Canciones de colores para un tiempo gris
Conciertos / Xoel López

Canciones de colores para un tiempo gris

8 / 10
Marta del Castillo — 08-03-2021
Empresa — Producciones Animadas
Fecha — 05 marzo, 2021
Sala — Auditorio de Zaragoza
Fotógrafo — Auditorio de Zaragoza

Estimulante y original concierto el que ofreció el pasado viernes Xoel López en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza. En su nuevo disco -llamado muy apropiadamente “Si mi rayo te alcanzara”- apuesta por el piano y los coros femeninos, dejando de lado las guitarras y los sonidos más convencionales. Y es que el músico gallego se ha caracterizado desde los inicios de su carrera solista por no acomodarse en ningún estilo ni sonido concretos, sino más bien al contrario, por una búsqueda incesante de nuevas formas de composición y sonoridades diferentes.

En directo podríamos aplicar igualmente estos mismos términos, apostando en esta gira por un concepto estético y sonoro totalmente sostenido por los teclados y las voces femeninas, ejecutadas por sus tres flamantes acompañantes: Alice Wonder, Ede y Teyou. Junto al pianista Charlie Bautista y el percusionista Adrián Seijas, completan una formación en la que la ausencia de bajista y la inusual puesta en escena sorprenden desde el primer momento. Dando el total protagonismo a las canciones de su último disco, Xoel da a entender que la apuesta por sus nuevas canciones es absoluta; y sin duda es un hecho celebrado por su público, que las ha acogido con especial cariño. Es el caso de “El destello”-con la que abren el show-, “Vampiro blanco” o “La espina de la flor en tu costado”.

Cuando echa la vista atrás y ataca sus discos anteriores, el júbilo entre el público no es menor, especialmente con “Cometa” -cantada por Alice Wonder-, “Tierra” y “Lodo”. Pero es en “Balas” cuando realmente el arsenal sonoro y artístico (incluso teatral) deXoel López sale a relucir en su máxima expresión. Con ritmos y sonidos latinos, cercanos al merengue o la bachata, esta canción abre una brecha en el transcurso del concierto, sin duda el punto álgido en cuanto a vitalidad y baile. También está presente la influencia africana, con sonidos de teclados y percusión traídos directamente del continente negro y de discos como por ejemplo el “Graceland” de Paul Simon. Cerró el recital con una tanda de bises en las que destacaron “Patagonia” o “Tigre de bengala”, poniendo la puntilla a una noche repleta de sonidos nuevos, buenas vibraciones, color, ritmo y grandísimas canciones.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.