Único en su género
Conciertos / Muchachito Bombo Infierno

Único en su género

9 / 10
Miguel Amorós — 09-12-2018
Empresa — Caníbal
Fecha — 05 diciembre, 2018
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Edu Tuset

En el 15 aniversario de las Caníbal Sound System de la Sala Apolo, no podía faltar la actuación de Muchachito. Así que sus organizadores lo invitaron para celebrarlo. Para él eso era como “jugar en casa” y el que la sala grande del Apolo hubiera colgado días antes del concierto el cartel de “entradas agotadas”, hacía presagiar una buena fiesta. ¡Y vaya si la hubo!.
Como es habitual, el de Santa Coloma se encontró con un público entregado y con ganas de bailar y, como es normal también, Jairo demostró tener una energía capaz de agotar al más pintado. Para el que no siga sus evoluciones hay que revelar la nueva banda que lleva Muchachito para presentar sus canciones. Desde que desmontó el Bombo Infierno, lo ha hecho en solitario; en dúo como Solo Muchachito con su inseparable Santos de Veracruz a los pinceles; en trío añadiendo a Ratón (de Delinqüentes); con la numerosa Banda del Jiro o está última formación, el Bombo Loco, que es totalmente inusual. En medio del escenario se sitúa esa particular batería con bombo, caja y platillos que Muchachito se encarga de tocar con sus dos pies, además de “reventar” una guitarra tuneada con la que hace bajo y guitarra a la vez y claro, también canta y dirige a ¡cuatro vientos! que se mueven a su alrededor. Y vaya cuatro metales, Iván del Castillo y Alejandro Serrano a las trompetas, Marcos Crespo al trombón y el enorme David Carrasco “el Niño” al saxo. Mientras Jairo mantiene ritmo y melodía de la canción, esos cuatro vientos hacen coros, visten los momentos lentos o enfatizan sus meteóricas subidas y se apoderan del espacio con sus coreografías. Todo un acierto ese nuevo traje a medida para sus canciones.

Con estas premisas salieron a escena los seis (o sea junto a Santos pintando, y bailando, al son de la música) y abrieron a toda marcha con “Me tienes frito”. Aquello parecía que ya estaba en los bises con todo el público cantando y bailando. “Si Tú Si Yo”, esa versión de Kiko Veneno que Jairo “destroza” a su gusto, siguió sin solución de continuidad, y como si no hubiera tiempo sonaron “Sin Vigilancia”, “Será Mejor”, “Mi Estrella”, “Azul” o “Te perdí”, con la que alguien comentaba si Jairo se había pasado al techno. Pero es que este chico no tiene fin, y por si fuera poco tocar todos esos instrumentos y a tal velocidad, que a mitad de bolo aún les dio un descanso a los vientos, para quedarse solo con su guitarra y hacerse unos temas. Es único en su género, aunque en el fondo es un romántico: “quiéreme como quieras, pero quiéreme, mírame como quieras, pero mírame, y báilame” cantó en la bonita Palabras, aunque la tocara con tal energía que rompió alguna cuerda, pero ¡eso que importaba!. Lo que quiere es que le bailemos y eso no se pudo evitar cuando llegó ese momento esperado en que Santos de Veracruz cogió el micro para hacer juntos “La Viajera” y revolucionar más al personal (vaya voz se ha perdido por culpa de las pinturas). Era evidente que el público se lo estaba pasando en grande, pero es que ellos también, o quizás más, porque no paraban de tener complicidades y reírse entre ellos.

En una de esas múltiples despedidas que le gusta hacer, se fue de verdad y dejó que los cuatro vientos se explayaran a gusto y hasta David se hizo cargo del bombo. Pero al poco y sin que parara la música, se volvió a incorporar para encarar la recta final. Sonaron “Caraguapa”, “Ruido”, “Luna”, con todo el público gritando eso de “me acuerdo de ti y de tu cara”, y que ensambló con ese canto a la amistad de “Eima”: “aquí está mi hombro si quieres echarte a dormir”. Pero todo tiene su fin y dos horas después, y como es tradición, cuando Santos acabó de pintar su cuadro, sonó el “Siempre que quiera”, con ese estribillo que ya se ha hecho famoso hasta en Sudamérica que dice: “ojalá no te hubiera conocido nunca” y que nos contaron que hasta se escuchó fuera de la sala. ¡Que no, Muchachito!, que para todos fue un placer conocerte.

Un comentario

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.