Un año después de su caída del cartel del festival Wintercase 2005, Kaiser Chiefs saldaron su deuda con el público de Madrid. No quedaban entradas desde hacía meses, si bien hay que señalar que el concierto fue en la antigua sala Arena, que se quedó muy pequeña para el incipiente fenómeno fan que despierta el quinteto de Leeds. Hasta había vallas de seguridad para separar del escenario a unos relativamente enfervorizados seguidores. Lo de relativamente es porque se sabían todas las canciones de “Employment”, aunque no se dejaron la piel en la pista, tal y como se preveía. Y es que lo de empezar con una canción del próximo disco, cuya fecha de salida está prevista para febrero de 2007, fue un pequeño error que no consiguieron subsanar los coros de “Na Na Na Na Naa” ni el punkarreo de “Saturday Night”. Con “Everyday I Love You Less And Less” (con parada incluida) y “I Predict A Riot”, los dos mayores hits de la banda, llegó el hooliganismo, aunque también con moderación, no fuese que quedasen movidas las instantáneas para el fotolog. “Oh My God” cerró un concierto de catorce canciones y setenta minutos de duración, ideal para hacer el cafre y divertirse un rato.