Dardara
Cine - Series / Marina Lameiro

Dardara

7 / 10
Fernando F. Garayoa — 11-03-2021
Empresa — Atera Films
Fotógrafo — Frame del documental

Aquellas personas que hayan tenido o tengan a Berri Txarrak entre sus ‘oraciones’ diarias encontrarán en “Dardara” el más sentido Apocalipsis a flor de piel. Un documental que teje el último año de vida del grupo nacido en Lekunberri (Nafarroa) a través de diferentes hilos vitales que, aun separados por miles de kilómetros, forman parte del esqueleto de una madeja en la que el rock, el euskera y la pasión se han convertido en un núcleo sentimental que va mucho más allá del que genera una mera formación musical de éxito.

Está claro que la directora del filme, Marina Lameiro, ha querido huir de los documentales de música al uso, intentado dar un ‘punto de vista’ diferente a una obra que no solo significa el final de Berri Txarrak sino el de la banda sonara de varias generaciones. En lo sentimental, el éxito del documental es rotundo, con imágenes que lograrán de nuevo encrespar los vellos más escondidos (conciertos de Kobetamendi, BEC, WiZink…), y el relato de diferentes historias personales que no hacen sino evidenciar lo que ese citado sentimiento ha provocado a lo largo de los 25 años de vida del grupo. La acertada selección de las y los protagonistas (una persona que ha iniciado su transición de sexo, una niña fan de la banda, dos adolescentes estadounidenses en el que podría ser su primer concierto de Berri, una joven que quiere alumbrar su propio grupo…) conforman junto con la narración en off de Gorka Urbizu, trufada de reflexiones, lo mejor de una película que, de una manera u otra, quedará para la historia.

Pero (casi todas las buenas historias tienen un pero) quizá Lameiro, solo quizá, se ha dejado en el tintero, casual o intencionadamente, que la mayoría de las personas que van a ver esta obra cinematográfica, al margen del recorrido que pueda tener en los diferentes festivales especializados, son seguidoras y seguidores de Berri Txarrak, es decir, fans de una banda de rock, un subespecie que tiene en el ADN la necesidad de saber sobre su grupo y sus canciones; sin caer en el amarillismo, por supuesto. Y ahí radica el ‘debe’ que deja Dardara. Está muy bien no darle al público todo hecho, ya que eso significa una muestra de respeto a la par que un reconocimiento a su inteligencia, pero tampoco hay que abandonarlo a su suerte. Hay historias en el filme que se sostienen solas perfectamente sin necesidad de información pero otras que sí hubieran necesitado alguna pista para alcanzar a comprender quiénes son los y las protagonistas o el significado de lo que, por poner un ejemplo, ciertas personas que aparecen charlando con Gorka han tenido en la vida y obra de Berri Txarrak (Marino Goñi, Pau Vargas, Carola Pérez…).

Por otro lado, aquellas y aquellos que tengan la suerte de acercarse al documental sin conocer a la banda, se encontrarán con una buena amalgama de momentos vitales únicos y con una sobresaliente colección de canciones interpretadas en directo (figuran casi todos, si no todos, los clásicos del grupo). Esperemos que esta conjunción llevé a una búsqueda posterior, particular y alejada de la pantalla, porque existe el riesgo de que la banda y su historia pase desapercibida para este tipo de público. Eso sí, tras su visionado acabarán con el corazón en un puño.

Por otra parte, y al margen de lo cinematográfico, resulta curioso, y dice mucho de ellos y del sentimiento que les embarga cuando hacen y defienden el rock, que dos referentes de la música estatal con base en Navarra, Gorka Urbizu y Kutxi Romero, coincidan por casualidad en un concepto clave para definir lo que significa para ellos este mundo de la música y su plasmación en directo. Los de Berriozar titularon “El temblor”, uno de los temas su último álbum y Berri Txarrak ha hecho lo propio con “Dardara”.

Ahora solo nos queda esperar que vuelva ese temblor con apellido Berri Txarrak, de la manera que sea, pero que vuelva… O igual es que nunca se ha ido, quizá solo se ha cambiado de vestido.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.