El 28 de diciembre de 2015 todo el mundo del rock se levantó con la noticia de que Lemmy Kilmister (Motörhead) había muerto. La mayoría creímos que sería una broma (más bien, queríamos pensar que tenía que serlo) pero no: Lemmy había abandonado los escenarios y el rock para siempre después de una larga y prolífica carrera. Su funeral fue incluso emitido en streaming.

Ahora, como conmemoración a la muerte de una de las figuras más famosas e importantes del género, en Barcelona se celebrará el 28 del mes que viene una procesión en honor al bajista, dentro de un evento bautizado como LEMMYSSYOU (“Lemmy, te echamos de menos”). La procesión empezará en la sala Rocksound y terminará en la sala Bóveda. Después, se pondrá fin al día con un concierto de la banda tributo Motörhits.

Las entradas tienen un precio de 13euros y se pueden comprar a través de Entradium.com.