Cruce generacional
Conciertos / Warm Up Estrella Levante

Cruce generacional

8 / 10
Víctor Martínez — hace 6 meses
Empresa — Baltimore
Fecha — 03 mayo, 2019
Sala — Recinto Ferial La Fica / Murcia
Fotógrafo — JM Grimaldi / Liberto Peiró

Récord de asistencia en el Warm Up 2019 Estrella Levante con casi 60.000 personas, que consolida al festival como uno de los referentes a nivel nacional tras tres ediciones. Protagonistas, varios. Vamos a ir contando con más detalle lo que en el recinto de La Fica, aunque viene bien recordar que las actividades paralelas (no solo relacionadas con música, si no también con cine o literatura) han inundado Murcia durante toda la semana.

El viernes lo inauguraron, lluvia mediante (sí, en Murcia también cae), entre Marcelo Criminal y Javiera Mena en los escenarios Up y Warm, respectivamente. El primero, uno de los personajes más carismáticos que ha dado la música murciana en los últimos tiempos, se estrenaba en este tipo de formato y decidió ponerse guapo para la ocasión: bata de cuadros, Mac y Danelectro. ¿Para qué más? Su pop lo fi casero, pero con un gancho incuestionable, no necesita mucho artificio (de momento, al menos). Mientras esperamos su consagración definitiva, el disfrute lo proporcionan canciones como “Solán de cabras”, “Whatsapp // huerta” o “Perdona (ahora sí que sí)”; la más interpretada en todo el festival, si sumamos las versiones que hicieron Amaia y Carolina Durante. Javiera Mena, en cambio, es una artista ya consagrada dentro del pop electrónico mundial y que hubiera lucido mucho mejor unas horas más tarde. Temas como “Espejo” o “Espada” lo confirmaron. Aun así, comprobamos que el magnetismo de la chilena permanece intacto sobre el escenario. Y nadie superó su mono blanco de rayas y lunares, eso también suma. Le siguió Zahara, presentando su último disco: ‘Astronauta’. La ubetense está más de moda que nunca, pero a su directo le faltó algo, aun no sé muy bien qué, pese a contar con escuderos de lujo como Manuel Cabezalí (Havalina) o Martí Perarnau (Mucho). ¿Demasiado cándida para ser una estrella del rock, quizá? Los divertidos Space Surimi compartieron franja horaria con ella. Hip hop, trap, verbena… con acento andaluz y constantes alusiones a Rosalía. Ese es su rollo. A continuación, pudimos ver a Amaia en el escenario principal. Había mucha curiosidad, aunque cada vez resulta menos extraño verla en este tipo de festivales; hay que ir acostumbrándose. Aun sin disco, la navarra dio muestras de su indiscutible talento pero tiene un problema: anda corta de repertorio propio. El mismo viernes estrenó su primer sencillo oficial, “El relámpago”, y no le quedó otra que tirar de versiones: “Ahora te puedes marchar” (Luis Miguel), “Medio drogados” (Los Fresones Rebeldes), “The End Of The World” (Skeeter Davis) en castellano, la de Marcelo Criminal sentada al piano… Con ella, está todo por ver. A la vez, Claim tocando en el Escenario Up. Menos mal que jugaban como local y los fieles estaban asegurados. Su propuesta mira descaradamente hacia el indie más mainstream, donde los veremos bien acomodados en breve, seguramente. Ahí han llegado hace poco, casi sin querer, Carolina Durante, cuyo “Cayetano” es ya todo un himno. El grupo tiene de todo: canciones resultonas como “La noche de los muertos vivientes”, “En verano, ornitofilia” o “Las canciones de Juanita” y también pestiños como “Himno titular”, por mucho que saquen la camiseta de Odriozola a pasear. Estaremos atentos a su evolución.

Carolina Durante

La colombiana Pedrina pasó injustamente desapercibida para un público que esperaba, en su gran mayoría, a The Jesus & Mary Chain en el escenario principal. Su concierto fue de lo mejor de la noche: muchas canciones de su excelente álbum de regreso, ‘Damage And Joy’ (2017), junto a éxitos como “Just Like Honey”, “Head On” o “April Skies”. Todo aderezado con su habitual espectáculo de sombras y distorsión. Bravo por los hermanos Reid, quienes despejaron rápidamente las dudas sobre su estado de forma (si las había). Y turno para Second en el Escenario Warm. Esta vez, con las canciones de ‘Anillos y raíces‘ como protagonistas. De este último disco, sale el nuevo hit de la banda, “Mira a la gente”, que está ya a la altura de “2502” o “Rodamos”, como se vio. Lo que quedó por delante en este escenario fueron dos propuestas más encaminadas hacia la pista de baile: Roosevelt y David Van Bylen. Justo antes, Two Door Cinema Club se marcaron un concierto impecable en el principal; en cuanto a sonido, estética, buen gusto… y canciones redondas. Hablamos de las clásicas (“What You Know”, “Undercover Martyn”, “Bad Decissions”, “Do You Want It All?”…) y también de las nuevas (“Talk” y “Satellite”). Pop bailongo del bueno, para cerrar después con unos que saben pinchar mucho de eso también: 2 Many DJs. Mientras, en el Up, solo cabe destacar a The Shivas y su enérgico garaje punk añejo. Los Invaders quisieron, un poco antes, ser Franz Ferdinand (sin conseguirlo), The Sound of Arrows simplemente cumplieron a ritmo de tecnopop y el show de Delaporte fue bastante prescindible.

Alondra Bentley fue la más madrugadora del sábado. Presentar ‘Solar System’ en Murcia merecía la pena. Los temas de este nuevo álbum coparon el set, destacando la excelente “Mixtapes” y el glorioso final, escoltada por androides, con “45 Hours”. Con una banda asentadísima detrás, que arropa su voz mejor que nunca. Tampoco se olvidó de trabajos anteriores, interpretando incluso canciones de ‘Ashfield Avenue’, su debut, que acaba de cumplir diez años. A la par, vimos cómo Increíbles Ful pueden presumir de crecimiento y de pegada melódica en el Escenario Up, con colaboración de Jesús Cobarro (Noise Box) incluida. Volvemos al Escenario Warm con La M.O.D.A., otro de esos grupos que, a priori, no encajaba mucho con la línea general del festival. Pero su poder de convocatoria es irrefutable. Solo había que ver a la gente con “1932” o “Vasos vacíos”. Su aire festivo los acerca a Novedades Carminha (o viceversa), los siguientes en aparecer por allí. Por su versión de “Mala vida” (Mano Negra) y por temas como “Verbena”, “Te quiero igual”, “Antigua Pero Moderna” o “Quiero verte bailar”. Se conoce, además, que a los gallegos también les gusta la fiesta. Y en ‘Ultraligero’ han sucumbido, definitivamente, a los ritmos urbanos y latinos. Esta es su nueva piel, veremos cuánto tardan en rascarse. Tin Robots, desde Valencia, ya estaban contentos solo con poder tocar en el festival y, desde el Up, dieron paso a Teenage Fanclub en el escenario principal. Los escoceses se marcaron un concierto impecable, sin fisuras y muy emotivo, aunque quizá demasiado plácido. Guitarras abiertas, coros angelicales… Desde el comienzo, con “About You”, sabíamos que escucharíamos éxitos de siempre con novedades intercaladas. Dicho y hecho: así sonó la reciente “Everything Is Falling Apart”, más “I’m In Love” y “The Darkest Part of the Night” del álbum ‘Here’, entre momentos álgidos como “Alcoholiday”, “I Don’t Want Control of You”… o ese cierre espectacular con “What You Do To Me”, “The Concept” y “Everything Flows”, seguidas. Olvidábamos decir que Euros Child (líder de Gorky’s Zygotic Mynci y Jonny) y Dave McGowan (Belle & Sebastian) completaban la banda al teclado y bajo, respectivamente. Casi nada.

Teenage Fanclub

Increíble también, dentro de otras coordenadas, lo de Crudo Pimento. Inma y Raúl pueden estar toda la vida sacando discos, que en todos se reinventarán a sí mismos y facturarán joya tras joya (‘Pantame’ se llama la última, por cierto). El directo refleja eso también. Solo hacía falta escuchar los primeros compases de “Hollow Body” para situarnos en este viaje a través del rock, el free jazz, el metal, la electrónica o el flamenco, que estaba por venir. Potencia, angustia, talento, experimentación… e incluso melodía, como en “D.E.L.A.S.”. Más completos, imposible. Después de una sacudida de tal calibre, se agradeció el momento de pop naif (o tontipop) que ofreció Cariño, rozando incluso el punk más comercial de La Movida en ciertos pasajes. “Mierda seca”, “Bisexual” y “Llorando en la limo” (C. Tangana) fueron sus canciones estrella. El trío contó con varios espontáneos sobre las tablas; uno de ellos sería Rafa Skam (The Yellow Melodies). Ellas harían lo mismo más tarde en el concierto de Axolotes Mexicanos, junto a Amaia (sí, otra vez, pues ya había subido a cantar “Perdona (ahora sí que sí)” con Carolina Durante). Son muchas las similitudes entre ambas bandas, aunque Axolotes le imprimen un punto más de velocidad y de diversión al show. E incluso existen semejanzas con La Casa Azul. Pero esto fue, sinceramente, de otra liga. Con un último disco fantástico, ‘La gran esfera’, más un espectáculo insuperable de luz y sonido, Guille Milkyway demostró que, ahora mismo, está en todo lo alto. Se nota en canciones como “El momento” o “Podría ser peor”. O en la mismísima “La Revolución Sexual”, que tantas puertas le abrió. Y encima, siempre se agradece cuando tira de segunda unidad: con “No más Myolastan”, “Superguay” o cuando le dedica a Juan De Pablos “Esta noche solo cantan para mí”. Pura esencia pop. En cambio Miss Caffeina, que llegarían después al Escenario Warm, valiéndose igualmente de pop y electrónica, no consiguieron el mismo efecto pese a realizar un buen concierto. ¿Será porque su mirada es ahora más ochentera y menos ingenua? Lo que sí quedó claro es que “Prende” y “Merlí” son sus nuevos himnos. Un poco antes, otro de los grandes grupos españoles del momento, Vetusta Morla, se exhibía en el escenario principal con un completo repaso a su discografía, ampliamente celebrado. Con ese toque épico tan característico, canciones como “Deséame suerte”, “Los días raros”, “La deriva” o “Valiente” llegan al público con una facilidad pasmosa. Esto ocurrió después de que Noel Gallagher se pegara un, muy merecido, baño de masas junto a sus High Flying Birds. Con chupa negra y escudo del Manchester City al fondo, atacó su repertorio más reciente con “Fort Knox”, “Black Star Dancing”, “Holy Mountain” o “Dead In The Water” pero tuvo a bien recordar su época en Oasis (¿cómo no lo iba a hacer?). Así pues, sonó “Stop Crying Your Heart Out” o la coreada “Don’t Look Back In Anger”, para disfrute del respetable. Y si cierra el set con “All You Need Is Love”, ya confirmamos cuál es el bueno de los Gallagher. Paisanos suyos parecían The Molochs en el Escenario Up, aunque en realidad sean californianos. Pero su sonido bebe de las mismas fuentes que Happy Mondays o los primeros Primal Scream. Eso es así. Si no los viste, ponte ‘Flowers in the Spring’, su último trabajo, y verás. Para despistar más, si cabe, uno de ellos llevaba la camiseta de la selección argentina con el 10 de Messi a la espalda. Acto seguido, nos volvimos locos con A Giant Dog. Sobrados de energía, actitud y canciones arrolladoras, el quinteto de Austin (Texas) nos pegó en toda la cara el golpe de electricidad que necesitábamos a esas horas. Punk rock de alto voltaje (que se lo digan al pantalón de la vocalista Sabrina Ellis, que acabaría roto), donde “I’ll Come Crashing” fue solo la punta del iceberg. Imaginad el resto. Este escenario lo cerró Putochinomaricón a base de descaro, humor, verborrea y algún que otro fallo técnico, mientras Tiga ofrecía una masterclass de electrónica (de ayer y de hoy) en el principal.

MondoSonoro no faltó a la cita en cuerpo y alma. Nuestro escenario de la Plaza de los Apóstoles acogió los conciertos matinales. El sábado estuvieron Antifan, Ayoho y Cupido   y el domingo La Plata, Piyama y Apartamentos Acapulco. Los granadinos cerraron este Warm Up Estrella Levante 2019  y sirvieron de hilo conductor para este video resumen de un fin de semana trepidante.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies