En los últimos días han salido a la luz casos de abusos sexuales que implican a Nelly, The Gaslamp Killer o al ex-Real Estate Matt Mondanile.

Hasta en las situaciones más horribles puede haber algo positivo: el fin del silencio sobre los abusos sexuales de Harvey Weinstein, sufridos por varias mujeres dentro de la industria cinematográfica, ha servido para dar fuerza a muchas otras que han decidido hablar estos días sobre el acoso experimentado en distintos ámbitos. De hecho cientos de miles se han sumado a la campaña #MeToo, que pretende visibilizar hasta qué punto el acoso sexual es una experiencia común para cualquier mujer. Uno de esos testimonios ha sido el de Björk, que ha explicado en un post su experiencia de abuso por parte de “un director danés”, una categoría que por descarte sitúa en el foco de la acusación a Lars Von Trier. Este ha contestado, mostrándose sorprendido por la acusación, con estas palabras: “Ese no fue el caso. Pero no fuimos en absoluto amigos, eso es un hecho”. Actualización: [17-10-2017 15:18]: la islandesa ha detallado en otro post de Facebook una serie de encuentros en los que se manifestó ese acoso, tanto verbal como físico y, en algún momento, con reacciones violentas.

En la industria musical, por otra parte, están saliendo a la luz casos que implican a músicos muy conocidos dentro del panorama. Uno de los más sangrantes ha sido el de Matt Mondanile, ex-guitarrista de Real Estate: en mayo del año pasado, cuando abandonó la formación, la banda dijo que era para “concentrar su energía creativa en Ducktails [su grupo paralelo]”. La semana pasada, sin embargo, el grupo declaraba a Pitchfork que Mondanile había sido despedido al haber acusaciones de “trato inaceptable” a varias mujeres por su parte, acusaciones que él ha negado al mismo medio.

Otro de ellos, probablemente el más grave, ha sido el de The Gaslamp Killer, acusado de drogar y violar a dos mujeres en 2013. Una de las víctimas explicaba lo sucedido en un comunicado el viernes pasado, mientras que él lo negaba en otro comunicado horas después. El caso ha salpicado -voluntariamente- a Flying Lotus, que el sábado acababa una actuación en Los Ángeles pinchando un tema de The Gaslamp Killer y pronunciando estas palabras: “Internet es un puto mentiroso. Nadie puede juzgar excepto la puta ley, ok? Gracias por venir, dejemos que la verdad y la justicia tengan su día”. Actualización [17-10-2017 12:50]: Flying Lotus ha pedido disculpas por sus comentarios en el set de Los Ángeles. “Quiero disculparme sinceramente por mis comentarios en mi show. Soy consciente de que fueron insensibles. Este es un momento difícil para todos nosotros, hombres y mujeres. Me es difícil encontrar mi voz en todo esto. Estoy verdaderamente desolado. Hasta ahora mi escenario siempre era un lugar para lo que está en mi corazón. Creo que la gente que maneja internet tiene que aprender a dar al otro espacio para sentir, a respetar las reacciones y experiencias de los demás sin bullying. Me importa mucho esta comunidad y su impacto”.

El tercer caso de estos días ha sido el de Nelly, que era acusado de violación y arrestado el sábado 7 de octubre. El rapero negaba categóricamente la acusación en Twitter y mediante su abogado. La última noticia, de hace tres días, es que la víctima no quiere testificar ni continuar con la denuncia y “desea que ojalá no hubiera llamado al 911, porque cree que el sistema va a fallarle”.

No es, por supuesto, la primera vez que se habla del tema en los últimos años. Ahí están los casos de Grimes, que denunciaba chantaje sexual por parte de productores, el de Kesha, probablemente el más mediático de todos, el escándalo que acabó con PWR BTTM, el presunto caso de violación múltiple de los cuatro miembros de Decapitated… Por desgracia, dudamos de que sean los últimos casos que salgan a la luz, pero confiamos en que la visibilidad creciente de los mismos sea el principio de su fin y sirva para tomar conciencia.