Mágico crescendo
Conciertos / Arcade Fire

Mágico crescendo

9 / 10
Don Disturbios — 06-07-2016
Empresa — Last Tour
Fecha — 05 julio, 2016
Sala — Razzmatazz 1, Barcelona
Fotógrafo — Gustaff Choos

Desde primera hora de la tarde se palpaba en el ambiente la sensación de que íbamos a presenciar algo grande. La gente hacía cola y se protegía del inclemente sol con paraguas, mientras un montón de flight cases se amontonaban en el exterior de la sala, testigas anónimas de lo que se estaba cociendo en el Razzmatazz de Barcelona. Y la palabra cociendo no está elegida al azar. El cartel de no hay entradas garantizaba, en pleno mes de julio, una temperatura que los canadienses se encargarían de subir desde el minuto uno. Desde el preciso momento en el que, con algo de retraso, abrieron su monumental concierto con un “Ready To Start” premonitorio. A partir de ese instante todo cambió. La sensación de la que hablaba al principio se convirtió en certeza y se intensificó cuando Régine Chassagne empezó a cantar la pizpireta “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”. Tras esta, la oleada de buen rollo empezó a recorrer todos los rincones de la sala, al igual que los haces de luz de los espejos utilizados por la cantante en una “Reflektor” que recordó a Blondie, mientras nuestras caderas empezaban el ritual del balanceo hipnótico provocado por la música. Estaba claro que la exclusiva presencia de Win Butler y los suyos en una sala era una especie de calentamiento con público, preparatorio de los conciertos que van a protagonizar en breve en espacios mucho mayores tanto en el BBK de Bilbao como en el Nos Alive portugués. Un entreno de puertas abiertas para el que, afortunadamente, no se dejaron nada en el tintero y, pese a hacer el normal repaso a su último trabajo de estudio, las bombas de su repertorio como “Keep The Car Running” o “No Cars Go” fueron las más celebradas y aupadas por los cánticos de un público al que se le veía muy feliz. Aunque si hubo un momento en el que la celebración se convirtió en certeza de estar viviendo algo único para el recuerdo, fue cuando empalmaron “Neighborhood #1 (Tunnels)” con “Neighborhood #3 (Power Out)” y “Rebellion (Lies)” de su esplendoroso álbum de debut. Es difícil describir esa sensación que empieza en el bajo vientre y sube hasta anudarte la garganta y una sonrisa recorre tu cara de oreja a oreja y, aunque es verdad que llevan años usando más o menos los mismos trucos escénicos (el baile con las cintas de Régine, los cabezudos) y hay piezas de su repertorio imposibles de obviar y no obvian, esa misma felicidad de la que hablaba hace que les perdonemos cierto inmovilismo, al igual que hace que le perdonemos esa pereza a la hora de mover ficha con un nuevo material que siga engrandeciendo su leyenda o, por el contrario, estabilizando su estatus en el universo indie. Y sí, lo adivinas, el show finalizó de forma tan predecible como empezaba, con un “Wake Up” llevado hasta el retumbe por los coros de todos los presentes. Porque hasta los más tímidos, esos que nunca mueven la boca ni para entonar por lo bajini, acabaron cantando a pleno pulmón ese crescendo mágico que tan bien moldean Arcade Fire.

Poco más que añadir. Los de Montreal demostraron una vez más que son unos magos a la hora de desplegar sobre un escenario esa batería de recursos musicales que, aupados sobre su capacidad para construir melodías tan pegadizas como épicas, acaban por meterse a todo el mundo en el bolsillo y, hasta los más escépticos, deben reconocer el arte que atesoran para provocar emociones. Su música es una montaña rusa y saben como llevarte a lo más alto para luego precipitarte por una cascada de notas en una especie de carrusel que no quieres que finalice nunca. Poco grupos son capaces de ello con la intensidad que alcanzan los canadienses, y el hecho de verles en una sala acentúa las sensaciones. Otra cosa es que el tiempo transcurra de forma inevitable y deban empezar seriamente a pensar hacia dónde dirigirán su siguiente paso.

ARCADE-FIRE-publico-concierto

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.