Brigadistak Sound System (reedición 20 aniversario)
Discos / Fermin Muguruza

Brigadistak Sound System (reedición 20 aniversario)

9 / 10
Urko Ansa — 04-03-2020
Empresa — Elkar
Género — Mestizaje

Damos un salto importante en el tiempo, nada menos que de 15 años (con respecto al debut de  Hertzainak -puedes leer la reseña de la reedición por su 35 aniversario aquí-), para engancharnos al debut de Fermin Muguruza. En cierto modo este trabajo es heredero de aquél, aun cuando las diferencias resulten evidentes y los medios mucho mejores en 1999. En “Brigadistak Sound System” (Esan Ozenki, junio de 1999) Fermín dió rienda suelta a toda una amalgama de influencias que venía atesorando durante toda su carrera. Muguruza venía de publicar el año anterior un recopilatorio con temas de las bandas en las que estuvo y dos años antes el salvaje disco con el grupo Dut (bajo el nombre de Fermin Muguruza eta Dut) llamado “Ireki ateak” (Esan Ozenki, 1997) donde, sin embargo, hubo algún resquicio que dejaba entrever el rumbo que seguiría el protagonista de nuestra crítica.

El debut en solitario biraría sin embargo muy especialmente hacia el Dub, el Ska, el reggae y el concepto de Brigadista musical que le acompaña hasta la actualidad, con múltiples grabaciones en Roma, Caracas, Los ángeles, Biarritz, Barcelona o Azkarate. Un proceso de grabación tan disperso en espacio, tiempo y personal corría el peligro de resultar cuando menos disgregado, pero (he ahí su gran logro) suena como una unidad especialmente coherente; algo realmente meritorio.

Tirando de agenda y de la inmensa red de contactos atesorada desde los tiempos de Kortatu, contruyó un auténtico trabajo colectivo con las colaboraciones de músicos y grupos como Desorden Público, Manu Chao, Radici Nel Cemento, Fernando de El Corazón del Sapo y más tarde en Kuraia o Estricalla, Afrika, Mikel Abrego de Negu Gorriak y Bap!, el propio Iñigo Muguruza, Kaki Arkarazo, o una serie de grupos bien conocidos en el planeta vasco gracias al subsello de Esan Ozenki, Gora Herriak: Hechos Contra el Decoro, Todos Tus Muertos, Tijuana No o Atzlan Underground.

Un disco colorido, redondo en cuanto a sonido y composición, y de una frescura y un ritmo especialmente remarcables. “Urrun”, con el que se abre el tarro de las esencias, es una respuesta en forma de canción a un locutor de radio español que le espetó a Fermin, al hablar éste de Palestina, “si aquello no quedaba un poco lejos”, a lo cual Fermin replica con este tema, citando numerosos ejemplos de injusticias que se cometen a lo largo de todo el globo, que “todo queda lejos tras la puerta de mi casa”. “Urrun” es, además de un tema capital en su obra, un claro indicativo de lo que nos espera en este generoso trabajo de 14 cortes y más de una hora de duración: un abanico de ritmos y sonidos claramente internacionalista, con especial hincapié en la escena jamaicana reforzada por los Clash.

El gancho de composiciones como “Hitza har dezagun” y “Newroz” (sobre el día nacional del Kurdistán) queda fuera de toda duda. Poseedoras de ritmos y estribillos con vocación de hits, no dejan de ser una llamada a la subversión y a la fiesta reivindicativa. “Puzka” es un tema bailable, con programaciones de Xabi Pery (ex-Itoiz) y videoclip más que atractivo. Cabe destacar que no hay ni un tema de relleno en todo el disco. Disfrutable 100 %, de principio a fin.

Inaugurando el segundo vinilo, impresiona la profundidad y el ritmo cortante de la base rítmica de “Brigadistak”, a cargo de P18, grupo franco-cubano de música electrónica latina formado por el teclista y ex-miembro de Mano Negra Tom Darnal. Cubanos son también Los Van Van, quienes llevan ya 50 años de carrera y 30 cuando grabaron “Oasiko erregina” para el presente disco, dándole ese toque orquestal a ritmo de salsa que a buen seguro estaba buscando Fermín. El otro grupo que participó en este tema fue Danny Lozada y La Timba Cubana, quienes le dieron el toque ídem, y sobresale también la voz de Amparo Sánchez (Amparanoia).

“54-46” comienza con ritmo pausado de reggae que se va acelerando hasta explotar en un rabioso despliegue a cargo de Todos Tus Muertos. Otro auténtico bombazo con estribillo irresistible. Tampoco faltan miembros de Banda Bassotti (Sandokan y Stefano) en la sección de viento en “Ari du hotza”, con otro gran trabajo del ecléctico Mikel Abrego, quien también hace lo propio en este mismo LP con “Newroz” y “Harria”. “Nazio ibiltaria naiz” levanta hasta a los muertos, con el avasallador despliegue de los angelinos Atzlan Underground, sus fraseos rapeados y una base rítmica a cargo de Rudy Ramírez, Chenek y Joe que se erige en auténtica protagonista. La despedida corre a cargo del Dub de “Urrun”, de los que crea afición, a cargo nada menos que del legendario Mad Professor, mago y artífice de tantas obras maestras en forma de remezclas y grabaciones.

Desde luego, si hemos de comentar el diseño y la doble carpeta de este vinilo, solo podemos decir que se nos cae la baba nada más abrirlo. Empezando por la portada, comandada por el dibujo del propio Fermin y una serie personajes flanqueados por torres de inmensos altavoces en la mejor tradición sound system. Desplegamos la carpeta y podemos observar lo que parecen bocetos en blanco y negro de la misma portada, por un lado, y carteles y fotos de la gira subsiguiente, por otro. Por si todo esto no os ha puesto los dientes largos, el libreto interior trae todas las letras en cuatro idiomas (euskara, castellano, francés e inglés), acompañados por abundantes fotos e ilustraciones de un colorido abrumador. Como ya se ha explicado, cada tema tiene su propia nómina de músicos, estudios, productores, ingenieros y mezclas, todas ellas profusamente documentadas al lado de las letras de cada tema.

Si habéis entrado de lleno en el sonido de Fermín en solitario, y aún reconociendo que este debut es su mejor trabajo, podéis seguir disfrutando con el resto de su discografía, especialmente los dos siguientes (“FM 99.00 Dub Manifest” -2000- e “In-Komunikazioa” – 2002- más el apabullante directo grabado en la sala Apolo de Barcelona en 2004). Sin embargo, una vez degustado el debut, el siguiente paso recomendado para quien haya quedado prendado del festival de programaciones y bases rítmicas de tan intenso bagaje, debería ser la escucha de “Erremixak”, con remezclas de siete de los temas del seminal álbum a cargo de Kaki Arkarazo, Gelson Briceño, Christophe Roble, Jerónimo Labrada y Eric Milanés. Quien crea que este tipo de remixes carecen de interés (entre los que se incluía un servidor), solo debería de darles una oportunidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.