Santa Rosa
Discos / Cápsula

Santa Rosa

8 / 10
Josetxo Rio Rojo — hace 4 años
Empresa — Gaztelupeko Hotsak
Género — Rock

Hay grupos que son capaces de dar lustre a toda una escena, ya sea ésta geográfica, musical, personal, sentimental… Y lo hacen a base de canciones, elementos balísticos capaces de dar en el blanco para que nada vuelva a ser lo mismo. Y ráfaga tras ráfaga, disco tras disco en este caso, consiguen seguir subiendo peldaños en las dianas alcanzadas. Algo de todo eso hay en la presencia de Capsula en la escena bilbaína y estatal, en la del rock con la esencia eléctrica que cambió tantas cosas a lo largo de su historia.

Y es que Martín Guevara, Coni Duchess y Guantxe, no contentos con haberse convertido en uno de nuestros grupos más internacionales, llegando a recorrer medio mundo y a actuar en los Estados Unidos como si fuera un barrio más de su ciudad natal o de la de acogida, o habiendo calibrado el significado de haber colaborado con un nombre como Toni Visconti, sin perder por ello la humildad de banda de la casa, vuelven a la autoproducción y autograbación para entregar no una obra menor, como tal vez alguno pudiera temer, sino uno de sus trabajos más directos, certeros y concluyentes hasta el momento.

Definitivamente, el directo “Dead or Alive” no fue tanto un punto y aparte, sino una toma de impulso para seguir una carrera acaso menos hard pero más directa. Porque la sorpresa y admiración por el trío viene más bien del absoluto dominio que demuestran por todos los palos que hacen del underground el campo donde esparcir su enérgica fiereza. Siempre con esos aires a rijoso glam, se vuelcan en bofetadas de garage como la espléndida “Moving Mutant”, after-punk de hechura siniestra en “Candle Candle”, psychobilly cavernoso en “No contestás”, surf reverberante en “Dali’s Face” o demostraciones de rock’n’roll canalla, callejero y arrastrado como en la impresionante “Past Lives”, camino nuevo que amplía los límites, en caso de existir éstos. Y encima se atreven a honrar la memoria del punk vasco en el bonus track con su versión del “Ikusi eta Ikasi” de Delirium Tremens.

Sus directos, marcados por una energía que comienza a ser legendaria y que demuestra que la potencia de un trío, cuando es desbocada, es imparable, no paran de crecer, y bien que se prodigan para que nadie pierda la estela. Pero sus discos comienzan a conformar todo un repositorio de lo mejor que ha dado, y da actualmente, el rock’n’roll del subsuelo. Pero con la vista puesta y la diana bien preparada en todo lo alto del pedestal.

Un comentario

    Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.