Ruido y carisma
Conciertos / Triángulo De Amor Bizarro

Ruido y carisma

8 / 10
Raúl Julián — 24-01-2022
Empresa — Son Estrella Galicia
Fecha — 24 enero, 2022
Sala — Porta Caeli
Fotógrafo — Raúl Julián

Triángulo de Amor Bizarro fue uno de los grupos más perjudicados por la llegada de la pandemia, después de publicar ‘Triángulo de Amor Bizarro’ (Mushroom Pillow, 20), su quinto álbum de estudio, a comienzos del fatídico 2020. Un disco magnífico (quizás y en términos globales el mejor de toda su carrera) cuya repercusión quedó difuminada entre confinamientos, datos de contagiados y aquella sensación general de miedo. Por eso ahora los gallegos retoman la consiguiente gira, con la intención de presentar en directo esas gloriosas nuevas canciones, en un trazado que tenía parada en la vallisoletana sala Porta Caeli gracias al patrocinio de SON Estrella Galicia. Una ocasión de lujo para disfrutar de la formación en distancia corta, ahí donde su misma esencia impacta con mayor intensidad, pero que congregó menos aficionados de lo que el asunto merecía seguramente por el miedo al repunte del virus y la coincidencia con la presencia de Zahara en la ciudad.

En cualquier caso, el local presentó buen aspecto y no pocos asistentes pudieron comprobar que el cuarteto es uno de esos grupos cien por cien fiables a los que, tras incontables encuentros, continúa apeteciendo ver una y otra vez sobre el escenario. Los gallegos ofertaron otras de esas actuaciones violentas y desarrollada a generoso volumen, movida con pasmosa facilidad entre post-punk, shoegaze, indie-rock, noise, industrial e incluso dream-pop y kraut-rock, con la distorsión y una arrasadora contundencia cediendo el espacio justo de protagonismo a esa vena pop que queda concretada en estribillos irresistibles. Esa es la jugada maestra de Triángulo de Amor Bizarro, la misma que al contacto con las tablas arrastra progresivamente al público hacia ese peculiar universo sonoro que termina con inexcusables pogos.

Un cúmulo de influencias que Isabel Cea, Rodrigo Caamaño, Zippo y esa bestia tras la batería que es Rafael Mallo llevan a su terreno hasta darle vida propia, prendiendo el resultado con una impronta reconocible. Sucedió a través de una selección sin interrupciones que se ahorró el teatro de los bises, alternada entre temas recientes tan aniquiladores como “No eres tú”, “Acosadores”, “Canción de la fama”, “Asmr para ti” o “Fukushima”, y clásicos del repertorio del tipo de “Robo tu tiempo”, “Les llevaré en mi cruz”, “Estrellas místicas”, “Barca quemada”, “Luz del alba” o “El fantasma de la transición”. La banda se ha convertido, paulatinamente, en una de las más carismáticas de la escena patria, logro certificado sin salvar ballenas ni hacer gala de una especial simpatía. Es, precisamente, su honestidad artística y sin concesiones lo que funciona como principal valedor de un combo convertido en tótem del indie nacional erguido al margen de todo y de todos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.