Así lo afirman, al menos, los grandes números de la industria, que según la Asociación de Promotores Musicales (APM) ha registrado “un récord de facturación histórico” en 2018.

La tendencia ascendente no es exactamente una sorpresa, ya que el sector venía encadenado cinco años de subidas continuas tras el bajón producido entre 2009 y 2012. Sí lo es el grado de este aumento, un 24,1% respecto al año anterior, que sumado al 20,6% de crecimiento que había experimentado en 2017 devuelve al sector a uno de sus niveles más altos, superando incluso a los años previos a la crisis de 2008.

La AMP cita varios factores que explican este salto de gigante. Por un lado la bajada del IVA cultural en 2017, que ha beneficiado la llegada de giras de gran formato internacionales y ha sido clave en estos dos últimos años de bonanza. Por otro, el reconocimiento institucional del peso de la música en directo dentro del sector turístico, especialmente en lo que se refiere a macrofestivales.

2018, como decíamos, ha sido muy generoso en cuanto a grandes giras internacionales, entre las que destacan, por el número de público congregado, Bruno Mars (110.000 en solo dos conciertos), Ricky Martin (79.657 en diez fechas) y Shakira (71.000 en cinco fechas). La AMP destaca también el éxito de las giras recientes de Luis Miguel, Roger Waters, Morat, Iron Maiden, Metallica, Guns N’ Roses y Alejandro Fernández, sin olvidar a nivel estatal las de Operación Triunfo y Pablo Alborán.