Blur
Conciertos / Blur

Blur

1 / 10
Redacción — 18-11-2003
Empresa — Iguapop
Fotógrafo — Archivo

Elbow pasaron por el escenario sin provocar grandes reacciones. A pesar de protagonizar momentos de intensidad eléctrica notables, el espeso sonido y la casi nula capacidad comunicativa de sus integrantes ahogaron las emociones plasmadas en estudio e impidieron la conexión entre banda y público. Blur provocaron algunas reacciones más, aunque no fueran precisamente unánimes. A un lado, los fans irremediables que disfrutaron con todos y cada uno de los temas; al otro, la sensación de vacío -o incluso indignación- entre aquellos que algún día pensaron que Blur era la mejor banda que había nacido en años. Su voluntad experimental y de reinvención no es algo nuevo, ha quedado plasmada en trabajos como "13" o en su último "Think Tank" con resultados que, analizados de un modo aislado, tampoco resultan tan catastróficos. El problema se agudizó debido a la confusión y dispersión de una caótica puesta en escena. Demasiados altibajos, inclusiones sin sentido –“We´ve Got a File On You"-, una visible desgana por parte del grupo -encarnada principalmente en el bajista Alex James y en el invisible ex-The Verve Simon Tong- y una desorientación palpable en la actitud y maneras de Damon Albarn; todo ello acabó minando el conjunto de una larga colección de piezas, a priori, interesantes: desde clásicos del brit-pop como "Boys And Girls" -la tercera de la noche- hasta la intencionalidad crooner de "Out Of Time", pasando por dispares revisiones de "Tender" o "For Tomorrow". Si apostaron por reírse de sí mismos, no lograron transmitirlo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.