Izal, Joana Serrat, Novedades Carminha, Ramirez Exposure, Triángulo de Amor Bizarro y Yung Beef son los seleccionados por parte de Sounds From Spain para tocar en festival de Austin (Texas) SXSW los próximos días 15 y 16 de marzo, aunque el festival se extiende hasta el 19.

En esta edición sellos tales como Ataque Records, Boa, El Segell del Primavera o La Vendición Records participan en el SXSW gracias a Sounds from Spain, que cumple ya diez ediciones del festival haciendo que bandas de nuestro país puedan ser escuchadas en una de las ferias más consagradas del panorama. El SXSW reúne cada año a 15.000 profesionales del sector y acoge alrededor de 2.000 conciertos, y esos seis nombres no serán los únicos representantes patrios en el SXSW, ya que también estaran otros como Toundra, The Parrots, Biznaga, Arco, My Expansive Awareness, Novedades Carminha, Triángulo De Amor Bizzaro y más.

Sin embargo las cosas parecen estar cada vez más complicadas para los artistas no pertenecientes a los EEUU. Dados los últimos movimientos del gobierno americano en lo que repercute a inmigración las políticas de permisos y visados se han convertido en un asunto peliagudo, y el contrato que ofrecía el festival hablaba de “notificar a las autoridades de inmigración pertinentes” si un artista hacía cualquier cosa que afectara a su showcase oficial en el festival.

Tras el revuelo levantado en las últimas semanas y un manifiesto firmado por bandas como Downtown Boys, Sheer Mag o Immortal Technique el SXSW ha acabando modificando dicho contrato y dictando que en sus acuerdos de actuaciones no hay cláusulas de deportación y que tampoco las habrá en un futuro. Además el CEO del festival, Roland Swenson, ha remarcado lo siguiente: “En este clima político, especialmente en lo relacionado a la inmigración, reconocemos la importancia de permanecer unidos contra la injusticia”.

Ejemplo de esta farragosa situación es la reciente deportación de la banda italiana Soviet Soviet. Pese a tocar de manera exclusivamente promocional y no obtener beneficios con sus conciertos, al no ser gratuitos dos de ellos y no tener visa de trabajo fueron detenidos en el aeropuerto, interrogados durante cuatro horas, tachados por las autoridades de inmigrantes ilegales y deportados.