Primer disco largo con viejos y nuevos temas en ensalada, y cocinan ya un segundo trabajo. Los hermanos bajobateros aporrean el falso techo sobre sus cabezas, aunque sangren los dedos.

Los hermanos Toro, Yoin Rune (bajo, voz líder) y Guille (batería, voz), nuestros demoscópicos de 2015, tenían unas cuantas canciones nuevas en los dedos, algunas más ya grabadas (las cinco del EP el año pasado, más el tema ‘Dónde están tus amigos’ volcado en un Youtube) y tenían ganas de armar un elepé ‘frankesteiner’ que cerrase esta primera etapa del grupo, y sirviera de impulso para pasar a la siguiente sin sufrir el trasiego a machetazos por las fases intermedias. Con este espíritu acaba de salir ‘I’, guarismo iniciático en romano; nada de ‘yo’ en inglés. Un trabajo que, por decantación, dibuja un mapa sonoro heterogéneo a lo largo y ancho de trece cortes.

“No es el típico disco uniforme: más bien –apunta Yoin- lo vemos como un reflejo de lo que hemos estado haciendo hasta ahora, que ha sido básicamente experimentar diferentes formas de hacer canciones con el formato dúo que tenemos, y sin guitarras”.

El avance del disco llegó con ‘Juventud sónica’ y un vídeo rayante: la famosa mosca del DVD en viaje seudoelíptico por la pantalla. “Era un cachondeo con todo el asunto online: una imagen muy noventera, a tono –explica Yoin- con el idioma lírico de la canción”.

A Toro siempre se le mete en el universo stoner; el dúo no reniega de tal afirmación, aunque tampoco la suscribe por completo. “La referencia más directa que tengo en riffs es más bien James Hetfield. Queens Of The Stone Age también, es uno de mis grupos favoritos, y lo de Muse es evidente, me ha marcado mucho. En ‘Juventud sónica’ hemos metido al final tres minutos de juegos vocales, jugando con las intensidades: tenía un poco el ‘Hey Jude’ de los Beatles en la cabeza, vimos que la melodía funcionaba y ahí está”.

El grupo tiene ante sí el reto de superar con nota el muro de los tres años. “Al principio todo es muy bonito, tocas un primer techo cuando ya has grabado disco, tienes vídeos y has girado por buena parte de España. ¿Y ahora, qué? Pues crecer, trazarnos nuevas metas, salir adelante en este mundo raro donde la política funciona en clave de troleo. Sabemos que el 95% no lo consigue, se quema y lo deja. Trataremos de estar en el otro 5%, aunque no será fácil. Pensaba que ya lo había visto todo en este mundillo, pero en el último año he vuelto a sorprenderme, para mal. Y eso que ha habido momentos muy buenos”.

Toro. Foto, Jal Lux, para Mondo Sonoro Aragón. Portada de junio 2017