El artista nos cuenta el final de su ruta por México

1 de Agosto

Entramos en la recta final de la gira, nos esperan cuatro conciertos y una convivencia con los seguidores.
Hoy tocamos en Puebla por tercera vez. Llegamos justitos de tiempo y solo tenemos tiempo para comer algo rápido
y prepararnos para empezar el show. Empieza a llover, se augura un buen show.
En la firma de discos y me hacen obsequios que me llevaré muy agradecido a Barcelona.
Al terminar preferimos regresar a DF y así estar más frescos para el show del Lunario.

2 de Agosto

México DF
Para este show he invitado a artistas de la escena mexicana como Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), Fernando Rivera (Monocordio), Centavrvs, Liber Terán y Pascual Reyes (San Pascualito Rey). Todos ellos hacen una colaboración excepcional y queda palpable el nivel musical que está viviendo la escena.
Lentamente el show se convierte en un set muy progresivo y en un gran fiesta, se viven momentos de gran euforia y las canciones
son coreadas, tanto el público como nosotros en el escenario estamos súper emocionados.
Al acabar el show me tomo una cerveza y brindo por lo bien que está yendo todo.

3 de Agosto

Temprano partimos también por tercera vez a Guadalajara, la ciudad está a seis horas, pero en México es un poco imprevisible calcular exactamente el tiempo de los trayectos y es mejor siempre añadir un par más.
Viajamos sin aire acondicionado y solo se pueden bajar las ventanas delanteras, como viajo en el último asiento junto a Dayanna (fotógrafa, periodista, gran amiga y fundadora del club de fans), vamos a ser los más afectados, el resultado es una insolación que nos produce un extraño dolor de cabeza que se alargará durante toda la noche.
Al empezar la prueba de sonido el conductor desaparece y no contesta el teléfono, más tarde nos enteramos que se ha dormido en un camerino, no podemos abrir la furgoneta y sacar nuestro equipo musical, los nervios empiezan a florecer y al final un camarero lo encuentra entre botellas de Bourbon y ronquidos, todo vuelve a la normalidad y hacemos la prueba de sonido más rápida de la historia del rock and roll.
El concierto acaba siendo una celebración de canciones y se agradecen especialmente las nuevas canciones de “Agatsu”.

4 de Agosto

De regreso a DF prefiero viajar con un auto convencional con Alexa, Rafael, Dayanna y Nadime los chicos que gestionan el club de fans, con amor y amistad, nos pasamos el viaje hablando de ardillas zombies y ex-novios psicópatas…
Llegamos al mediodía, aun tengo tiempo para ir al hotel, comer tranquilo y prepararme para la fiesta fin de gira, programada en último momento.
Para la fiesta preparo un mix: cantar canciones que no han sonado en toda la gira y otras que si. Dos horas antes del show llueve a cántaros; es época de lluvias en México y las gotas suelen a ser muy gordas, con diez gotas ya puedes notar que estás literalmente “mojado”.
Se convierte en una auténtica fiesta de despedida y se celebra canción a canción, realmente es muy valioso ver la entrega y el amor de la cantidad de personas que se mueven desde cualquier lado para estar presentes.
Agradezco en silencio a todos ellos la gira y el amor incondicional que constantemente me entregan.

6 de Agosto
Una convivencia es un encuentro apacible y tranquilo que se realiza entre el artista y sus seguidores. El lugar elegido es en La Pulqueria de Insurgentes, un emblemático lugar que regenta mi buen amigo Gustavo, un personaje muy especial.
La convivencia dura aproximadamente un par de horas y además de preguntarme sobre temas musicales, también lo hacen sobre mil cosas diferentes, sobretodo temática metafísica y espiritualidad.
El recuerdo más entrañable es una pregunta que me hizo una chica entre dientes y muy introvertida ¿te gustan los tacos?

México mon amour.