Bulerías, cante y toque
Conciertos / Israel Fernández ...

Bulerías, cante y toque

8 / 10
Jesús García Serrano — 01-03-2021
Empresa — Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Huelva
Fecha — 26 febrero, 2021
Sala — Casa Colón, Huelva
Fotógrafo — Jesús García Serrano

No eran Camarón y Tomatito, ni estábamos en París, pero al tener delante a dos fuera de serie como Israel Fernández y Diego del Morao, con una puesta en escena íntima, en un espacio acogedor, con un sonido cálido y un repertorio que repasaba algunos de los palos fundamentales del mejor flamenco, a muchos se nos vino a la cabeza aquella mítica actuación del 87 que se registró para la posteridad. Muchas son las comparaciones que se han hecho de Israel Fernández con el genio y figura del cante, tanto físicas como vocales, aunque no es únicamente por la semejanza con el maestro por lo que destaca este toledano, que ahora defiende con destreza su excelente cuarto disco, “Amor” (2020), junto al reconocido jerezano Diego del Morao a la guitarra flamenca. Pero de eso hablaremos en otro momento.

A partir de las cuatro de la tarde del viernes en Huelva, en un amplio auditorio con todas las localidades disponibles vendidas (cumpliendo rigurosamente, claro está, con las actuales medidas Covid) Israel y Diego ofrecieron un concierto de primer nivel, impecable, en el que no faltaron los típicos olés de un público apasionado, que jaleó en cada silencio el nombre de ambos artistas.

Composiciones como “Bulería del reproche”, una bella versión de “La maja aristocrática” interpretada originariamente por la Niña de los Peines, o el fandango “Como yo te quiero”, proporcionaron algunos de los momentos más emocionantes de la velada, con impresionantes juegos vocales y una tremenda paleta de color impregnándolo todo a través del rasgueo frenético del Morao.

Eso sí, echamos en falta el acompañamiento de palmas o de cajas, que le hubieran dado más cuerpo a unas canciones que en estudio suenan aún con más nervio, enérgicas y vitales. Pero si realmente hubo algo que objetar al espectáculo fue su escasa duración; apenas una hora que dejó a los asistentes en el desconcierto, sin opción a bises y con la sensación de haber asistido a algo grande, pero demasiado breve.

Pegas aparte, la carrera de Israel Fernández, junto a las seis cuerdas de Diego del Morao, está sufriendo un ascenso importante en los últimos meses y la verdad es que lo merece. Sin duda, una de las propuestas más relevantes del flamenco en la actualidad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.