MondoSonoro Discos

Habría que remontarse a “The Fragile” de NIN o al “Lateralus” de Tool para recordar un disco tan esperado por la parroquia roquera universal. Un álbum que nace ganador de antemano y que difícilmente tendrá tantos detractores como los nombrados anteriormente.

Sin embargo y atinando un poco, estas canciones para sordos no superan en conjunto a su segundo trabajo, el excelente “Rated R” (del que tan deudor se sabe), aunque existan importantes detalles, como la mayor participación de Mark Lanegan y (sobre todo) de Dave Grohl, que le confieren un valor añadido mayor que el anterior. Un tercer trabajo, el de los ex Kyuss, que no deja de ser un discazo (de lo mejor del año) que aúna como pocos la tradición de grupos clásicos como Blue Cheer, Mountain, Hendrix o Grand Funk Railroad con ese turmix core-psicótico alternativo tan bien engalanado por la maestría a las seis cuerdas de un Josh Homme que reluce más que el sol y por la contundente batería de un Dave Grohl que, cual emulo de Bonham, se lo ha pasado en grande (escuchen atentamente la batería en “No One Knows”) aporreando bombos y timbales. Sin embargo sería injusto olvidarnos de mencionar la labor del loco Nick Oliveri, cuya presencia se nos antoja más que suficiente para tintar los temas con una personalidad que lo encumbra sobre productos mucho más obvios como los de Fu-Manchu, Unida, Sheavy o Nebula. Son la gran esperanza rock y disco a disco engrandecen su leyenda. De eso no hay ya ninguna duda.

MÁS SOBRE QUEENS OF THE STONE AGE
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies