David Fincher, quien se encargó de dirigir la adaptación cinematográfica, y el propio Chuck Palahniuk estarían colaborando en el proyecto.

Siempre hay muecas de horror cuando la noticia de un musical sobre una obra de culto aparece (y con razón), pero tiene pinta de que esta es una de las que puede invertir la tendencia. De momento no se conocen más detalles aparte de los tres implicados, pero son tres nombres que dan lugar a la esperanza. Si ya el nombre de Trent Reznor es sinónimo de calidad para muchos, si tenemos en cuenta las colaboraciones pasadas con David Fincher y la visceralidad con la que han sabido impregnar a sus obras tanto Reznor como Palahniuk, puede que esta sea la oportunidad que reconcilie a muchos con Broadway.