MondoSonoro Discos

El título del cuarto disco de Joe Crepúsculo es ya lo suficientemente explícito para darnos a entender que han sucedido unas cuantas cosas. Aunque la principal de todas ellas sea que el artista barcelonés abre una nueva y esperanzadora etapa en la que espera que las buenas críticas cosechadas a cada nuevo paso que daba, se vean también recompensadas con un reconocimiento a nivel de popularidad y un mayor número de seguidores en sus conciertos. Un hecho que hasta la fecha se le resistía posiblemente por la nula o pésima estrategia a la hora de establecer los pasos que debe seguir la carrera de cualquier artista que aspire a vivir de esto. Por eso el cambio de compañía discográfica abre unas nuevas expectativas que espero, reconduzcan su carrera hacía algo un poco más lógico, y sepan explotar como merece el potencial de este artista atípico.

De hecho Canada, su nuevo sello, es más conocido por ser la productora de vídeos barcelonesa responsable de trabajos de mérito como los realizados para el propio Crepus o artistas como Triángulo de Amor Bizarro, El Guincho, Klaus & Kinski o incluso Scissor Sisters. Lo cual en cierta medida implica una forma mucho más seria y profesional de relanzar su carrera. Para ello el primer paso a seguir consiste precisamente en editar este atípico disco, en el que se realiza una relectura de temas ya grabados con anterioridad en sus dos primeros discos, más cuatro temas inéditos. Unas canciones en las que Joe Crepúsculo demuestra ir un paso más allá a su ya clásico sonido de casiotone ochentero descacharrado, para dar rienda suelta a los sonidos latinos en los que parece haberse sumergido durante los últimos meses. Un nuevo ritmo que contagia sus atípicas letras de estribillos pegadizos con el color de la cumbia ( “Tus cosas buenas”), la bossa (“El día de las medusas”), la presencia de vientos y acordeón en temas como “Atardecer” o el aire festivo verbenero de “El fuego de la noche”. Una apertura a otras sonoridades de allende lo mares, que se suma a su forma de encarar la canción ligera hispana, y que debería aprovechar con celeridad.

Debería regalarnos muy pronto nuevas canciones que calmen nuestra ansia de una forma que, estas relecturas y los cuatro inéditos, no logran del todo. Por cierto no puedo acabar esta crítica sin hacer mención del excelente trabajo de diseño de la portada por parte de un clásico como Montxo Algora, ilustrador responsable de portadas para Aviador Dro o La Mode y que da un plus a la adquisición de este trabajo sobre todo en su formato vinilo.

MÁS SOBRE JOE CREPÚSCULO
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies