Padre no hay más que uno
Noticias / Enrique Morente

Padre no hay más que uno

Ozantoño Torres — 19-03-2020

Igual que marzo es el tercer mes del año del calendario, que tiene 31 días y que, por la situación especial que estamos viviendo, celebrar el Día del Padre se va a llevar a cabo de forma diferente en toda la piel de toro. Tendremos que esperar a hacerles una videollamada, un mensaje por el móvil o cualquiera otra forma que no implique visita personal. Por eso, a falta del beso, del abrazo y el regalo he preparado esta columna para también homenajear a “diferentes padres” en las lindes musicales del Sur. Olviden el Puente pues la única salida escalonada que podemos permitirnos es subiendo y bajando de la azotea al salón y del salón a la azotea. El Coronavirus no entiende de sentimientos ni de una fecha tan especial. Así que, para todos ellos, esta columna que habla de para todos los que han conformado el epígrafe de “Padres de” en algún estilo musical concreto. Ya, no es una corbata ni una máquina de afeitar, pero también estoy confinado.  Pepes y Papis que aunque no os podamos dar abrazos, al menos sí a través de esta columna sobre la música sureña. Tiempo habrá de celebrarlo.

 

CAMARÓN, PADRE DEL NUEVO FLAMENCO

¿Qué se puede decir de José Monge que no se haya dicho ya? Pocas cosas. Y como no quiero repetirme en lo de que metió las guitarras eléctricas, las baterías, la flauta de Jorge Pardo  y el mono de garajista en el mundo flamenco, esgrimiré que YA se le tiene en el lugar que mereció; en el pedestal de Artista. ¿Os parece poco para un mundo ortodoxo como el del flamenco regido por purismo tan decimonónico que alguien como él lo pusiese en rebomba? Y como cualquier padre, aguantó carretas y carretones cuando editó “La leyenda del tiempo” pues él sabía la magna obra que había hecho. Un padre siempre sabe cómo es su hijo.

 

JESÚS DE LA ROSA. PADRE DEL ROCK ANDALUZ

Padre por antonomasia de ese estilo, bueno, él junto a Triana. Sin duda alguna una de las figuras claves para entender la emergencia de ese estilo musical. Que sí, que los primeros fueron Smash, lo sé. Pero Triana, y Jesús a la cabeza, supieron darle enjundia, nombre, modernez y, además, rollito Pink Floyd con olor a adobo de la calle Sierpes. Antes de ellos en los periódicos se hablaba del rock bajo el epígrafe de música ligera, pero hasta eso lo cambiaron. Las portadas de Máximo Ligero ayudaron a conformar un enorme ente musical que, aún hoy, perduran en la memoria. Padre Jesús, aquí tus súbditos.

 

ENRIQUE MORENTE, PADRE DEL FLAMENCO ROCK

“La verdad es que yo tenía que haber sido rockero. Me he equivocado, pero en aquel tiempo se hacía lo que se podía”, dijo Morente, y no le faltó razón. Omega es un homenaje que lo reunió con Federico García Lorca, Leonard Cohen, Morente y Lagartija Nick y, mira por donde, cambió para siempre la historia del flamenco y de la música. Aunque este padrísimo (es patriarca de un clan de artistas mayúsculos) empezó Omega como una  travesía llena de dudas, pero el tiempo –como a obra de Camarón anteriormente mencionada- le ha dado la razón. Los grandes saben bien lo que hacen, por eso están donde están; en el Olimpo de la música. Él y Camarón renovaron todo, incluido los cimientos.

 

MIGUEL RÍOS, PADRE DEL ROCK DE ESTADIOS (Y PLAZAS DE TOROS)

Y para cerrar este repaso un padre guay, rockero y molón. Gracias a su Rock & Ríos este que os escribe no pierde su alma mater rockera. Desde que editó el Made in Japan versión patria no ha habido nadie capaz de hacer algo tan bestial. Era 1982 y este granadino lanzó un disco en vivo histórico convertido, -casi ná+, en el álbum de Rock más vendido de la historia de España. Pretendía  celebrar los 20 años de trayectoria como cantante y como a cualquier padre aquello lo superó. Y como son días aciagos los que estamos viviendo, no viene de mal asomarnos al balcón y gritar al unísono eso de “¡A los hijos del Rock´n´Roll Bien-ve-ni-dos!”.

 

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.