Encuentro tranquilo y sosegado
Conciertos / Carmen Boza

Encuentro tranquilo y sosegado

7 / 10
Don Disturbios — 26-05-2021
Fecha — 22 mayo, 2021
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Lluna Marquès

Llegaba Carmen Boza a Barcelona con nuevo single bajo el brazo, pero sin álbum al que poder hincarle el diente. Y eso es algo que empieza a ser una necesidad acuciante para todos los que seguimos a la cantautora andaluza desde que en 2015 publicara “La mansión de los espejos”. Años en los que nos hemos tenido que conformar con tan solo dos largos y un puñado de singles. Poco bagaje discográfico para una artista que parece quedarse siempre a las puertas de que le suceda algo grande. Más grande. Porque madera tiene de sobras. Eso lo sabemos los que apreciamos su forma de tocar y desplegar unos temas que en su intimidad se vuelven universales.

Todo esto viene a cuento porque el concierto de Carmen Boza fue lo esperable. Un encuentro tranquilo y sosegado con esa amiga gaditana que llega con ganas de explicar y explicarse. Por eso no tuvo reparos en ir introduciendo los temas, y mostrar que la música para ella ha sido un bálsamo. ¡Más que un bálsamo! Una tabla de salvavidas que, en más de una ocasión, la ha sacado del profundo y oscuro pozo al que le cantaba Amy Winehouse en “Back To Black”. Por eso se mostró próxima, sincera y vulnerable. Aunque es una artista a la que se le adivina el carácter. De eso, no cabe duda, anda sobrada.

Carmen Boza se presentó en el Teatro Apolo de Barcelona en formato trío. Acompañada solo por bajo y batería. De esa guisa desplegó su cancionero de forma cruda, sin artificios, y ahondando por momentos en su vertiente más funk como en “Damelo” o incluso dejando aflorar acordes de inspiración jazzie en canciones como “Esparto”, demostrando su pericia y seguridad a las seis cuerdas. Una combinada de temas que la llevaban a saltar de un disco (“Amante Religiosa”, “Fin”) a otro (“Mantra”) reinterpretando en ocasiones por completo sus temas (“Culpa y Castigo”) y tocando también todos los que no tienen cobijo bajo el ala de ningún largo, como la fantástica “Un Golpe de Suerte”; el más nuevo “Suave” y esa maravilla fruto de la pandemia que recibe el nombre de “La Grieta”. Incluso sacó a relucir su faceta más dura en “Astillas” y “Gran Hermano”, haciéndonos fantasear con cómo podrían llegar a sonar esos mismos temas, con una segunda guitarra rítmica y bríos más roqueros. Por último el bis con “Octubre” dio por acabada una actuación de hora y media que, pese a dejarnos con un buen sabor de boca, peco en exceso de sobria. Igual un simple telón de fondo, un poco más de juego con las luces y algún sámpler de apoyo, hubieran logrado un mayor efecto en la platea. Espacios ya de por sí fríos,  a los que cabe dotar con algo más de calor.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.