultante, en un registro inédito, y “The Organist Entertains” se desliza en un ambiente cinematográfico, perfecto para ver la vida pasar en un clásico blanco y negro. Para el final queda la estudiada lentitud de “Mother Dear”, la melodía y los coros que rompen “Boobar Come Back To Me” y el estribillo que vuelve una y otra vez en “The Turns We Took”, mostrando a unos Tindersticks con una versatilidad que les permite alcanzar una victoria sin paliativos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.