Veneno del bueno
Conciertos / Kiko Veneno

Veneno del bueno

8 / 10
David Pérez Marín — hace 3 meses
Sala — La Trinchera
Fotógrafo — David Pérez Marín

Hay noches que son un regalo y el Centro Cultural María Victoria Atienza nos obsequia hoy con una de esas veladas que dejan huella y se saborean en el tiempo.
Kiko Veneno, una de las voces más libres, genuinas y vitalistas de la música popular española, con disco nuevo bajo el brazo tras seis años de espera, sale a escena acompañado sólo de su guitarra, para ofrecernos al desnudo lo mejor de su cancionero y algunos de los temas más destacados de su flamante Sombrero roto (19). Un parpadeo tarda en agitar ese mágico abanico de cristal con Los delincuentes, del icónico y rompedor Veneno (77) que firmó junto a los hermanos Amador, haciendo que aparezcan rayos sombre su cabeza plateada y ya no deje de relampaguear la alegría, la cotidianeidad y el cariño hasta que finalice el show.
Sabiduría y arte por los cuatro costaos. Del Lobo López, a esos Superhéroes de Barrio tan necesarios para aplacar la nueva ola de villanos con máscaras de políticos, pasando por un Memphis Blues que arranca un zapateo a Dylan allí donde esté.
Hacía tiempo que no sonaba una guitarra tan auténtica en cada rasgueo, fusionando flamenco, blues y rock con la naturalidad de los más grandes, desgranando un cancionero que tiene vida propia y que se filtra una y otra vez en el inconsciente sentimental colectivo, como la lluvia en la tierra.
Nos metemos en la piel de Andrea y Eloy y lo acompañamos en los coros de esa triste historia de amor que nunca será, fruto de la incomunicación de nuestros días y de ese deambular de Vidas paralelas que solo se rozan en pantallas táctiles o centros comerciales. Salimos corriendo y recuperamos el calor humano en La casa cuartel, cantada a pecho descubierto, en la que “nos cogemos de la mano y nos vamos muy lejos”, para terminar “en un cuartito los dos” y compartir “Veneno” del bueno.
La tormenta acústica de hits no cesa y no podemos parar de frotarnos las orejas y los ojos. Del Dice la gente en el que morimos y vivimos muchas veces, a la esperada Echo de menos que rompe todo muro de metacrilato o una imborrable Mercedes blanco, que comienza a capella y nos inyecta “cachitos de hierro y cromo” en vena.
Mención especial para una deseada Pueblo guapeao que le piden varias veces desde del público y que borda a fuego lento, seguida de una muy flamenca Viento de poniente, en la que desborda pellizco y duende a las seis cuerdas y en cada fraseo.
Se despide haciéndonos “flotar como veleros y abriendo semillas en el corazón del tiempo”, con una Leyenda inmortal que cumple 40 años y en la que terminamos por acompañarlo en cada verso. Y cuando parece que la noche no puede vaciarse más, reaparece con el cuarteto de cuerda de la orquesta de Málaga y batimos las alas al son de Chamariz y una Obvio que acelera el pulso, hace que se encuentren manos en la oscuridad y se fundan para siempre.
Fin de fiesta con un Volando voy que nos vuelve a reencontrar con Camarón y un Kiko de leyenda, improvisación del cuarteto y el maestro incluida, levantándonos de las butacas a cada nota. No, no hay antídoto posible para tanto arte, ¡que siga corriendo el Veneno!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.