Bailar sentados
Conciertos / Mugacu Fest

Bailar sentados

8 / 10
Diego M. Continente — 02-07-2021
Fecha — 26 junio, 2021
Sala — Ruinas de la Iglesia de San Pedro, Viana
Fotógrafo — Pol De La Calle Bernetxea

La jornada comienza con un “sold-out” colgado días antes del día del festival. Esta jornada del MUGACU ha sido una adaptación perfecta para la situación que vivimos. De dicha reinterpretación nace SUENA MUGACU. Una jornada pensada para un público reducido y sentado que transcurrió cómodamente, tanto para el público como para la entregada organización.

La jornada comienza en las sugerentes ruinas de San Pedro, uno de los componentes estrella de este festival. Sobre las 12:30 del mediodía las mesas empiezan a llenarse para esa “sesión vermú” tan esperada. Con el sol cayéndose a pedazos, la sensación de festival de verano es total, con la única rareza indispensable de la mascarilla. Las ganas de música en directo se notaban entre los asistentes, que en un alzado de manos, hacían una señal y sus mesas se llenaban de cubos de cerveza sumergida en hielo. Todo un acierto para que respetásemos las normas sanitarias y todo funcionara como lo hizo. Perfecto.

Con las 13:00 pasadas salen al escenario Veintiuno. Como decía, había ganas de música en directo y el pop alegre y coreable de la banda hizo, desde la primera canción, que las sonrisas y los brazos en alto florecieran. El concierto tuvo de todo. Empezó de una manera eléctrica, con temas que transmitían una sensación de “me levanto y me pongo a bailar”, en los que Diego (vocalista) incitaba al cante a los asistentes y fue subiendo en intensidad cuando se colgó la guitarra eléctrica. Toda esta primera parte nos lleva a la parte centra del concierto. Diego se sienta al piano y nos regala canciones íntimas en las que con sus presentaciones nos descubre que hay temas que no van a volver a tocar en directo y que para ellos era un momento especial. De esa parte íntima el crechendo hasta el final es considerable. La banda sonó como debía. Con peso, definición y mucha melodía. Como son ellos.

A la hora de comer, el festival también colgó ese cartel tan ansiado de “sold-out” con esa propuesta gastronómica que acompañó a esta edición. Unas catas maridajes ofertadas por varios de los establecimientos gastronómicos de Viana. Otro aporte que junto a la tercera edición del Pinta MUGACU con los artistas Javier Jubera, Andrés Tena, Naiara Arrieta y Jon Caro, hicieron que el ambiente que se respiraba en la villa nos recordara mucho a antiguas ediciones.

En la jornada de la tarde Luis Brea sale a escena con su guitarra acústica. Lo que, a primera vista, iba a parecer un concierto de canciones íntimas y acústicas, se tornó en un bolo con actitud, y bien ejecutado. Acompañado por la hora mágica, el ocaso, cerró el concierto dejando un gran sabor de boca y con la única pega de haber visto esa actitud acompañado por su banda. Una grata sorpresa sobre el escenario. Y que consigue dejar al público deseoso de más música en directo.

¿Qué decir de Triángulo de Amor Bizarro que no se haya dicho? El grupo gallego sale a escena con la noche cerrada. Desde el primer acorde el público estaba metido en el concierto. Un repertorio fiel a sus directos y bien elegido para esta situación. Estábamos sentados, y joder! Estamos viendo a triángulo! Su característico muro sónico, donde no hay espacio para frecuencias mudas, hacen vibrar el cuerpo con la presión de su sonido. La mezcla de temas con sintes, con guitarras, o la mezcla de ambos, hicieron un pase divertido y sin perdida de atención. La banda demostró estar en forma y sus “hits” vigentes. El público, siempre respetuoso, no pudo sujetarse con Fukushima y fueron unos cuantos los que se echaron a bailar (yo también lo hubiese hecho). Un fin de concierto que cierra esta edición de MUGACU con una sensación de victoria. El público vuelve a ganar. La seguridad y las normas bien pensadas no nos impiden disfrutar de la música en directo. La gente vuelve a ganar. La música vuelve a ganar.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.