Sufjan Stevens
Conciertos / Sufjan Stevens

Sufjan Stevens

9 / 10
Xavi Sánchez Pons — 08-11-2006
Fotógrafo — Inma Varandela

Magia. Esa es la palabra de define la única parada española del tour europeo de Sufjan Stevens. Magia en las canciones, magia en la voces, magia en la puesta en escena y magia en una sala (un teatro con una acústica impecable) que hacía aún más grande la experiencia. Sufjan Stevens se plantó en Barcelona acompañado de nueve músicos (cinco destinados a la sección de vientos), y todos ellos aparecieron en el escenario disfrazados de boy scouts con antifaces y alas de juguete. Todo estaba listo para el inicio de un concierto dedicado a todo lo relacionado con “la experiencia de volar”, según palabras del propio Stevens. El peso de la actuación recayó en la penúltima entrega del norteamericano, “Illinoise”, esa maravilla que fusiona en folk de toda la vida con el musical de Broadway. De él brillaron con especial intensidad y con todos los matices imaginables “Casimir Pulaski Day” (que cerró una velada en la que muchos acabamos con lágrimas en los ojos), “The Man Of Metropolis Steals Our Hearts” (en el momento de interpretarla Stevens lanzó al público una serie de supermanes hinchables que presidían en el escenario), “The Predatory Wasp Of The Palisades Is Out To Get Us!” y una coreada “Chicago”. También tuvo tiempo de mirar atrás, a los tiempos del “Seven Swans” (disco que vino a presentar a Barcelona hace un par años en un concierto en el Razz 3 donde sólo logró convocar a veinte personas. Stevens tuvo tiempo para bromear sobre eso) con las bellísimas “He Woke Me Up Again” y “The Transfiguration”. Y ofreció dos rarezas: una canción nueva, “The Majesty Snowbird”, dedicada a una ave invernal, y un villancico, “That The Worst Christmas Ever”, incluido en su caja de navidad “Songs For Christmas”, en la que, literalmente, llovieron papanoeles del cielo. Entre todas estas canciones memorables Stevens hizo gala de ser un gran entertainer al explicar diversas anécdotas sobre su infancia en Michigan, otro elemento a sumar a esta especie de “espectáculo total” (también hubo proyecciones) que triunfó en Barcelona de forma absoluta.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.