10 discos para escuchar mientras lees “La venganza de las punks”
Especiales / Vivien Goldman ...

10 discos para escuchar mientras lees “La venganza de las punks”

Xavi Sánchez Pons — 24-02-2020
Fotógrafo — Vivien Goldman por David Corio

Vivien Goldman fue miembro de The Flying Lizards; John Lydon y Adrian Sherwood produjeron a su grupo, Chantage, y añadió coros en el debut de New Age Steppers, formación en la que confluyeron miembros de The Slits, The Pop Group, The Raincoats, Public Image LTD y el propio Sherwood, e incluso ha colaborado con Massive Attack. Y por si no hubiera suficiente, fue agente de prensa de Bob Marley en el Reino Unido, compartió piso con Chrissie Hynde y ha sido la biógrafa oficial de Kid Creole.

El caso es que Contra Ediciones acaba de publicar en España el indispensable libro de Goldman “La venganza de las punks: una historia feminista de la música, de Poly Styrene a Pussy Riot”, una crónica personal y vibrante sobre el pasado, presente y futuro del rock femenino con un montón de voces invitadas. Aprovechando su salida y el peso de Goldman en el mundo de la música hecha por mujeres, proponemos una playlist de discos de punk y rock femenino que hará más completa la lectura de su libro. También la tienes en nuestro perfil de Spotify.


The Runaways
“The Runaways”
(1976)

Con ellas empezó todo. Cuando aún no habían cumplido los dieciocho años, demostraron, con su disco de debut homónimo –una bola de demolición sónica-, que las mujeres, haciendo rock, podían ser igual de provocadoras y salvajes que los hombres. Pioneras de la explosión punk e inspiración para las riot grrrls de los noventa, su legado no para de crecer con el paso de los años. Su grito de guerra, “I’m your ch-ch-ch-cherry bomb!”, es igual de poderoso cuarenta y tres años después.


X-Ray Spex
“Germfree Adolescents”
(1978)

Poly Styrene fue una de las personalidades más totémicas del punk inglés: rompió estereotipos tanto en lo musical como en lo estético. Styrene, fallecida prematuramente en 2011 a causa de un cáncer, fue la fuerza creativa de X-Ray Spex y se encargó de escribir todas las canciones de “Germfree Adolescents”, un disco que intelectualizó el género sin perder frescura y pegada (ese uso del saxo pionero en el punk británico) y sin escatimar hits bailables.


The Slits
“Cut”
(1979)

Los punks ingleses de finales de los setenta estuvieron influenciados por los sonidos jamaicanos desde sus inicios: era la música que sonaba en los clubes underground a los que iban a bailar. El álbum de debut de The Slits es uno de los discos de punk que mejor dialogan con los sonidos caribeños, y también una de las muestras de punk colorista y libre pensador más destacadas de la época. Su portada, en la que aparecen Ari Up, Viv Albertine y Tessa Pollitt con el torso descubierto cubiertas de barro, es historia del rock.


Lizzy Mercier Descloux
“Press Color”
(1979)

El post-punk y la no wave, los géneros que llevaron el punk primigenio a terrenos más experimentales y sofisticados, también coquetearon con la moda mainstream de la época: la música disco. La francesa Lizzy Mercier Descloux es uno de los mejores ejemplos, una Donna Summer en clave underground que firmó rompepistas absolutos como “Fire” y canciones como “Wava”, un minihit que podrían haber firmado las neoyorquinas ESG para su legendario “Come Away With ESG” (1983).


The Raincoats
“The Raincoats”
(1979)

El art-punk en su mejor versión, The Raincoats consigueron reinventar el legado de The Velvet Underground apoyadas en el mítico violín esquizofrénico de Vicky Aspinall, las guitarras cortantes de Ana da Silva y la base rítmica subterránea de Gina Birch y Palmolive. Su debut homónimo aún suena actual y está lleno de hallazgos: los juegos de voces a capela de “No Side To Fall In” o las melodías disonantes de “Black And White”. Amigas y compañeras de viaje de The Slits y X-Ray Spex.


Vulpess
“Me gusta ser una zorra /Inkisición”
(1983)

Las Vulpess solo necesitaron un single de dos canciones en el sello Dos Rombos y una legendaria actuación en Televisión Española, el 23 de abril de 1983 en el programa Caja de Ritmos, para convertirse en una de las bandas de punk más importantes del país. “Me gusta ser una zorra” es la única versión del “I Wanna Be Your Dog” de The Stooges que puede mirar a la cara al clásico escrito por el grupo de Ann Arbor.


Shonen Knife
“Burning Farm”
(1983)

Institución del garage-punk japonés con un ramalazo Ramones que las convierte en una propuesta irresistible. Shonen Knife cantan en japonés, pero solo necesitan tres acordes y estribillos en un inglés macarrónico para conquistarte y romperte las suelas: ahí están instant hits chatarreros como “Twist Barbie” o “Banana Fish”, incluidos en su debut “Burning Farm”. En los noventa, fueron apadrinadas por Sonic Youth y Redd Kross.


Bikini Kill
“Pussy Whipped”
(1993)

La banda más conocida del movimiento riot grrrl y uno de los nombres clave para entender el punk rock de los últimos treinta años. Hijas de Joan Jett y sus Runaways, pero también del punk angelino de los ochenta, debutaron en formato largo con “Pussy Whipped”, un disco que incluye su himno más conocido: “Rebel Girl”. Reunidas hace unos meses, en junio tocarán por primera vez en España dentro del Primavera Sound.


Tamar-Kali
“Geechee Goddess Hardcore Warrior Soul EP”
(2005)

Cantautora y francotiradora punk-rock, con evidentes guiños al grunge de los noventa, nacida en Brooklyn y reconvertida actualmente en una compositora de bandas sonoras para cine y televisión estupendas como las de “Bessie” y “Mudbound”. Su primer EP es una descarga eléctrica llena de energía y riffs marmóreos donde Tamar-Kali, nombre artístico que cita a la famosa diosa hindú, se reivindica como la Patti Smith afroamericana.


Fértil Miseria
“Desplazados”
(2005)

Una de las leyendas del hardcore punk colombiano y de toda Abya Yala. En activo desde 1990, están lideradas por las hermanas Piedad y Vicky Castro que, además de músicas, son destacadas activistas sociales que han ayudado a las víctimas más vulnerables del conflicto entre las FARC y el gobierno de Colombia. “Desplazados” es uno de sus discos más combativos y rabiosos, repleto de verdadera incorrección política: esa que incomoda al poder.


Y como extra especial, “Resolutionary (Songs 1979-1982)”, recopilación pubicada por el sello Staubgold en 2016 –hogar de artistas como To Rococo Rot, Faust o los propios The Flying Lizards– y que recupera piezas dispersas que Goldmand fue grabando durante los primeros años de efervescencia del post-punk.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.