Tras dos singles -“Let’s burn a forest” y “Lucky One” estrenamos por fin el primer álbum de estudio de Carla Serrat, que publica este viernes con Sones.

“Night Thoughts” supone la puesta de largo de Carla, con un trabajo en el que se deja caer entre el synthpop y pasajes electrónicos más evocadores, siempre con los sintetizadores marcando la pauta. Núria Graham, Marcel Cavallé y Víctor Partido figuran además como colaboradores en el disco, producido por Edu Martínez y Carla y masterizado por John Davis (Blur, FKA twigs o Haim).

Pero por mucho que digamos, difícil podemos presentar el disco mejor de lo que lo haría la propia Carla, comentando cada corte de este “Night Thoughts” que lanza el 26 de febrero a través de Sones.

1. NO SUN

Es el primer corte del álbum. “No Sun” es una canción de amor, y por eso quería crear una atmósfera íntima y especial, como si se tratara de una confidencia. A mi voz a capella se le suman, poco a poco, otra serie de sonidos y efectos, creando un ambiente misterioso dentro de un paisaje espacial. De hecho, imagino esta canción con una aura cósmica.

2. THE SEA TAKES ME

Es, quizá, uno de los temas más atmosféricos y con más capas del disco. El que transmite más a nivel de sensaciones, con una intención clara de transportar al oyente a este paisaje marino. La canción habla de dejarse llevar, de dejar fluir.

3. IN THE FOREST

“In The Forest” nace a partir de un sueño, uno de esos bonitos, incluso idílicos. Pero que, al despertar, se convierte en agridulce. De hecho, en cierta manera es un sueño premonitorio. La intuición no suele fallar.

4. OUR TIME

Es la canción más ‘happy’ de todo el disco. Es directa y optimista. Habla de estar tan bien con algo que te hace sentir invencible. Esa sensación que no quieres que acabe nunca.  Es ‘nuestro momento’.

5. HOLD DUB

Gira en torno a una sensación más bien abstracta. Sobre la necesidad de congelar el tiempo. De hecho, me imagino la imagen de alguien en constante caída, pero que nunca llega a tocar el suelo. Pensé en la voz de Núria Graham, porque creí que pegaría muy bien con el tema, ya que la melodía es muy soul, y ella da respuesta a mis fraseos aportando su toque de dulzura y sensualidad. Además, nos tenemos mucho cariño y con ella fue muy fácil que su colaboración surgiera con naturalidad.

6. TURNED INTO

Esta historia transcurre de noche. Trata de un personaje oscuro, que envenena las mentes de los otros con sus palabras. Siempre encuentras personas que hablan de cuestiones personales referentes a los demás sin tener ni idea de nada de lo que está pasando. De eso va. Y de cuando te das cuenta que esas personas que solo traen oscuridad consigo.

7. LIES

Se distingue sobretodo por la línea de sinte inspirada en el sonido 8 bits, que juega con las voces, bajo y las otras líneas de sintes. La mayoría de los sonidos que más nos gustan y más hemos utilizado con Edu Martínez, músico con quien he coproducido el disco, son de sintetizadores analógicos. Como, por ejemplo, el teclado Teisco que aparece en este tema y que le aporta un sonido melancólico que pega con el conjunto de la historia de la que trata la canción.

8. LUCKY ONE

“Lucky One” va de sentirse afortunado, tal y cómo dice la canción, y de querer compartir ese estado. Lo que pasa es que serlo, a veces genera una cierta envidia en los demás. Él tema trata eso, de darse cuenta de la envidia que pueden sentir algunas personas, capaces de anular ese sentimiento, y del momento en que te rebelas y dices ¡Bah! ¡Pues voy a proclamarlo aún más!

9. LET’S BURN A FOREST

Esta canción va ligada claramente a “In the forest”. Sería como una primera y segunda parte de la misma historia. Aquí, el sueño que transcurría en el bosque, acaba siendo quemado con todo dentro de él, fruto del desamor.

10. NIGHT THOUGHTS

Es el tema que da titula al disco. ‘Pensamientos nocturnos’ que en horas bajas son los que te atrapan y te dejan en un estado de ensoñación, entre la clarividencia y la confusión de la noche. Esta canción nació, por supuesto, en plena noche. La canción trata de un final, de darse cuenta que algo se ha acabado, pero al mismo tiempo de no querer creerlo del todo. Cuenta con la colaboración vocal de Víctor Partido, que con su voz grave y profunda le da a la canción un toque disco soulero muy de los 80.