La Sultana está de vuelta
Conciertos / Carmen Boza

La Sultana está de vuelta

8 / 10
Arturo García — 20-08-2020
Fecha — 14 agosto, 2020
Sala — Auditorio Finca el Portón (Alhaurín de la Torre)
Fotógrafo — Guillermo L. González

Primera toma de contacto de Carmen Boza y su banda con esta nueva normalidad. Y lo hacía en el ciclo Alhauthor, una de esas propuestas singulares que ha salvado el verano en la costa malagueña y donde se plantó en compañía de Estefanía Gómez al bajo y Dani Ballesteros a la percusión y demás cacharrería.  Sentada en silla de anea policromada en el vértice de esa suerte de triángulo de poder habitual en el directo de la gaditana. A a sus pies toda la artillería de pedales necesaria para esa guitarra camaleónica que vigoriza un repertorio cada vez más con más solera. Enfrente un coqueto auditorio simétrico que también estrenaba las nuevas medidas del gobierno, más distancia, más mascarilla, más seguridad no cabe. El público intercalado ocupaba la totalidad del aforo una vez era recepcionado y refrigerado por orden en la barra dispuesta en un ambigú agradable, todo con un orden milimétrico. El único enemigo invisible, los mosquitos.

Carmen decide coger El Sendero para arrancar un set que comienza por esa época mas seminal y más idílica de los primeros trabajos de la linense. Sin embargo la ingenuidad ha dado paso a la madurez que destila una adaptación especial de Amante religiosa que ya nos pone en estado de alerta. En La mansión de los espejos no cabe un alma mas, en el auditorio casi tampoco y las palmas -que sí están autorizadas como contacto propio- suenan para apoyar ese rasgueo sordo y a negras. Todo parece seguir un curso vital y sin embargo Carmen anticipa El fin, un tema nada habitual en su repertorio. Olvidábamos que todo no es normal. Entre los árboles que presiden las bambalinas y que en esta noche de agosto parecen pintados, se divisan los aviones que con menos frecuencia que otros años arriban al Aeropuerto de Málaga. “No se ha terminado aquí, volveremos a vernos” incide Carmen en la letra mientras uno se queda absorto en las lucecitas de los aparatos.

Ya en Octubre, en ese otoño que ahora vemos incierto, Carmen saca la eléctrica de nuevo y abre La Caja Negra. Un álbum revelador, en el que Boza ha cifrado sus textos de forma magistral, creando un código propio que ya reconocemos en sus nuevas canciones. Encadena Dámelo y Esparto con un interludio brillante. No es Un golpe de suerte lo que la ha colocado en este estado de gracia cada vez que coge la libreta. Todos nos sumamos al Mantra ese que dice “que todo lo malo que tengo dentro se vaya yendo”. Es un día de reencuentro con muchos amigos que desde el público rompen ese silencio sanitario con un “Te queremos”. Escuchamos La Grieta por primera vez, y efectivamente sin una fisura. Sobresaliente. El Gran Hermano nos vigila y especialmente a los que nos gusta la música en directo. Carmen nos brinda un particular exorcismo que termina por tangos, los de la Sultana de Camarón. La sultana está de vuelta raendo las cuerdas de su guitarra.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.