Hopelessness
Discos / Anohni

Hopelessness

9 / 10
Luis J. Menéndez — 28-04-2016
Empresa — Rough Trade/Popstock!
Género — Pop

“Hopelessness” es, en esencia, el primer disco en solitario de quien hasta ahora habíamos conocimos como Antony Hegarty. Que el giro artístico coincida con su transformación en mujer no es más que una pirueta del destino que además supone para Anohni (“el nombre que he estado utilizando en mi vida privada desde hace años”) cierto desgaste: una reciente entrevista para el Canal+ francés que se centró en su condición sexual provocó el disgusto del artista y la fulminante cancelación de los siguientes compromisos promocionales.

Es comprensible. El sexto disco de Anohni, primero sin The Johnsons y retorno al primer plano tras seis años de silencio, habla alto y claro de temas importantes y musicalmente supone su mayor reto desde que hiciera su puesta de largo con el cambio de siglo. Para ello ha recurrido a dos fenómenos de la electrónica contemporánea como son Hudson Mohawke y Oneohtrix Point Never, responsables de la producción de “Hopelessness” conjuntamente con la británica. Pero estas once canciones pertenecen a Anohni y lo que en esencia aportan sus dos compañeros de viaje es una riqueza cromática con maneras, eso sí, inconfundibles. La emocionante épica sintética de Hudson Mohawke se hace notar en el arranque y recta final del disco, en los mejores temas: apertura demoledora con “Drone Bomb Me”, “4 Degrees” y “Watch Me”; punto y final con un “Crisis” que huele a single y la delicada “Marrow”. Se intuye por su parte la aportación de Daniel Lopatin en la abstracción y texturas de los ejercicios más experimentales del disco: “Violent Men” o ese ajuste de cuentas con el actual presidente de EEUU que es “Obama”, con Anohni unas octavas por debajo de su registro habitual. En cualquier caso sorprende la advertencia de la artista a sus fans de siempre, calificando el disco de ruptura total con su obra anterior. No puedo estar de acuerdo. Más allá de la evidencia -los instrumentos tradicionales dejan paso a una producción netamente electrónica- los elementos que asociamos a su música siguen tanto o más presentes que en trabajos anteriores: el lirismo, la fragilidad y también el coraje que transmiten sus canciones.

De hecho Anohni ha decidido bautizar a su disco “desesperación”, pero bien habría podido parafrasear a Ballard titulándolo “Exhibición de atrocidades”. En esencia eso es esta colección de cantos angustiados por la cada vez más rápida destrucción del planeta (“Son sólo 4 grados / quiero ver a este mundo hervir / a los perros llorar por agua / y los peces panza arriba en el mar”) y explícitos reproches a la Administración Obama (“La ejecución es el sueño americano” canta en “Execution” en referencia a la pena de muerte decretada desde el Despacho Oval para Osama Bin Laden). Aunque entre tanta “desesperación” también hay espacio para la intimidad (“I Don’t Love You Anymore”) y una canción que tanto podría estar dedicada a su padre como al “papá estado”, “Watch Me”, de punzante ambigüedad (“Papá, sé que me quieres porque siempre me estás mirando / me miras en la habitación del hotel / miras mientras consumo pornografía / Papa, me proteges de la vida y del terrorismo”).

Es curioso que tras coquetear en los últimos tiempos con la música culta -un disco sinfónico en directo, colaboraciones con Franco Battiato o su papel estelar en “The Life And Death Of Marina Abramovic”, obra con la que pasó por el Teatro Real- Anohni se descuelgue con su trabajo más “moderno”, y posiblemente también el más cercano al pop de cuantos ha publicado hasta la fecha. Es una gran noticia por lo que supone de paso al frente, de movimiento en dirección contraria de lo acomodaticio. Pero, por encima de todo, es una gran noticia porque “Hopelessness” es un disco sobresaliente. A medio camino de lo bienintencionado y lo desgarrador en el fondo y absolutamente brillante en la manera en que se afrontan las formas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.