MondoSonoro Discos

carolina durante portada

La diferencia entre el lanzallamas y el fuego hecho con ramitas no es tanta: de ambas maneras te quemas, pero el primero, aunque más abrasador e impactante, se apaga rápido; y el segundo se va quedando, y es difícil mirar hacia su rincón sin ver su llama. El reto de Carolina Durante con su homónimo debut era demostrar que su fuego amigo tiene más vocación de la segunda que de la primera opción; y que no solo no son una moda pasajera, sino que son (o que pueden llegar a ser), más que unos buenos hacedores de hits y canciones infalibles, ese grupo destinado a liderar una generación en el circuito alternativo, y el mejor as en la manga del rock urgente contra la expansión tanto de la música urbana como de la solemnidad épica del indie mainstream.

Manteniendo las marcas de agua de su sonido (siguen fieles a Bernardo Calvo como productor), influenciado por el Madrid del pop-punk de finales de los ochenta y principios de los noventa (Los Nikis, Hombres G, The Refrescos, Los Vegetales…), el grupo asume dos retos centrales con este disco: delegar las mezclas a un superserie del rock oscuro como el británico Martin Glover “Youth” (productor de James, The Charlatans o The Cult y bajista de Killing Joke); y pasar olímpicamente de sus hits anteriores, obligándose a articular un repertorio de diez nuevas canciones que demuestran su altísimo nivel productivo y su infalibilidad para seguir pariendo canciones tan frescas y contemporáneas como absolutamente adictivas.

Tanto cuando se autoanalizan (“Joder, no sé” o “Las canciones de Juanita”) como cuando avivan la llama del morbo romántico (“El año”) sacan matrícula; pero también aprueban con nota cuando hacen un nuevo retrato generacional, beef incluido a Mikel Izal (“Nuevas formas de hacer el ridículo”); cuando firman cortes de una velocidad y una urgencia punk con letras dignas de Parálisis Permanente (“KLK” o “Cementerio (El último parque)” huelen a pogo desde ya); o cuando tiran millas hacia la canción melódica acelerada (“Falta sentimiento” o “El perro de tu señorío”).

Más allá de la vara de medir que define a los discos como buenos o malos, Carolina Durante han hecho un disco importante. De esos fuegos que mantienen el calor a raya. De esos discos que abren camino.

MÁS SOBRE CAROLINA DURANTE
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies