Se acabó la pesadilla
Conciertos / Bilbao Bbk Live

Se acabó la pesadilla

8 / 10
Sergio Iglesias — 09-10-2021
Empresa — Last Tour
Fecha — 07 octubre, 2021
Sala — Bilbao Arena, Bilbao
Fotógrafo — David Mars

Casi dos años después, por fin recuperamos la libertad para disfrutar de la música en vivo de pie y bailando. Para celebrarlo, nada mejor que ir a un concierto de nivel como el que nos ofrecía la primera jornada de esta edición especial del Bilbao BBK Live, donde tocaban Venturi, Novedades Carminha y The Hives en el Bilbao Arena de Miribilla.

Abrieron fuego Venturi, joven banda madrileña que llegaban para presentar sus dos discos hasta el momento: "Mi estúpida opinión" y "No puede ser peor", ambos publicados por el sello Oso Polita. “Somos pocos, pero sabios”, bramaron nada más empezar el concierto, todavía ante un escaso público. Los de Malasaña se mostraron, desde el primer acorde de la intro, como una banda perfectamente compenetrada y, con esa mezcla de garaje, punk y ritmos bailables, que lo mismo nos transportan a Tequila que a The Strokes, se ganaron inmediatamente al público. Agradecieron repetidamente la oportunidad y destacaron orgullosos que era “el primer concierto en Euskadi con la gente de pie”.

Con temazos como "Bruce Banner", "Vámonos al centro" o "Paro mi caballo" era sencillo convencer a una audiencia sobradamente predispuesta al baile y así fue hasta la apoteosis final con "Darveider". Aparte de los temas propios, también repasaron sendas versiones del "Autosuficiencia" de Parálisis Permanente, y la presentación en directo del último tema que han sacado, "Tranquilísimo", una versión de un tema de C.Tangana que, llevada a su terreno, encaja perfectamente en su repertorio. Qué bien comenzaba este festival…

Todavía con el buen sabor de los grandes momentos que tanto habíamos echado en falta desde que comenzó la maldita pandemia, y tras refrescarnos en la zona habilitada para ello, escuchamos grabado el "Vas a alucinar" de DNI, precursores del rap en el estado, que anticipaba la salida de Novedades Carminha, una banda ideal para un día tan especial. Nadie mejor para hacer bailar a la gente que los gallegos, banda con una peculiar trayectoria que comenzó con el punk y fue evolucionando hacia el garage hasta crear un sonido propio que mezcla el funky y los ritmos discotequeros.

El setlist se basó, sobre todo, en sus dos últimos álbumes de estudio, "Campeones del mundo" y "Ultraligero", adaptándolos al directo y sumando unas percusiones que aportan un rollo tribal muy especial al conjunto. El público se soltó definitivamente y no paró de botar ante todo lo que pasaba en el escenario: ‘Te quiero igual’ y sus ritmos bailongos, el ska en "Campeones del mundo", los ritmos sudamericanos de "Cariñito" o el rockabilly de "Chispas relax"… Tampoco faltaron himnos imprescindibles de la banda como "Lento" o "Ya no te veo", o "Antigua pero moderna", terminando con "Verbena", y "Dame veneno" la más punk del repertorio.

Pero todavía quedaba el concierto más importante de la noche con los suecos The Hives, un auténtico seguro en directo. Perfectamente trajeados en blanco y negro, hicieron atronar con "Come on!" un pabellón que ya estaba calentito. Da igual que lleven años sin sacar un disco nuevo, porque ya se sabe que, donde estén ellos, el público va a disfrutar… un caramelo para cualquier promotor. Una a una, fueron cayendo "Main offender", "Walk idiot walk", ochentero y con ese riff machacón o el punk de "Good samaritan", mientras el cantante Per Almqvist, no paraba de interactuar con el público durante todo el concierto, e incluso bajó del escenario en varias ocasiones. La verdad es que no se calló ni un segundo e incluso alargó en exceso algunos discursos para recordar que “después de dos años, por fin volvía a ser legal bailar en los conciertos”, convirtiendo en un bolo de más de una hora, algo que podían haber ventilado en mucho menos tiempo, dada la energía que desprenden en vivo, donde se muestran como una apisonadora. Tras el apoteósico final con ‘Tick Tick Boom", terminaba la primera noche sin restricciones después de tanto tiempo. Lo bueno es que parece que lo de bailar no se nos ha olvidado del todo. Ya se ha acabado la pesadilla. Empecemos a disfrutar.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.