Los mejores cómics nacionales de 2019
Especiales /

Los mejores cómics nacionales de 2019

Manu González — 25-12-2019
Fotógrafo — Archivo

 

Mismo sitio, un poco más tarde

Si en la selección de cómics internacionales hemos tenido muchos problemas para poder comprimir todo un año de excelente cómic en una lista de diez novelas gráficas, lo mismo nos ha ocurrido con la lista nacional donde el cómic experimental de David Sánchez o Roberto Massó se encuentran con el humor de Aroha Travé, Roberta Vázquez y Bàrbara Alca, mientras Sergi Puyol y Pep Brocal nos transportan a mundos extraños, sin olvidarnos del cómic digital de Javi De Castro o del cómic más biográfico y mágico como el de Javier de Isusi o el dúo artístico formado por Rubio & Sagar.

Si no tienen suficiente con esta lista, a las puertas del Olimpo decimal se han quedado ‘Ocultos’, ‘No mires atrás’, ‘La noche polar’, ‘La vida y usted’, ‘California Rocket Fuel’, ‘Las edades de la rata’, ‘La auditora’, el tercer volumen de ‘La balada del norte’ o la última aventura de Corto Maltés, ‘El día de Tarowean’. Una buena ración de cómics españoles que merecen un lugar de honor en las librerías.

1.- ‘En otro lugar, un poco más tarde’– David Sánchez
(Astiberri)

Si en Un millón de años (17), Sánchez se convertía en un David Lynch chamánico completamente puesto de LSD, con su nueva obra sigue la estela experimental antediluviana con un experimento sin diálogos donde los viejos dioses se encuentran con los nuevos, donde la Tierra es dominada por hombres lagartos y el cielo produce alucinaciones. El cómic favorito del ufólogo Giorgio A. Tsoukalos. Manu González

2.-‘La sangre extraña’ – Sergi Puyol
(Apa Apa)

La sangre extraña es el inquietante y fantástico segundo cómic en larga duración de Sergi Puyol. El autor, que compagina su faceta de dibujante con la de rotulista y diseñador de libros y cómics, ha montado una historia de realidades múltiples y misterio con un inolvidable protagonista en la que abundan grandes momentos gráficos. Álex Serrano

3.- ‘Inframundo’ – Pep Brocal
(Astiberri)

Tochaco de los que nos encantan a los devoradores de novela gráfica el que nos presenta el historietista Pep Brocal. Un cómic que trasciende el género para convertirse en algo mucho más sustancial. Y es que enfrentarse a uno mismo nunca es tarea fácil y agradable, aunque aquí sea una magnífica manera de pasar un buen rato. Eduardo Izquierdo

4.- ‘Miles en París’ – Salva Rubio/Sagar
(Norma)

Rubio y Sagar tratan cuestiones como el destino, el cómo nos enfrentamos a los cambios, cuál es el compromiso de un artista de talento con su propia inspiración. Por todo ello, estamos ante una novela gráfica musical y al mismo tiempo romántica e histórica, cuya carga emocional va más allá de la alteración o no de lo que ocurrió en realidad durante unos pocos días de 1949. Joan S. Luna

5.- ‘Carne de cañón’ – Aroah Travé
(La Cúpula)

Divertida, faltona y fresquísima puesta al día de la escuela tremenda de El Víbora, este es uno de los tebeos de la temporada. Su extrarradio lleno de chonis y miseria es una mirada descarnada que triunfa al dibujar un grupo de personajes tan estrafalarios como entrañables. Travé normaliza el barrio a través de la visibilización de unos congéneres que dan vergüenza ajena porque se nos parecen más de lo que nos gustaría. Álex Serrano

6.- ‘The Eyes’ – Javi De Castro
(webzine)

Cinco historias cortas de ciencia-ficción que solo podrás encontrar digitalmente (javidecastro.com/theeyes) en las que el autor leones recoge la herencia de The Twilight Zone, Amazing Stories o los cuentos de Edgar Allan Poe o Guy De Maupassant jugando con el scroll del lector o escondiendo sorpresas terroríficas en algunas viñetas animadas. Corre a leerlo e invítale a un café en su web. Manu González

7.- ‘¡Socorro!’ – Roberta Vázquez
(Apa Apa)

Un pimiento, una rosquilla y una porción de pizza protagonizan, entre otros aperitivos antropomorfos, las andanzas de perdedores que son sus propias vidas, miserables como la tuya y la mía. Vázquez da pie mediante hilarante retranca a su particular universo de dirty realism, logrando conectar con el zeitgeist de una generación. La máxima expresividad desde el underground, el humor corrosivo para el diálogo justo. Octavio Botana

8.- ‘Pizza Chica y las lloronas’ – Bárbara Alca
(Sapristi)

La primera obra de formato largo de Bárbara Alca es toda una sublimación de las características que la han convertido en una autora a seguir, a saber: un humor tan amargo como personal, una personalidad estética definida y arrebatadora, y una capacidad para reflejar lo generacional sin asomo de artificio. Explotando el delirio de lo cotidiano, Alca consolida en este cómic un universo que engancha. Álex Serrano

9.- ‘Cadencia’ – Roberto Massó
(Fosfatina)

Pocas obras de historieta se han leído últimamente tan radicales. Cadencia elude la narrativa convencional, sí, pero también rechaza la abstracción total. Entre lo ascético y lo inhumano, lo cerebral y lo atávico, en el mapa de flujos que componen sus viñetas vectoriales todo en este cómic es enigmático y abierto. Visual, no narrativo (o de una narratividad tan ingrávida que resulta arduo verbalizarla). Octavio Beares

10.- ‘La divina comedia de Oscar Wilde’ – Javier De Isusi
(Astiberri)

Isusi se distancia de su estilo habitual en un cómic que hará las delicias de cualquiera que haya disfrutado con la literatura de Wilde y que, sin duda, también puede contentar sobradamente a quienes se acerquen a él vírgenes sobre los acontecimientos que marcaron la etapa final de la vida de un escritor imprescindible. Joan S. Luna

 

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.