Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit
Discos / Courtney Barnett

Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit

7 / 10
Raúl Julián — hace 5 años
Empresa — Marathon Artists / Pias
Género — Pop

Aunque los siete años que han pasado desde la publicación de su primer y hasta hace unas semanas único álbum puedan apuntar lo contrario, Rob Lee (el tipo tras el alias de Wax Stag) no ha parado de tocar y trabajar en la música en este tiempo. Lee es uno de los mercenarios mejor considerados en el pop británico en la actualidad, lo que se traduce en giras constantes como instrumentista para Clark, Friendly Fires o White Lies. Tres nombres con propuestas bien diferentes a los que une, eso sí, el gusto por las melodías con embalaje electrónico y que de alguna forma dan medida del territorio por el que se maneja como pez en el agua en su proyecto personal.

Wax Stag retoma aquel homónimo disco de debut más o menos en el mismo punto en el que lo había abandonado, si bien en “II” llama poderosamente la atención un frenazo de BPMs que potencia esa sensación de encontrarnos frente a la banda sonora imaginaria de un universo en 8 bits. A medio camino de la amable electrónica hipnagógica de los también británicos Isan y del electro gafapasta de sus admirados Drexciya, la propuesta de Wax Stag, sintética, extrañamente retro, juguetona y evasiva, tiene igualmente bastantes puntos en común con los Hot Chip nerds -y la quedona “Valley of Ice” con su infalible riff es buen ejemplo de ello-, más de lo que la apuesta por el formato instrumental puede dar a entender en un principio. “II” es, en definitiva, la respuesta a aquella pregunta que Philip K. Dick se hacía desde el título de uno de sus relatos: “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. Sí, y Wax Stag se encarga de poner la sintonía.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.