El pasado fin de semana cualquier moderno que se precie esperaba con ansia la doble cita del sábado en el Kafe Antzokia. Y es que la ocasión lo merecía: el Ambigú de la calle San Vicente celebraba sus 15 años como garito de referencia en Bilbao para escuchar buena música, beber buena cerveza y degustar excelentes menús del día.

Así, el aniversario corría a cargo de dos bandas de nombres monosílabos que ofrecieron dos conciertos no muy extensos pero sí muy intensos. La primera, no muy conocida por estos lares, los barceloneses Za!. La segunda, un clásico de la escena bilbaína: WAS, antes conocidos como Standard y We Are Standard.

Pasadas las 10 de la noche y ante un público no muy numeroso abrieron fuego ZA! con su propuesta muy difícil de clasificar, pero muy divertida. Este dúo catalán lleva el frikismo musical al extremo y nos deleitó con sus ritmos frenéticos y sincopados, y con sus locas piezas electrónicas en las que costaba distinguir el idioma en el que cantaban (o gritaban).

A base de exprimir al máximo los sintes, las programaciones y la batería, el dúo fue desgranando temas de su discografía y de su último LP de este mismo año, ‘Pachinko Plex’. Todo ello acompañado de proyecciones rarunas de manga y videojuegos asiáticos. En la parte final, Za! juguetearon con el techno e incluso con una trompeta, y hasta se atrevieron a emular a los Chichos. Molaron mucho y se nos hizo corto.

Mientras la gente se peleaba por salir a fumar, cogimos buen sitio para ver a WAS e hicimos bien, porque para cuando salieron a escena los getxotarras el Antzokia era una olla a presión de gente predispuesta a la fiesta y al baile. Era su segunda vez en pocos meses en la misma sala, y el combo liderado por Deu Txakartegi volvió a demostrar que son infalibles en eso de hacer que la gente lo pase bien.

A WAS desde la primera canción, ‘Upside down’, se les notó en su salsa, con esa combinación de electrónica y txalaparta con la que innovaron en su hasta la fecha último álbum, ‘Gau Ama’ (2016). En su propuesta han ido adquiriendo peso los sintetizadores y los ordenadores en detrimento de las guitarras, a la par que han ido ganando en intensidad y buen sonido. Se demostró en temas antiguos como ‘The first girl who got a kiss without a please’ y ‘On the floor’, que sonaron como auténticos trallazos. La gente bailaba mucho en las primeras filas y bastante menos atrás y en la parte de arriba, como suele ocurrir en el Antzokia.

Como la ocasión era especial, a mitad de concierto subió a las tablas Jaime Nieto, el anterior bajista de la banda, para atacar ‘The good ones’, que puso a toda la sala en pie. Después, fueron cayendo cortes potentísimos como ‘All about the music’ (single recién estrenado), ’07:45, bring me back home’ y ‘The last time’. Y de propina, otras dos favoritas de los fans: ‘Irrintzi’ y ‘Can i count on you’. Después, la fiesta iniciada por los getxotarras continuó hasta horas intempestivas en la parte de arriba con Mazmorra y Twist eta Shout DJs. Ojalá disfrutemos de muchos aniversarios del Ambigú. Como dijo el frontman Deu: “Por otros 150 años más”.