Kasabian
Discos / Kasabian

Kasabian

4 / 10
Joan S. Luna — 06-04-2005
Empresa — BMG
Género — Rock
Fotógrafo — Archivo

Kasabian están funcionando muy bien en su país de origen (su disco se publicó allí originalmente hace más de seis meses), lo cual es comprensible. Estos cuatro melenudos procedentes de las Islas Británicas han tenido la desfachatez y, al mismo tiempo, la ocurrencia de reciclar el sonido de todas aquellas bandas que han obtenido repercusión en el Reino Unido durante los últimos quince años y de producir su propio disco no vaya a ser que un productor descerebrado les convierta en unos The Music cualquiera. Kasabian prefieren la efectividad a la personalidad y la exaltación hooligan a la languidez, de ahí que busquen convertirse en los nuevos Primal Scream antes de que los de Bobby Gillespie hayan ofrecido su cadaver a los depredadores.

Y casi consiguen hacérnoslo creer con un debut discográfico que alcanzaría mejores cotas de no ser tan desequilibrado e impostado. Porque seamos claros, Kasabian son con toda seguridad el nuevo grupo británico con más canciones para la pista de los últimos meses, pero también uno de los menos personales: Madchester, The Charlatans, The Stone Roses, Primal Scream, el techno rock, Kula Shaker o Happy Mondays, todo tiene su lugar en “Kasabian”. Abren su disco a cañonazos con la arrolladora “Club Foot” sólo que uno cree estar enfrentándose a Primal Scream, a continuación transmutan en The Stone Roses y modernizan su sonido en la efectiva “Processed Beats”, le birlan algunas melodías a Brian Molko y las convierten en la estrofa de “Running Battle”, pillan algunas partes vocales de Franz Ferdinand y las meten en “Reason Is Treason” casi sin darse cuenta.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.