Pocas veces se consiguen ver imágenes como las que nos ofreció un Razzmatazz lleno hasta la saciedad de imberbes modernos, niñas monas e indies en general, a las dos de la mañana. Las ganas de ver en directo a Two Door Cinema Club se palpaban en el aire; congas varias, empujones etílicos y la excitación sudorosa de muchos. Todos tenían ganas de fiesta y cuando la banda irlandesa apareció puntual, sin más preámbulos y atacando con “Cigarettes In The Theatre” ya se veía que la noche daría para mucho. Cómo si estos recién llegados se lo preguntaran a ellos mismos, suena “Do You Want It All?”, estribillos coreados al unísono y manos al aire, para seguir con el tema Phoenix-esco, “Something Good Can Work”. “Tourist History” es un disco lleno de hits, sí: el sueño hecho realidad de cualquier aficionado a la adrenalina de la pista de baile. Pero incluso en esos temas menos populares como “Eat That Up…” o la nueva canción,“Punching”, el grupo demuestra madurez sobre el escenario y ser capaces de desprender una energía de la que muchos se empaparon, en el que es uno de los mejores directos del año. Alex Trimble y compañía repitieron varias veces lo alucinados que estaban con la vibración del público y vistas las ganas de bailar, ofrecieron un final de fiesta a lo grande, con “I Can Talk” mientras del techo caía confeti plateado que se pegaba a traición a las húmedas pieles.