Entrevista a Sara Soler por la edición de su renovado cómic “Us”
Especiales / Sara Soler

Entrevista a Sara Soler por la edición de su renovado cómic “Us”

Joan S. Luna — 08-06-2021
Empresa — Astiberri
Fotógrafo — Archivo

Hace más de un año, Sara Soler se autoeditó un cómic de apenas veinte páginas, “Us”, que se convirtió en un éxito gracias al boca oreja.

En el cómic, Sara Soler relataba el proceso de transición de su pareja y de la forma en que esa había encarado los cambios. Tal fue la onda expansiva, que se pasó los meses siguientes ampliando la obra y convirtiéndola en un nuevo “Us” (Astiberri, 21) en un slice of life de ciento cuarenta y cuatro páginas en el que nos cuenta más y mejor su experiencia.

En su momento compré el fanzine de “US” y me encantó. Me gustó muchísimo el acercamiento, el dibujo, cómo cuentas las experiencias, pero debo decirte que, en cierta manera, me quedé con un sabor agridulce al pensar que había mucho más y más complicado en todo lo que contabas. ¿Es por eso que has dado el paso de convertirlo en algo más largo o tenías otros motivos?
Con el fanzine pretendía narrar una realidad que estábamos viviendo Diana y yo de primera mano, pero que es ajena a muchísima gente. Es un tema muy complejo el de las cuestiones de género y la verdad es que en las veintidós páginas del fanzine se me quedaban muy justas. Así que sí, una de las razones es esa. Hay otras dos de peso: la primera es que muchísima gente me preguntaba si haría un cómic más largo sobre el tema o si habría una segunda parte y me metieron el gusanillo. La segunda es que también, a raíz de editar el fanzine y empezar a hacer un poco de activismo en las redes, he recibido muchas actitudes de odio de gente que se encontraba con mis posts y me han hecho darme cuenta de que la mayoría de la gente no sabe NADA de lo que supone ser una persona no normativa en la sociedad de hoy en día. Aún faltan muchos referentes. Estoy convencida de que cuanto más se visibilice al colectivo LGBT+, más personas entenderán nuestra situación a la larga y por tanto habrá menos odio. ¡O al menos eso espero!

“Entendemos que hay gente que hace ciertas preguntas incómodas a las personas trans y al resto del colectivo LGTB+ como resultado del desconocimiento y la desinformación”.

Al haberlo convertido en una novela gráfica mucho más larga has podido aclarar infinidad de puntos y sobre todo crear un cómic que resulta ser muy educativo e incluso una gran ayuda para gente que pase por situaciones similares. ¿Has pensado en ello o sencillamente querías contar tu experiencia?
La verdad es que en principio solo quería contar mis movidas. Lo último que pretendo es que la gente se tome el cómic como algo didáctico en plan “guía de una transición de género”. Para nada. De hecho insisto en varias ocasiones a lo largo del cómic, está ha sido nuestra experiencia única. Si la historia ayuda a personas a acercarse y empatizar con las realidades trans, o alguien se siente identificado con nosotras será maravilloso, pero en ningún momento he querido “sentar cátedra” por decirlo de alguna manera.

¿Te sorprendió realmente la acogida de “Us”, el fanzine, teniendo en cuenta que no tenías tantas expectativas de éxito?
Me sorprendió un montón, la verdad. La primera tirada que hice del fanzine fue solo de cincuenta ejemplares pensando que me duraría todo el fin de semana del festival Kboom y se agotaron el primer día antes del cierre. Para las siguientes ediciones aumenté muchísimo los ejemplares. La verdad que no esperaba este interés, pero estoy encantada [risas].

Imagino que la necesidad de dibujarlo y escribirlo era mayor que la de pensar si ibas a vender todas las copias o de si iba a gustar o no.
Hombre, a ver… es cierto que “Us” es una historia que yo quería dibujar y contar sí o sí. Pero una vez te decides a hacerla también quieres que guste a la gente. Menuda bajona si hago un cómic tan personal y va la gente y me dice que es una chufa [risas].

Al abrir tanto vuestra experiencia a los lectores, ¿te costó abandonar ese cierto pudor que todos tenemos cuando contamos cosas muy privadas?
La verdad es que a mi no. No tengo problema en hablar de esta experiencia porque me parece que ha sido un viaje de auto conocimiento muy positivo. A Diana sí que le da un poco más de vergüenza, pobre [risas]. No me entendáis mal, si el cómic está hecho es porque Diana ha querido, no es que yo me haya puesto a contarlo todo sin preguntarle a ella qué es lo que quería explicar y qué es lo que no, pero me ha salido tímida la muchacha.

Otra cosa que me gusta mucho es que, cuando dibujas a personas que no aceptaron la situación u os criticaron, lo hagas sin dotarlas de personalidad. ¿Hay alguna de esas personas que ahora, pasado este tiempo, podrías dibujar ya como el resto de personajes que os han acabado haciendo lado?
Para nada. Todos los moñecos que aparecen siguen siendo moñecos a día de hoy. Entendemos que hay gente que hace ciertas preguntas incómodas a las personas trans y al resto del colectivo LGTB+ como resultado del desconocimiento y la desinformación (que es una de las razones por las que empecé con este proyecto) y sabemos que, habitualmente, van sin malicia. Esas personas en general están dispuestas a escuchar y aprender, así que todo bien. Pero a lo largo del tiempo te vas encontrando con mucha gente que es todo lo contrario. Van a meter el dedo en la llaga y saben exactamente cómo hacerlo para fastidiarte y hacerte sentir mal. Nunca nos hemos encontrado con alguien de este tipo que esté dispuesto a de construirse, así que yo sigo dibujándolos como monigotes hasta que se demuestre lo contrario.

¿Alguna vez en tu vida te habías planteado que llegarías a dibujar y escribir un cómic tan personal?
¡Qué va! Esto se lo digo a la Sara de hace tres o cuatro años y no se lo cree. Pero ahora le he cogido mucho el gustillo al slice of life, así que a ver qué pasa en el futuro.

Es evidente que, cuando los periodistas te preguntamos sobre “Us”, en el fondo nos estamos interesando tanto en la obra como en la persona que hay detrás. ¿Te ha sorprendido la respuesta de los medios y de la gente al intentar descubrir más sobre la persona que eres?
Al ser una obra que trata sobre una experiencia vital, no me sorprende. De todas formas, los periodistas normalmente me preguntáis sobre lo que cuento en mis cómics, no sobre absolutamente todos los aspectos de mi vida.

En cierto sentido, me refiero a que, pese a ser la autora y la dibujante, también eres uno de los personajes de la historia, y eso rompe la barrera entre lo que se cuenta y quién lo ha dibujado y escrito. No sé si me estoy explicando bien. Me refiero a que, de algún modo, a quienes nos gusta el cómic no solamente nos gusta tu trabajo, sino la forma que has tenido (o habéis tenido) de enfrentaros a un cambio tan importante en vuestras vidas.
Me encanta que digas que os gusta nuestra manera de enfrentarnos a esto, la verdad es que no me he planteado esta separación entre personajes y obra porque suelo meter mucho de mí cuando soy yo la que escribo el guion. Aunque la protagonista no sea yo en persona. Pero bueno, a mí me gusta descubrir, por ejemplo, que autoras y autores de cómics que me encantan son buena gente, así que por ese lado supongo que bien.

Al leer la versión larga de “Us”, pienso –por poner dos ejemplos actuales– en obras como los dos cómics más recientes de David Ramírez (“Tal cual” y “Conviviendo 19 días”). ¿Qué obras te pueden haber servido como referencia a la hora de encarar “Us”, tanto la versión fanzine como la extensa que ahora publicas en Astiberri?
Pues tanto el fanzine como la novela gráfica beben mucho de todas las viñetas de humor y slice of life que puedes encontrar hoy en día. Desde las viñetas de Sarah Scribbles o las de Paco Sordo hasta “La soledad del dibujante” de Adrian Tomine y “El show de Albert Monteys”. Pero quiero resaltar que durante la creación del cómic largo he tenido muy cerca “Siempre tendremos 20 años” de Jaime Martín. Es un cómic que me llegó a la patata muy fuerte y que me ha inspirado muchísimo.

Es cierto que, a lo largo de “Us”, asumes también momentos de duda, de nervios, etcétera, pero ¿has maquillado algunos de los momentos más complicados por los que has pasado?
No sé si te refieres si los he maquillado para “quedar bien” yo. La verdad es que no y de hecho he puesto mucho cuidado en no dejarme nada en este aspecto. Me parece muy interesante mostrar que una persona puede tener mil dudas y mil ideas preconcebidas que son tóxicas, pero que al final se deconstruye, que básicamente es lo que me pasó a mí. No sé si es porque esperabais que yo reaccionara con más “drama” o de manera más negativa… pero ya alguna vez me han dicho “no me creo esta historia, sale todo demasiado bien”. Lo siento, pero es que pasó así. Para dramones recomiendo las novelas de Dostoyevski.

Por decirlo de otro modo, si volvieras a leer “Us” en cinco años, ¿estarías viendo a la Sara que pasó por esas situaciones? Perdona que no pregunte nunca sobre Diana, pero aunque sea parte importantísima del cómic, obviamente, se trata de hablar contigo como creadora del libro.
Sí, he contado mi experiencia de manera fiel, así que sí que vería a la Sara de entonces, aunque seguramente mí yo de dentro de cinco años sí que será diferente.

Una última que mira hacia atrás. No tengo muy claro si tu libro “En la oscuridad” surgió como encargo o fue un tema que te interesaba. En cualquier caso, creo que tu estilo entre aquella obra y “Us” ha cambiado muchísimo y para mejor. ¿Podría considerarse una evolución o más bien el que intentas adecuar el dibujo a la historia que estás contando?
Efectivamente, “En la oscuridad” fue un encargo, pero el cambio de registro es sobre todo porque cambio de estilo dependiendo del proyecto. No es que en cada cómic tenga un estilo distinto, sino que tengo uno más “figurativo” por decirlo de una manera y otro más caricaturesco. Y con “Us” me encajaba mucho mejor este último. Si te fijas, la portada de “Us” no es del mismo estilo que el interior, estos cambios de estilo están al servicio de lo que yo pretendo expresar en ese momento. Los cómics que hago para Estados Unidos tampoco se parecen en nada a “Us”, por ejemplo. Sin embargo “Red & Blue” que publiqué con Panini sí que se parece. ¡Mi cuenta de Instagram es un popurrí! [risas]. De todas maneras creo que mis diferentes estilos también van evolucionando cada uno por su lado.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.