¿Qué leer en agosto? (II) Cinco recomendaciones de editoriales de cómic para este verano
Especiales / VV.AA.

¿Qué leer en agosto? (II) Cinco recomendaciones de editoriales de cómic para este verano

José de Montfort — 12-08-2020
Fotógrafo — Archivo

Si hace unos días les pedimos a cinco responsables de prensa de sendas editoriales independientes que nos recomendaran sus libros preferidos para este verano, ahora le toca el turno al mundo del cómic.

Cinco editoriales comiqueras nos recomiendan sus novelas gráficas, series de cómic, bibliotecas de series pulp, noir y de ciencia ficción, clásicos indiscutibles y recientes novedades que les han llamado la atención. Tanto para los que seguís de vacaciones como aquellos que ahora, en la segunda quincena de agosto, las vais a comenzar: Tomad nota, ¡y a leer!

Víctor Navarro (Astiberri)

Carne de cañón, de Aroha Travé (La cúpula, 2019).

Creo que es uno de los cómics con los que más me he reído en mucho tiempo. La autora consigue algo dificilísimo: hace humor muy bestia con personajes de barrio y al mismo tiempo los trata con un cariño y un respeto tremendos. Una joya para verano, para otoño, para invierno y para primavera.

Momo, de Jonathan Garnier y Rony Hotin (Norma, 2020).

Aunque forme parte de la colección infantil y juvenil de Norma, este cómic es para todas las edades. La historia te traslada enseguida a la infancia y a los veranos larguísimos en el pueblo. Una preciosidad con un tono y una ambientación que recuerda a Studio Ghibli.

No mires atrás, de Anabel Colazo (La cúpula, 2019).

Un relato de terror que se funde a la perfección con la historia personal de la protagonista. El dibujo y el color son una pasada. Además, Anabel Colazo consigue traducir al lenguaje del cómic la experiencia de descubrir un creepypasta en internet y quedarte bizco leyendo comentarios.

Octavio Botana  (Sapristi)

Witchzard, de Charles Forsman (Underbrain, 2020).

Conocemos a Forsman por ser el autor de dos hitos del cómic underground (y sus consiguientes traslaciones a serie televisiva vía Netflix) como son The End of the Fucking World y Esta mierda me supera. Witchzard es anterior a las obras mencionadas, un trabajo menor pero interesante, una short-story fanzinera y metalera sobre unos chicos que montan una banda para escapar de sí mismos. Ni que decir tiene que no logran su objetivo.

La vida y usted, de Paco Alcázar (¡Caramba!, 2019).

Es sencillamente el mejor humorista gráfico español y esta es su mejor muestra de hallazgos, verdades, mentiras y pasatiempos universales para seres del siglo XXI. Alcázar logra con algo muy grande con esta guía ilustrada aparentemente ligera: hacernos reír sin provocar ni un solo movimiento facial. Enorme.

Dr. Slump 1 Ultimate Edition, de Akira Toriyama (Planeta Cómic, 2020).

Un clásico para leer en la playa, en la montaña o a la sombra de los pinos de la casa del pueblo. Originario de 1980, Dr. Slump es un clásico al que hay que volver de vez en cuando. Sorprende su frescura, su irreverencia, sus humor grueso y faltón. Este primer numero que incluye las 16 primeras minihistorias de Arale y su creador son espectaculares, tronchantes y gamberras como pocas viñetas se han hecho desde entonces. Transgeneracional es poco. No debería llegar otoño sin pasearse antes por estas páginas.

Criaturas del pantano, de V.V.A.A. (Diábolo Ediciones, 2020).

La encomiable faenaza de recuperar clásicos del cómic pulp de Diábolo Ediciones debería premiarse y darse a conocer allende los mares. En esta voluminosa compilación de Steve Banes y Craig Yoe nos adentramos en pantanos lóbregos y conocemos a las preciosas criaturas que los habitan: fantasmas, guls, demonios, criaturas, espectros y ojos, pero también novias abandonadas clamando venganza y todo tipo de seres que provienen del pasado mal resuelto. En tiempos de virus se impone lo vírico como forma de exorcizar un poco la situación.

Ricardo Esteban (Nuevo Nueve)

Por un puñado de dracmas, Iván García y Ruth O’Leary (Grafito Editorial, 2020).

Un cómic de acción para amantes de la Historia en la Grecia Clásica. En una remota ciudad griega del lejano Epiro sus habitantes se encierran en casa tras la puesta de sol. Un enorme león tiene atemorizada a la región. El Tirano de la ciudad ofrece una cuantiosa recompensa a quien le de caza.  Un mercenario ateniense y un renegado espartano tendrán que unir fuerzas y superar sus diferencias para acabar con la bestia. Pero no todo es tan sencillo, cuanto más avanza la caza nuevas dudas les asaltan. ¿Es realmente una bestia asesina o, como comentan sus nuevos amigos, una maldición del Olimpo? ¿Merece la pena enfadar a los dioses por un puñado de dracmas?

¿Me estás escuchando?, de Tillie Walden (Ediciones La Cúpula, 2020).

Obra de la jovencísima autora de 24 años Tillie Walden, que acaba de hacerse con el Premio Eisner 2020 al Mejor Álbum Gráfico. En este relato de carretera, Bea se fuga de casa, escapando de un profundo trauma. Pronto se topará con Lou, una excelente mecánica que también huye, a la espera de que la distancia cure sus heridas. Emprenderán juntas un introspectivo viaje en caravana por el oeste de Texas, atravesando paisajes surrealistas ilocalizables en cualquier mapa y afrontando verdades soterradas durante demasiado tiempo. ¡Como para perdérselo!

Frontera de Ordesa, de Juan Pérez Martínez (Juanarete) y David Tapia (Gp Ediciones, 2020).

Paco Ponzán fue uno de esos héroes españoles olvidados. Condecorado por los gobiernos del Reino Unido, EE.UU y Francia por su labor al frente de la red de evasión Pat O’Leary. Ponzán es un perfecto desconocido en su país. Hasta su muerte a  manos de los nazis a pocos días de la caída de Toulouse, la red consiguió salvar a casi 3.000 personas entre civiles y militares.  Juanarete, guionista, cierra su trilogía anarquista, que conforma con “La bondad y la ira” y “Pepe Buenaventura Durruti”, junto al dibujante David Tapia (coeditor del multipremiado fanzine “Los diletantes”). ¡Sumérgete en la historia!

Lorenzo Pascual (Diábolo Ediciones)

Paper girls, de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang (Planeta Comics).

El legendario dibujante de WONDER WOMAN y el guionista de Lost dan forma a esta serie de suspense y ciencia ficción que Amazon adaptará al formato televisivo. Stephany Folsom adaptará el guión y los autores originales del comic tendrán la función de productores ejecutivos de la serie

Balas perdidas

Balas pérdidas, de David Lapham (La Cúpula).

Un clásico moderno de la literatura criminal. Un mosaico de historias cruzadas sobre gente a punto de perder el control… y hacer cosas horribles a otra gente.

The Wildstorm, de Warren Ellis y el dibujante Jon Davis-Hunt (Ecc Comics).

La espectacular reinvención de uno de los universos más influyentes en la historia de los cómics. La mejor serie negra que hay en las librerías, y que mejora número tras número.

Las tres series son series de las que enganchan, bien construidas, fluidas y apasionantes.

Luis Martínez  (Norma Editorial)

Los mitos de Cthulu, de H.P. Lovecraft y Alberto Breccia (Astiberri, 2019).

Una de las mejores obras de Alberto Breccia, y del cómic, para el que esto escribe. Lo que Breccia hace con la obra de Lovecraft es apabullante. Han pasado cuarenta años desde su primera publicación y sigue siendo vanguardista. Collages, blancos y negros esculpidos y escurridizos, belleza aterradora en cada página. Stendhalazo asegurado.

Locas, de Jaime Hernández (La Cúpula, 2016).

Es una de las obras que me hicieron amar el cómic y que me ha acompañado en toda mi biografía lectora. A lo largo de sus diferentes, y maravillosas, entregas, Maggie, Hopey, Ray y todo el elenco de esta saga ambientada en un ficticio suburbio de Los Ángeles se han hecho adultos sin caer en la complacencia ni el estatismo. Locas es la puerta de entrada a uno de los universos más orgánicos del mundo del cómic. Sin duda, un hito de la narrativa gráfica que suena a punk-rock, rabia y vida, mucha vida.


Sabrina, de Nick Drnaso (Salamandra Graphic, 2019).

La última novela gráfica de Nick Drnaso tiene ya dos años, pero su onda expansiva todavía retumba. Su exploración de la soledad en la era de la World Wide Web, del duelo y de la racionalización de la tragedia -como sociedad y como individuos-, y su retrato de los medios de comunicación y la distorsión de la verdad en la América post 11/S son abrumadores. Un must.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.