Sosegada plenitud
Conciertos / Sara Zozaya

Sosegada plenitud

7 / 10
Urko Ansa — 16-09-2021
Fecha — 11 septiembre, 2021
Sala — Uhagon Kulturgunea
Fotógrafo — Urko Ansa

Era nuestra tercera vez en un año con la joven artista donostiarra Sara Zozaya. Incluso en este corto período de tiempo hemos apreciado una cierta evolución en su desarrollo musical, la cual quizás apunte a una cierta apertura en su reservada expresión artística. Así, de un intimismo casi hermético podríamos estar evolucionando en dirección a una soltura más marcada y desarrollada.

Su propuesta sigue siendo misteriosa, por momentos recóndita y honda, mas eso no debería hacernos olvidar aquellos momentos puntuales pero álgidos que apuntan a una mayor exhibición vocal (porque capacidad vocal no le falta, precisamente), demostrada y exhibida por completo en una canción con el título provisional de “Aingurak”. Tampoco debemos obviar que el misterio y esas atmósferas tan marcadamente íntimas conforman uno de los mayores atractivos de su repertorio.

Una maravillosa intro nos mete de lleno en su mundo. Sara al teclado es una figura concentrada, implicada en su atmósfera y cada vez más segura. “Worms”, simple en su concepción pero con atractivos pequeños arreglos, toma distancia en cuanto a que está cantada en inglés, si bien sirve de perfecto resumen de su -por ahora- corta carrera. Sara abandona el teclado para agarrar la guitarra en las siguientes cuatro piezas; “Benetan” supone un salto adelante en lo que se refiere a gestionar la tensión, tensar la cuerda y arrojar un crescendo que explosiona con una Sara pletórica. Esta canción, perteneciente a su E.P. de 2020 “(I)” cuenta en la grabación con la extraordinaria colaboración de Benito Lertxundi, quien recita unos versos cuasi místicos y nos hace flotar cinco centímetros por encima del suelo.

Podríamos resumir el concierto en un muestrario del repertorio de Sara, de su evolución y del -a tenor de lo observado- prometedor futuro que atisba. “Alien”, cantada en castellano, puede ser tan hipnótica como su propio videoclip, el cual ciertamente la magnifica en buena medida. Cabe observar el trabajo de Antton Goikoetxea a la guitarra, siempre atento a todo lo que se cuece en el escenario y transmitiendo seguridad al equipo. El batería Asier Rentería cumple varias funciones, ya que notamos que maneja algún tipo de aparato que dota a las canciones de mayor envergadura sonora. Ambos se explayarán a gusto cuando llegue su momento.

“Lili” arranca con un ritmo seguro, no tarda en aportar atmósferas penetrantes en forma de pequeños efectos de voz aquí y allá, y nos sorprende con el grito final, aunque si escuchamos el single, descubriremos que en la otra versión del tema (“Lili reimagined”) se incluye, efectivamente, el exultante epílogo mencionado. De manera que podremos concluir que esta noche interpretó la otra versión. “Rosa”, el último tema que ha grabado hasta ahora, se beneficia de un tratamiento más convencional, de un ritmo constante de batería, si bien la lenta pronunciación por sí misma la convierte en especial. Llegamos así a una larga explosión instrumental, aunándose en un gran éxtasis la batería de Asier (que ya venía calentando desde “Lili”) y la robusta guitarra de Antton junto con la de Sara. Esta vez sí, el volumen es brutal y no dudamos de que ha pillado desprevenido a más de uno.

Siguen incluyendo una versión del grupo japonés de post-rock TOE, el cual (según nos cuenta Sara) sirvió para unir a la cantante con Antton. Sara, que ya se ha vuelto a apoderar del teclado, se mantiene en la ola para interpretar “Bat”, con aquel intenso y persistente golpeo de teclado tan característico suyo. Quizás lo más interesante sea su desarrollo y, una vez más, lo mejor llega al final con la clarificación y apertura de sus líneas vocales.

Llegamos al momento más explosivo de la tarde con el tema nuevo comentado en la introducción de esta crónica, “Aingurak”. Abiertamente rockera, con Sara rasgando la guitarra eléctrica y con unos Asier y Antton desatados, juega eso sí con momentos de calma con posteriores estallidos y Antton ya de pie descargando furiosos guitarrazos. Por supuesto, son incluso más interesantes la exhibición vocal y los agudos de Sara. Estamos seguros de que el tema será incluido en la próxima grabación (esta vez sí, de larga duración). “Owltro” sirve de despedida, al igual que en el citado E.P. “(I)”. Sara marca unas líneas vocales onomatopéyicas al tiempo que un ritmo constante de percusión domina el escenario. Se trata de un tema corto que sugiere con varias capas de efectos cuanto menos encantadores.

Se retiran y al rato Sara vuelve a subir para sorprendernos con “Xalbadorren heriotzean” de Xabier Lete. Susurró más que cantó, tal y como le hubiera gustado al propio Benito Lertxundi, y acompañada del teclado nos maravilló con aquella tonada que le salía del corazón. Para el futuro inmediato solo esperamos que Sara nos siga sorprendiendo con cada movimiento, y que continúe desarrollando su interesante potencial.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.